Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Energía

Dos millones de clientes se pasan a la tarifa libre de luz en un año

  • El 45% de los consumidores se rigen por los precios libres, aunque el ahorro no pasa de los 32 euros al año

  • Colpisa. Madrid
Actualizada 03/03/2015 a las 00:02
Cada vez más ciudadanos optan por el mercado eléctrico de tarifas libres. Hablamos de aquél donde la energía que consumen se calcula en función del precio pactado con la compañía correspondiente, durante un plazo concreto, con unos servicios determinados (reparaciones, mantenimiento...) y sin depender del que hasta hace poco se conocía como mercado regulado.

Los clientes que prefieren acogerse a los precios libres ascendían a 11.609.307 al cierre del pasado mes de septiembre, el último dato disponible en la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). Un año antes había 9.529.014 de clientes con esta tarifa, de modo que en sólo 12 meses algo más de dos millones de titulares de contratos eléctricos han dejado atrás el área regulada.

El ritmo se ha acelerado claramente, dejando atrás los 8,1 millones de contratos con tarifas libres de 2012 y los casi seis millones de 2011. Aunque hace 12 años se puso en marcha la posibilidad de elegir a la compañía eléctrica, ha sido en los últimos meses cuando más lo hemos visto.

Fundamentalmente por las subidas y continuas variaciones que ha experimentado el coste de la luz en el llamado Precio de Venta al Pequeño Consumidor (PVPC), lo que antes se conocía como tarifa regulada. En el mercado libre, los usuarios tienen la posibilidad de acogerse a descuentos que, en general, pueden minimizar el impacto de la tarifa eléctrica e incluso a planes anuales.

De hecho, de los 25,4 millones de pequeños consumidores que hay en España, el 45% ya se rige según el contrato que tenga con su compañía. El 55% restante, no obstante, continua con el precio regulado. Hace apenas un año, era el 62% del mercado el que se encontraba en el sistema de tarifas oficiales y sólo un 38% en el liberalizado, es decir, apenas un tercio, según la CNMC.

Incluso en algunas comercializadoras ya hay más clientes con tarifas personalizadas que con las que se calculan según el PVPC. Por ejemplo, en Iberdrola más de 6 millones de usuarios pertenecen al mercado liberalizado frente a los 4,2 millones que están en el regulado. En esta compañía el punto de inflexión entre ambos tipos de mercados se registró en 2013, cuando ya había más clientes libres que regulados. Hace apenas cinco años, más de ocho millones se regían con tarifas oficiales frente a los 2,4 millones que optaban por las tarifas comerciales.

En el caso de Gas Natural Fenosa, en torno al 60% de sus clientes están en el área regulada y el resto en la liberalizada. Por su parte, Endesa tiene esas mismas proporciones, con 6,6 millones de clientes bajo precio regulado y 4,5 millones en el nuevo sistema de costes libres. En EDP, con más de dos millones de contratos, el 85% se encuentran en el mercado libre de energía.

A pesar de esta tendencia hacia los precios que se encuentran ajenos a la tarifa oficial, el ahorro que puede obtener un pequeño consumidor por salirse del mercado regulado sigue siendo realmente pequeño. En concreto, una media de 32 euros anuales, según la CNMC. Sería la diferencia entre el precio oficial y la oferta más barata entre las compañías del sector, extrapolando a todo un año las condiciones de la oferta y del mercado registradas hasta el tercer trimestre de 2014.

DIFERENCIAS ENTRE COMPAÑÍAS

El regulador indica, además, que las diferencias de precios para un pequeño consumidor entre las distintas ofertas que hay en el mercado libre se situaría en los 184 euros al año de media. Las tarifas más atractivas vienen en paquetes conjuntos que incluyen la facturación con el mismo distribuidor de electricidad y gas.

Pero además de los costes, son muchas las variables que llevan a los consumidores a cambiar de tarificación. En bastantes casos, lo que les ofrecen las compañías en el mercado libre es estabilidad en el coste eléctrico. Se trata de precios pactados a un año vista, independientemente de lo que ocurra con el precio de la luz mes a mes, e incluso día a día. A cambio, eso sí, el importe suele ser un poco más elevado para compensar las variaciones.

Las empresas del sector también se esfuerzan en atraer a más clientes con servicios añadidos a su contrato de luz. El usuario puede escoger entre infinidad de productos que se suman a sus facturas, como los de mantenimiento, reparaciones, atención directa al cliente, programas de puntos. Y en muchos casos, por añadir estos servicios se también se incorporan descuentos.

La CNMC, no obstante, advierte sobre algunas precauciones a tomar a la hora de cambiar su contrato eléctrico. Por ejemplo, aconseja comparar tanto los precios ofertados como servicios a tomar, y leer todas las condiciones del nuevo acuerdo, sobre todo en lo relativo a la obligación de permanencia. También recomienda asegurarse de los descuentos a los que, como el bono social, tienen derecho determinado tipo de usuarios.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE