Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

"Standard & Poor"s ataca de nuevo

  • Las agencias de calificación de riesgos no amenazan, avisan de que hay que tomar decisiones drásticas

Imagen de la noticia
Sede en Nueva York. ARCHIVO
  • FERNANDO MAÑUECO . COLPISA. MADRID
Actualizada 10/12/2011 a las 01:03

CUANDO Europa está a punto de explotar. Cuando parece que el futuro del Viejo Continente está en la cuerda floja. Cuando amenaza la recesión y se tambalea el sistema financiero. Cuando el futuro se presenta más negro que gris. Cuando se desmoronan muchas de las convicciones que parecían inmutables.... Precisamente en esa crítica situación, numerosos inversores y analistas todavía confunden las causas con sus consecuencias y optan por matar al mensajero.

Porque todavía escuece la decisión de la agencia de calificación de riesgos Standard and Poor¿s de poner en revisión con implicaciones negativas la calificación de 15 de los 17 países de la zona euro.

Es decir, todos, porque de los otros dos, Chipre ya se encontraba en observación para una posible rebaja y Grecia ha caído ya a la categoría de bonos basura o bonos chatarra.

La amenaza de S&P no sólo afecta a los países que se encuentran en revisión, sino también a la propia capacidad del fondo de rescate de la eurozona, el FEEF, ya que peligra su "rating" de triple A. Su capacidad de maniobra podría verse reducida si se deteriora la nota de los Estados que lo sustentan, sobre todo si alguno de los grandes pierde la máxima calificación. Todavía Alemania, Francia, Holanda, Austria, Finlandia y Luxemburgo conservan la mítica AAA.

La pérdida de fuerza del FEEF podría limitar su capacidad de endeudamiento en un momento en el que alguna de las grandes economías de la zona euro -como Italia- podrían necesitar asistencia externa para hacer frente a sus requisitos de financiación.

La guinda

Además, y como guinda, S&P ha puesto bajo la lupa la calificación triple A de la UE en su conjunto y ha lanzado un aviso sobre varios bancos europeos, entre ellos BNP Paribas, Deutsche Bank o Uni Credit. En España, S&P revisa la calificación de 15 entidades. A saber, Santander, Banesto, BBVA, Caixabank, La Caixa, Sabadell, Ibercaja, Bankinter, Bankia, BFA, Popular, Kutxa, BBK y la Confederación Española de Cajas de Ahorros.

Estas decisiones de S&P no son la causa de los problemas, pero tampoco son cuestión baladí, porque no contribuyen a solucionarlos. Todo lo contrario. Las decisiones de las agencias se expanden como las ondas en un estanque y afectan a todo el sistema financiero y a todos los mercados.

Hieren el orgullo de algunos países, lesionan la capacidad de recuperación de otros y golpean el bolsillo de numerosos inversores que ven cómo sus ahorros valen menos.

De hecho, todos los inversores con algo o con mucho de Bolsa en sus fondos de inversión o en sus fondos de pensiones, por ejemplo, se ven o se verán perjudicados por actuaciones como ésta de S&P.

Los precios del crudo

La decisión de S&P se deja notar también en otros rincones de los mercados financieros y de materias primas. Por ejemplo, los precios del crudo descenderán a medida que el euro retroceda frente al dólar como consecuencia, en parte, de las advertencias de S&P.

También puede producirse una rebaja en los precios de los metales básicos. Niquel, cobre... y también oro y plata.

Los más benevolentes creen que no hay que matar al mensajero. Que la culpa no es de S&P sino de los excesos que ha vivido Europa. Las agencias de calificación de riesgos no amenazan, avisan de que hay que tomar decisiones drásticas. Se dice que S&P propone, pero son los mercados los que finalmente disponen... Si los mercados dan por buenos los resultados de la cumbre europea, la amenaza de S&P quedará desactivada en un alto porcentaje.

Pero hace falta que los mercados, efectivamente, den su bendición a los resultados de la cumbre. En caso contrario, S&P advierte de que la UE vivirá una gran recesión en 2012. Las agencias ya han tenido parte de la culpa de los problemas en ocasiones anteriores, pero parece que ahora van a limitarse a no contribuir a la solución.

Cada vez son más los que están indignados con S&P, sobre todo porque ha entrado en la escena económica como elefante en cacharrería. Crece el número de indignado S&P. Si se da por sentado que esta agencia estadounidense obra de buena fe, hay que entender que, simplemente, no ha elegido bien el momento.

Pero los mercados y los inversores peor pensados consideran que puede haber una intención torticera. ¿Era necesaria una advertencia como ésta, tan agresiva y tan severa? ¿No hubiera sido mejor esperar sólo unos días hasta comprobar los resultados y los acuerdos de la cumbre europea?.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE