Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ENERGÍA

Las renovables evitaron la crisis de Abengoa al actuar sobre su deuda

  • La empresa, que hoy se reúne con la banca para conseguir 100 millones, comenzó a aplicar medidas cuando la situación era precaria

Una planta de Abengoa.
Una planta de Abengoa.
REUTERS
  • colpisa. madrid
Actualizada 09/12/2015 a las 06:00
La situación de quiebra a la que se ha visto abocada Abengoa no ha contaminado los sectores en los que la compañía trabaja desde hace décadas: la ingeniería, la construcción, las concesiones y, sobre todo, las energías renovables. La crisis de la firma andaluza ha revelado un problema puntual y no el de todo un modelo para el que los analistas siguen augurando una buena evolución. ¿La razón? La mayor parte de las empresas de la competencia fueron conscientes de lo que suponía el fin del ‘boom’ económico y llevan actuando desde hace años para reducir su deuda, reorganizar sus estructuras y mitigar sus costes.

Pero Abengoa ha llegado demasiado tarde y ahora se encuentra frente a la necesidad de pedir a los bancos una línea de liquidez de 100 millones para afrontar esta última quincena del mes. Este miércoles, los responsables de la compañía vuelven a reunirse con los acreedores para desatascar la situación en la que se encuentra inmersa. La banca no descarta ninguna opción: ni que definitivamente declare el concurso de acreedores, dentro de tres meses; ni que haya que aplicar quitas; ni que entre un socio de referencia controlado por las entidades. Pero, a cambio, quiere soluciones, que pasarían por deshacerse de parte de sus activos, como la filial Yield de Estados Unidos, o aplicar una profunda reestructuración laboral.

Sin embargo, esas mismas entidades sostienen que el negocio puede ser rentable, atractivo y tiene futuro. "El problema de Abengoa es que ha acumulado un endeudamiento mal hecho", explica Jorge López, analista de XTB. Para este experto, "la empresa asumió muchos compromisos para reforzar ciertos negocios y filiales que no tenían ningún sentido", sostiene López.

El nivel de endeudamiento de otras empresas de renovables con respecto a su capitalización bursátil "alcanza entre el 50% y el 70%", indica Jorge López. "E incluso en el sector de la construcción, donde también se encuadra, llegaron a superar el 100%", indica. El problema al que ahora se enfrenta fue resuelto por otras compañías cuando vieron venir las consecuencias de la crisis. "Llegó un momento en que se puso fin al crédito barato, a las subvenciones públicas y a un mercado regulado favorable, y muchas sociedades analizaron otras perspectivas de futuro", afirma Albert Enguix, analista de renta variable de GVC Gaesco. Recuerda que "no tuvieron más opción que refinanciar sus vencimientos de deuda a través de ampliaciones de capital o la emisión de bonos convertibles en acciones". Pero en el caso de Abengoa "no realizó ningún plan de reducción de su endeudamiento", afirma.

Otros grupos como Gamesa "también pasaron por dificultades en su momento, pero supieron enfocar su negocio volcándose en Latinoamérica, Estados Unidos, Asia o África, con un endeudamiento que también era importante", indica Jorge López. Este grupo, dedicado a la fabricación de aerogeneradores para las eólicas en todo el mundo, ha reducido su deuda a la mitad en los cuatro últimos años. También ha seguido sus pasos otras firmas ‘comparables’ con Abengoa, como Técnicas Reunidas, Duro Felguera e incluso OHL. La concesionaria presidida por Juan Miguel Villar Mir acaba de culminar una macroampliación de capital de 1.000 millones para recortar deuda y refinanciar su crecimiento. Sin embargo, Jorge López compara la situación de la ingeniería andaluza con la de ArcelorMittal, una empresa "que siempre tiene pérdidas, y en la que no todos sus proyectos son viables, como ocurre con Abengoa".

FUTURO Y PETRÓLEO

Los analistas desligan cualquier vinculación de la compañía inmersa en el preconcurso de acreedores con una crisis generalizada de sectores como el de las energías renovables. "El negocio sigue siendo rentable y, sobre todo, tiene futuro", apunta Albert Enguix. Los grupos han apostado en los últimos años por reorganizar sus estructuras, reduciendo los costes, y centrándose en proyectos determinados e internacionalizar su actuación.

Una vez asumido el nuevo marco regulatorio -mucho más estricto que hace apenas cuatro años a la hora de recibir apoyos públicos-, el principal reto al que se enfrentan a corto plazo se llama petróleo. Con el barril de Brent al borde de los 40 dólares -este martes cayó otro 0,8%-, las energías limpias han perdido atractivo frente a las tradicionales (crudo, carbón, gas natural…), cuyos costes se han desplomado en el último año y medio beneficiándolas en el consumo de electricidad.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE