Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Economía

La subida de las pensiones en 2016 divide al Gobierno y al PP

  • Varios ministerios y la Oficina Económica defienden que debe aplicarse el incremento mínimo, pero las elecciones aprietan

0
04/07/2015 a las 06:00
  • colpisa. madrid
El Gobierno ya está metido de lleno en la carrera electoral. El adelanto a este mismo mes de la rebaja del IRPF prevista para 2016 no va a ser la única medida que saque antes de las elecciones. Pero hay una en concreto que divide al Gobierno y al Partido Popular: la subida de las pensiones por encima del 0,25% el próximo año. "Las elecciones generales no excluyen la responsabilidad", sentencia una fuente gubernamental para explicar que lo importante es asegurar el equilibrio y la sostenibilidad del sistema de pensiones. Precisamente, este Gobierno defendió en la última reforma de las pensiones incorporar el Indice de Revalorización automático argumentando que sería una fórmula que sacaría a las pensiones del juego político. El objetivo del Indice y del Factor de Sostenibilidad es que el sistema alcance el equilibrio presupuestario. Quienes defienden que la subida sólo puede ser la que resulte de aplicar el Indice de Revalorización -entre los que está la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno- se apoyan además en que la evolución de los precios ha permitido que, con revalorizaciones pequeñas, los pensionistas ganen poder adquisitivo. En los dos últimos años, han ganado 2.085 millones de euros de poder adquisitivo, según datos de la Seguridad Social porque la inflación ha sido más baja, incluso negativa durante once meses seguidos.

"Reclamar ganancias adicionales no deja de ser un ejercicio de voluntarismo", subrayan fuentes gubernamentales. Sin embargo, en clave electoral se vería con buenos ojos una medida beneficiosa para un colectivo que agrupa a más de ocho millones de personas. El nuevo sistema de revalorización no deja la decisión al arbitrio del Gobierno porque consiste en una fórmula matemática que calcula la subida de forma automática con una serie de parámetros como los ingresos y gastos del sistema de Seguridad Social o la evolución de la inflación. Mientras el sistema esté en déficit, como ocurre ahora, las pensiones no pueden subir más del 0,25% que es el suelo fijado por ley. No obstante, las mismas fuentes reconocen que el Gobierno tiene autonomía política para decidir alzas adicionales si dispone de recursos suficientes para ello. Lo que le impide la ley es cargar el importe de esas subidas al sistema de Seguridad Social. Es decir, que si el Ejecutivo optara por aprobar una subida generalizada del 1% para todas las pensiones tendría que sacar de los Presupuestos Generales del Estado de 2016 una partida de casi mil millones de euros y transferirsela a la Seguridad Social para pagar ese aumento. Además, también tendría que cubrir la consolidación de esa subida con lo que los Presupuestos tendrían que aportar a la Seguridad Social casi 2.000 millones de euros.

Sin embargo, la medida electoral sobre pensiones no tendría por qué ser una subida generalizada de todas las prestaciones. Los ministerios han recibido de Presidencia del Gobierno la indicación de que deben intentar compensar a los ciudadanos por los sacrificios realizados en los últimos años. Con ese criterio elaboran sus propuestas para los Presupuestos Generales del Estado del próximo año. Sin embargo, el colectivo de pensionistas no ha sido el más damnificado por la crisis, al contrario. En la actualidad hay más probabilidad de caer en la pobreza siendo un trabajador que siendo pensionista, una situación que nunca antes se había producido y que se origina por la devaluación salarial y la precariedad en el empleo de los últimos años. Por el contrario, los pensionistas tienen garantizada su prestación y, con inflación negativa, incluso ganan poder adquisitivo. No obstante, dentro del colectivo hay un grupo que sí es vulnerable, los que cobran pensiones mínimas. La subida podría concentrarse en ellos y es una de las posibilidades que se plantea. El coste presupuestario de subir las mínimas depende del porcentaje de subida. Por cada punto porcentual de incremento, los Presupuestos tendrían que destinar entre 150 y 200 millones de euros. Aunque la pensión media del sistema está actualmente en 886 euros mensuales (la de jubilación se sitúa en 1.020 euros mensuales), hay pensiones mínimas de 356 euros por incapacidad permanente o de 560 por jubilación. Pero en esto, como en el IRPF o la devolución de la paga a los funcionarios, Rajoy tiene la última palabra.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra