Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Berlusconi no calma las bolsas y dispara la prima de riesgo a máximos históricos

  • El BCE intensificó la compra de bonos italianos y españoles en un intento de reconducir la situación

  • JULIO DÍAZ DE ALDA . COLPISA. MADRID
Actualizada 10/11/2011 a las 02:00

Italia entra en zona roja. La promesa del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, de dimitir, aunque sin concretar la fecha, no ha conseguido calmar a los mercados, que siguen desconfiando del futuro del país. Por este motivo la prima de riesgo siguió disparada. Subió en una sola jornada más de 50 puntos básicos y alcanzó los 551, su máximo desde que se creó el euro.

Italia es aún un enorme muro de contención. Una salvaguarda para el euro pues, dicen muchos, es demasiado grande para dejarle caer. Pero es tan importante que si cae arrastrará consigo a la moneda única en un torrente cuya primera víctima sería España.

Baja el bono alemán

Ayer, con la deuda soberana emitida por Roma en un nivel próximo al que se considera como punto de no retorno para el rescate, la prima de riesgo española se vio contagiada por la desconfianza de los mercados en la economía transalpina. El Ibex corrió la misma suerte y perdió un 2,09% en un día en que todas las plazas del Viejo Continente cerraron en rojo. La diferencia entre el rendimiento en el mercado secundario de los bonos del Tesoro a diez años de plazo y sus homólogos alemanes llegó a los 414 puntos básicos, cerca del máximo registrado el pasado 5 de agosto, cuando la tan temible prima de riesgo marcó 417 puntos, su máximo desde la entrada en el euro.

Aquello obligó al Banco Central Europeo (BCE) a irrumpir en escena para comprar títulos españoles a italianos a mansalva. Al cierre del los mercados, el diferencial español se relajaba hasta los 409 puntos, aunque después recuperaba los 414. El lunes había cerrado en 383 puntos.

El tipo de interés que sufre España en esos instrumentos a largo plazo aún está por debajo del 6% -en el 5,83% al cierre de los mercados en Europa-, una cifra también psicológica, pero si no se resuelve pronto la debacle italiana ese lastre aumentará. Y es que, en un movimiento paralelo, el bund alemán, que se ha convertido casi en el único refugio de los inversores, no deja de abaratarse, lo que permite a Berlín financiarse a precios irrisorios. Los bonos germanos a diez años llevan a aparejado un coste de apenas un 1,7%.

Es sencillo. La prima de riesgo española -tan compleja a primera vista- es en realidad una simple resta entre un número que no deja de crecer (el rendimiento de nuestra deuda) y otro que encoje a cada minuto (el de la alemana), con lo que la diferencia aumenta sin parar. Esa distancia no afecta sólo a los países más o menos cuestionados; Francia sufre un diferencial de 147 puntos básicos, una distancia nunca vista.

Castigo a Mediaset

La incertidumbre sobre la deuda soberana se prolongó en las bolsas, que vivieron otra jornada de pérdidas. El Ibex cedió hasta los 8.340 puntos, con todos sus valores en retroceso. Las caídas más acusadas correspondieron a Sacyr (6,1%) y Metrovacesa (5,1%).

Telecinco, propiedad de Mediaset (una de las empresas de Silvio Berlusconi) cedió un 4,8%, mientras su matriz protagonizó el mayor derrumbe del mercado de Milán con un derrumbe del 12% frente al 3,7% del índice general (Mibtel), a su vez el más abultado a este lado del Atlántico.

En el resto de Europa, el Dax alemán cedió un 2,1%; País, un 2,2%, y Londres, un 1,9%. Al otro lado del Atlántico, la Bolsa de Nueva York cerró con una caída del 3,2%.

CONCEPTOS

¿Qué es la prima de riesgo? La prima de riesgo o diferencial es el sobrecoste que los países menos solventes tienen que ofrecer a los inversores para que estos se animen a comprar sus títulos de deuda soberana.

¿Cómo se mide? Se toma como referencia el bono alemán, al considerarse el más seguro. Un ejemplo: el bono alemán cotizaba ayer al 1,73% mientras que el español se vendía a una rentabilidad del 5,82%. Por tanto, la diferencia era del 4,09% o 409 puntos básicos.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE