Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Premio Nobel a dos estudiosos de causas-efectos en economía

  • Los galardonados son los estadounidenses Thomas Sargent y Christopher Sims, que rebaten tesis del keynesianismo

Imagen de la noticia
Thomas J. Sargent y Christopher Sims. AFP
  • DPA. ESTOCOLMO
Actualizada 11/10/2011 a las 01:00

Los investigadores estadounidenses Thomas Sargent y Christopher Sims son los ganadores del Premio Nobel de Economía 2011, anunció ayer la Academia de Ciencias en Estocolmo. Ambos académicos reciben el galardón por su "investigación empírica sobre causas y efectos en la macroeconomía", según la fundamentación del premio.

Los dos investigadores, agregó la academia, han desarrollado métodos para estudiar la relación entre la política económica y variables económicas como el producto interno bruto (PIB), la inflación, el empleo y las inversiones.

¿Puede el Estado impulsar la economía con inyecciones de capital o programas coyunturales? La respuesta que dan los ganadores del Nobel a uno de los interrogantes más actuales del momento sorprende en un primer momento: no, no puede.

El denominador común de los trabajos de los estadounidenses Thomas Sargent y Christopher Sims es que las intervenciones estatales se quedan por lo general sin efecto debido a que el Estado tiene muy poco margen de acción para influir en la economía. Eso convierte a ambos académicos en teóricos del libre mercado.

"Es un premio dirigido contra el keynesianismo", comentó el economista norteamericano Tyler Cower en su blog Marginal Revolution. El keynesianismo prevé que el Estado dé impulsos a la economía con mayor gasto público en tiempos de crisis, también a costa de un mayor endeudamiento. El dinero, sostiene la teoría, vuelve cuando la economía se recupera.

Tipos de interés e inflación

La escuela de Sargent explica la futilidad de intervenciones estatales de la siguiente manera: la gente adecua sus expectativas y su comportamiento a la política económica, algo que mitiga los efectos de la misma.

Si un banco central baja los intereses, por ejemplo, da un aliciente a la economía con dinero barato. El empleo aumenta, pero sólo mientras la gente no considere que los precios subirán. Apenas las personas cuenten con una depreciación del dinero, pedirán sin embargo un aumento de sueldo, algo que perjudicará al empleo.

Sims y Sargent han mostrado además cómo se pueden usar datos estadísticos para estudiar el comportamiento económico de las personas y han establecido el papel de las expectativas de los actores como parámetro en la teoría económica.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE