Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EMPRESAS

El otro lado del imperio del gigante textil Inditex

  • El grupo textil ha invertido 1.000 millones en I+D en los últimos cuatro años para monitorizar al detalle cada prenda

Un trabajador alineando el logo de Zara.
Un trabajador alineando el logo de Zara.
REUTERS
  • colpisa. madrid
Actualizada 13/03/2016 a las 06:00
Controlar al milímetro cada prenda de ropa desde el momento en que se recibe de los proveedores en el centro logístico hasta que un cliente la adquiere en una tienda. Poder conocer exactamente toda la información individualizada del artículo con sólo mirar el móvil. Y trasladar ese proceso al universo Inditex, es decir, con millones y millones de artículos en movimiento. Este es el resumen del último programa de innovación puesto en marcha por el gigante textil.

Zara es el buque insignia de Inditex. Con 2.162 tiendas en todo el mundo es la referencia de la multinacional y la puerta de entrada en muchos mercados. Sin embargo, más allá del éxito de ventas que cada año registra y de la creatividad de sus diseños, una de sus claves está en un modelo de producción que le permite llevar nuevos pedidos dos veces por semanas a todas los establecimientos del planeta. Sin embargo, para mejorar la eficacia de ese proceso la compañía también ha convertido a Zara en la punta de lanza de un nuevo sistema de seguimiento y monitorización de los artículos que pronto extenderá al resto de marcas. Y es que además de abrir nuevos locales, la multinacional española también ha invertido hasta 1.000 millones de euros en los últimos cuatro años en innovación.

El producto estrella de esa I+D es la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) que permite conocer los datos individuales de cada prenda y monitorizarlas desde las plataformas logísticas hasta su comercialización. La compañía destaca que con este sistema se mejora en eficacia. El proyecto se inició en 2013 y de momento funciona en 1.542 tiendas de Zara distribuidas por 63 países, aunque el objetivo de la empresa es que a finales de este año se implante en todos los establecimientos de la marca.

El proceso comienza con la llegada de la ropa a una planta logística como, por ejemplo, la de Arteixo en La Coruña. Pueden hacerlo de dos maneras, empaquetadas o colgadas en percha. En cualquiera de los casos el sistema de identificación es similar. Tras comprobar mediante una lectura automática que el proveedor ha mandado todos los artículos previstos se codifica la alarma de cada prenda mediante el etiquetado RFID. Este sistema graba la información individualizada (referencia, talla, color…). De esta manera, cada artículo sale con su ADN propio. Algo que facilita su identificación y seguimiento hasta el momento del pago en tienda.

De hecho, cuando la mercancía llega a un establecimiento tras un pedido este sistema permite con un simple escaneo de un ‘smartphone’ comprobar que el artículo recibido es el correcto. Asimismo, según la compañía la realización de inventarios es más eficiente y un 80% más rápida. Este proceso concluye cuando el producto se vende. Además, si un cliente solicita una prenda que no está en el ‘stock’, el dependiente puede saber cuál es la tienda más cercana en la que puede encontrarlo gracias a la información RFID. En el momento que el cliente efectúa el pago de la compra se borran los datos de la alarma y queda preparada para un nuevo uso. De hecho, puede reutilizarse hasta en cien ocasiones, lo que supone un importante ahorro. Además, cuando pierde su propiedad es un material reciclable.

Este proceso aunque complejo es muy rápido. De hecho, el tiempo que transcurre entre que se realiza un pedido entienda y la recepción no deben transcurrir más de 48 horas y eso para los puntos más distantes (Japón o la costa oeste de EE UU).

CONTROLES DE SEGURIDAD

Otra de las patas del imperio Inditex que va más allá de los escaparates que todos los clientes pueden observar son los controles de calidad y seguridad que realiza a sus proveedores. De hecho, este es uno de los puntos más controvertidos y que más críticas despierta, no sólo en la multinacional española, sino en todos los gigantes textiles por las condiciones laborales que existen en algunos de los países de producción. El propio presidente del grupo, Pablo Isla, se vio obligado a responder a estas dudas durante la presentación de resultados. Para ello recordó las 10.000 auditorías que realizan al año y al trabajo conjunto con los «sindicatos locales».

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE