Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
INVESTIGACIÓN

La Antártida albergó una selva tropical

El Monte Erebus, 3.794 metros, uno de los puntos más altos de la Antartida

El Monte Erebus, 3.794 metros, uno de los puntos más altos de la Antartida

ARCHIVO
1
Actualizada 01/08/2012 a las 19:05
  • DPA. Fráncfort
Cálidas corrientes marinas y un exceso de dióxido de carbono en el aire originaron hace 52 millones de años una selva tropical en las costas de la Antártida, según informaron este miércoles investigadores de la Universidad de Fráncfort y del Centro alemán de Investigación de Biodiversidad y Clima (BiK).

Los científicos llegaron a esta conclusión tras analizar el suelo marino a 1.000 metros de profundidad, donde encontraron polen y esporas, restos de una selva tropical o subtropical.

El estudio publicado en la revista "Nature" detalla que se habría tratado de una selva como la que se conoce este miércoles en día en las zonas de los trópicos.

"En esa época la temperatura era entre 50 y 60 grados más cálida que ahora", explicó el experto en climatología paleolítica de la Universidad de Fráncfort Jörg Pross.

"El elevado contenido en dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera y las cálidas corrientes marinas fueron las responsables de esa situación climática", explicó Pross. "La concentración de dióxido de carbono habría sido más del doble de la de este miércoles en día".

El análisis del pasado permite a los científicos elaborar un pronóstico sobre el comportamiento futuro del clima en la Tierra. "Si se continúa con la emisión de CO2 actual, a través de la quema sin trabas de combustibles fósiles, la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzará el nivel de entonces en menos de cien años", indicó Pross.

Según los científicos del estudio, el futuro efecto invernadero provocaría "a largo plazo y de manera inevitable" el deshielo y el aumento del nivel del mar entre 70 y 80 metros, lo que situaría por ejemplo una gran parte de Alemania por debajo del nivel del mar.

La costa Este de Estados Unidos también quedaría sumergida y sólo sobresaldrían 20 metros de la famosa Estatua de la Libertad de la ciudad de Nueva York.

De momento, los investigadores no han conseguido encontrar restos de animales en sus perforaciones a 200 kilómetros de la costa de la Tierra de Wilkes, en la Antártida Oriental. "Sin embargo, tiene que haber habido una gran cantidad de insectos", subrayó el científico.

Gracias al polen y las esporas encontradas pudieron reconstruir el mundo vegetal de esa época, de tal manera que donde este miércoles sólo se pueden contemplar bloques de hielo, crecían todo tipo de plantas selváticas como palmeras o árboles baobab.
Selección DN+


  • José Luis
    (02/08/12 20:17)
    #1

    Creo relevante remarcar que una científica española, Carlota Escutia firma también el articulo y de hecho la geóloga, del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra lideraba la expedición científica de ODP en cuyos descubrimientos se basa la publicación.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra