ESTADOS UNIDOS

Acaba el toque de queda con un herido y 7 detenidos en Ferguson

  • La tensión volvió a las calles la pasada madrugada después de que la policía revelara el nombre del policía que disparó a Michael Brown

Un manifestante camina por las calle de Ferguson tras pedir justicia para Brown.

Un manifestante camina por la calle de Ferguson tras pedir justicia para Brown.

AFP
0
Actualizada 17/08/2014 a las 12:29
  • EFE. Washington (EE UU)
Al menos una persona ha resultado herida y otras siete fueron detenidas durante los disturbios que se repitieron esta noche en la ciudad estadounidense de Ferguson, donde decenas de personas desafiaron el toque de queda decretado por las autoridades, informaron medios locales.

La policía disparó botes de humo y gases lacrimógenos para tratar de dispersar a varias decenas de manifestantes que provocaron los incidentes en esa ciudad del estado de Misuri, donde un adolescente de raza negra resultó muerto en circunstancias aún por aclarar.

Según medios locales, la Patrulla de Caminos del estado de Misuri confirmó que siete personas habían sido detenidas en los altercados con la policía y un hombre había recibido un disparo en el lugar de la protesta y que se encontraba en estado grave.

Las nuevas protestas se producen después de que el gobernador de Misuri, Jay Nixon, declarara ayer el estado de emergencia y ordenara el toque de queda en Ferguson, la localidad en la que hace una semana un policía mató a un joven afroamericano en circunstancias aún no aclaradas.

Las protestas por la muerte del joven afroamericano Michael Brown comenzaron el pasado domingo en Ferguson cuando se registraron saqueos, incendios y enfrentamientos con la Policía que se han venido repitiendo toda la semana, con la detención de decenas de personas.

"Por la mañana esta comunidad se levantará con el sol para renovar su búsqueda de justicia", agregó el gobernador en una comparecencia en una iglesia local a la que acudieron ciudadanos de Ferguson que interrumpieron a las autoridades con reclamos de justicia y pidieron cargos criminales contra el policía.

Nixon señaló que ha hablado con el Fiscal General, Eric Holder, y el Departamento de Justicia está reforzando la investigación sobre este caso, que ha desatado las tensiones raciales en un municipio de 21.000 habitantes, en el que dos tercios de la población es afroamericana.

"Esta es una prueba de si una comunidad - esta comunidad, cualquier comunidad - puede romper el ciclo del miedo, la desconfianza y la violencia y sustituirlos por la paz, la fuerza y en última instancia la justicia", agregó Nixon.

La tensión volvió a las calles de Ferguson la pasada madrugada con ataques a comercios y saqueos, después de que la policía revelara el viernes el nombre del policía que disparó a Michael Brown, de 18 años, y un vídeo del joven afroamericano como supuesto sospechoso de un robo en una tienda poco antes de su muerte.

La publicación del vídeo ofendió a la familia de Brown que consideró que la policía lo había difundido para "desvirtuar" el carácter de su hijo al que han descrito como una persona pacífica, algo que indignó de nuevo a algunos manifestantes.

El Departamento de Justicia había pedido a las autoridades locales que no se difundieran las imágenes por temor a que pudieran provocar más violencia, indicó una fuente conocedora del caso a CNN.

Entre los negocios saqueados en la madrugada del viernes al sábado estuvo la tienda "Ferguson Market and Liquor", el local donde supuestamente Brown participó en el robo de cigarrillos por valor de 48,99 dólares, según informaron medios locales.

El gobernador señaló que "unos pocos" decidieron actuar el viernes por la noche con "intención de cometer delitos y poner en peligro a los ciudadanos", algo que consideró "inaceptable".

Activistas recordaron hoy a Brown con una vigilia pacífica en la que desafiando a la lluvia más de una veintena de personas permanecieron en silencio agarrados de la mano frente a la comisaría de Ferguson, según recoge la prensa local.

El capitán Ron Johnson, responsable del destacamento de la Patrulla de Carreteras del Estado, al que se le ha transferido temporalmente la seguridad de la ciudad, garantizó que se hará justicia.

Johnson, vecino de la localidad que ha hecho de puente en los últimos días entre las autoridades y los manifestantes, señaló que unos 40 agentes del FBI se encuentran en Ferguson para investigar y buscar testigos del incidente "puerta por puerta".

El agente señaló que el toque de queda les permitirá "proveer seguridad a la gente de Ferguson" y aseguró que lo hará respetar. "No lo impondremos con vehículos y gases lacrimógenos" pero "ha llegado el momento de volver a casa".

Una semana después todavía quedan muchas incógnitas por despejar en este caso del que ha sabido información por goteo y del que hay versiones contradictorias.

Según la Policía, el joven iba desarmado pero agredió al agente para tratar de arrebatarle su pistola; el amigo que le acompañaba esa noche y otros testigos aseguran sin embargo que el joven estaba con los brazos en alto cuando el agente le disparó repetidamente.

El reverendo Al Sharpton, uno de los líderes de la comunidad afroamericana participará este domingo en Ferguson en una manifestación contra la Policía, a la que acusó de haber emprendido una campaña de calumnias contra Brown.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE