ENFERMEDADES

Fallece Miguel Pajares, el primer español infectado por ébola

  • El sacerdote había comenzado a recibir el tratamiento con ZMapp, el medicamento que se está administrando en EE UU de manera experimental
  • El religioso fue trasladado el pasado 7 de agosto desde Monrovia (Liberia) para ser tratado en el Hospital Carlos III de Madrid

El ébola acaba con la vida de Miguel Pajares

A las 9 y 28 minutos de la mañana del martes 12 de agosto de 2014 falleció el sacerdote repatriado de Liberia, Miguel Pajares. En los últimos días había sido tratado con un fármaco experimental que en su caso no ha funcionad

George Combey y Miguel Pajares.

George Combey y Miguel Pajares.

Cedida
2
Actualizada 12/08/2014 a las 19:23
  • EFE. Madrid
El religioso Miguel Pajares ha muerto este martes en el Hospital Carlos III de Madrid tras ser infectado por el virus del Ébola en Liberia, según han informado fuentes sanitarias.

Pajares ha sido el primer español y europeo afectado por esta dolencia, para la que por el momento no existe vacuna, si bien desde el pasado sábado estaba recibiendo la administración del suero experimental, el ZMapp, el medicamento que se está administrando en EE UU a los enfermos de ese país.

El religioso fue trasladado el pasado 7 de agosto desde Monrovia (Liberia) para ser tratado en el Hospital Carlos III de Madrid.

Fuentes del personal que atiende al religioso han explicado que, de momento, los sanitarios están "a la espera" de recibir los protocolos para la evacuación del cadáver, porque "existen riesgos de contacto con fluidos biológicos".

Han relatado que el paciente, quien cumplía su quinto día de ingreso hospitalario tras ser repatriado desde Liberia el pasado jueves, estaba en "condiciones críticas" y que, durante las últimas horas, experimentó una "bajada de constantes vitales".

Pese a que los médicos "probaron alguna medicación en un intento de estabilizarlo", la cámara y los monitores con los que era observado "mostraban que tenía problemas para respirar" hasta que el enfermo ha dejado de "mostrar actividad" esta mañana.

El pasado 4 de agosto se hizo público que el religioso español permanecía aislado en el hospital San José de Monrovia (Liberia), junto a otros trabajadores del centro sanitario, tras la muerte por ébola de su director, el hermano Patrick Nshamdze.

Los análisis confirmaron al día siguiente que Pajares había contraído la enfermedad, de la que finalmente ha muerto en Madrid, donde continúa ingresada la hermana Juliana Bonoha, que hasta el momento ha dado negativo en las pruebas del ébola.

El padre Pajares es el cuarto fallecido que trabajaba en el Hospital San José, después de que el lunes se conociera el fallecimiento del religioso George Combey.
La muerte de este ghanés se suma a la de la religiosa Chantal Pascaline, que perdió la vida el pasado sábado, y a la del director del centro sanitario, ocurrida el 3 de agosto, a quien cuidó el sacerdote español.

Mientras tanto, la religiosa de origen guineano y pasaporte español que fue repatriada junto a Pajares desde Liberia, Juliana Bonoha continúa su recuperación y su estado de salud permanece estable.

Fuentes del Hospital de La Paz, del que depende el Carlos III, han indicado que previsiblemente hoy se repetirá el test del ébola a la religiosa para descartar definitivamente que ha contraído el virus.

Entre tanto, sigue luchando contra esta enfermedad la hermana Paciencia Melgar, ingresada el fin de semana en el Hospital Elwa, en Liberia, gestionado por Médicos Sin Fronteras. 




Selección DN+


  • Jon del LLano Sarasa
    (12/08/14 15:28)
    #2

    D.E.P éste pobre hombre.

    Responder

  • Carmen
    (12/08/14 15:01)
    #1

    Es muy triste que los problemas y retos de países pobres solo trasciendan cuando se ven afectados (y/o amenazados) los países desarrollados. Y, en el mejor de los casos, que se conviertan en el 'laboratorio de ensayo' del mundo. Y es obsceno, aparte de inmoral, hacer de la salud un negocio. Global, que para eso estamos en la era de la globalización. Algunos estarán frotándose las manos. Otros, los más, entretenidos mirando para otro lado. Y el resto, impotentes, pensando en no engrosar el número de los afectados, lamentándose, incrédulos, de cómo ha podido volver a suceder algo así y sin respuesta. Igual resulta que va a ser 'positivo' que se globalice para que reaccionemos, saquemos a relucir nuestra solidaridad, capacidad crítica y espíritu de lucha.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE