Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Comercio

Economía insinúa la necesidad de retirar el Plan PIVE al automóvil

  • El secretario de Estado de Comercio plantea la medida debido al buen comportamiento del sector del automóvil en las importaciones

Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio

Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio

Europa Press
3
Actualizada 19/02/2015 a las 14:03
  • Colpisa. Madrid
El buen comportamiento del sector del automóvil en las importaciones, con un incremento del 19,4 por ciento en 2014, llevó al secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, a insinuar con la necesidad de finalizar el Plan PIVE. "Quizás ahora que el mercado empieza a tener vida intensa en cuanto a ventas por sí solo, exige una reflexión respecto a las políticas de estímulo", explicó. De momento, en los Presupuestos Generales de este año están contemplados 175 millones para el séptimo programa PIVE.

En cualquier caso, las afirmaciones del secretario de Estado no gustaron a las patronales del sector. Todas ellas se apresuraron a manifestar la necesidad de mantener estas ayudas, al menos, durante 2015. Desde la patronal Anfac insistieron en que estos estímulos deben seguir hasta la "consolidación de la confianza de los consumidores y del crecimiento económico en España". Desde la asociación de concesionarios Faconauto advirtieron de que la retirada de la ayuda supondría acabar con la "estabilidad" que ha alcanzado el sector, mientras que en la asociación de vendedores y reparadores de vehículos Ganvam señalaron que "no se puede vivir solo de las exportaciones, sino que hay que consolidar una demanda interior fuerte".

EL SECTOR EXTERIOR VUELVE A CIFRAS NEGATIVAS

Una de las locomotoras de la economía española en los peores años de la crisis fue, junto al turismo, el sector exterior. Sin embargo, su motor ya no carbura con la misma alegría. En 2014 el saldo comercial arrojó un déficit de 24.471,9 millones, lo que supone un 53,4 por ciento más que el registrado en 2013 (16.532,7 millones), según los datos publicados este miércoles. Un balance negativo que, pese a ser el segundo mejor de la serie histórica, supone un jarro de agua fría para el discurso de cambio de modelo productivo del Gobierno. Y es que bastó un ligero repunte de la demanda interna el año pasado para que las importaciones creciesen un 5,7 por ciento hasta los 264.506,7 millones y las exportaciones no pudieran compensarlo a pesar de subir un 2,5 por ciento y sumar 240.034,9 millones. De esta forma, la tasa de cobertura descendió hasta el 90,7 por ciento frente al 93,4 por ciento del año anterior.

El inicio de la recuperación paradójicamente ha debilitado el liderazgo que el sector exterior tuvo en la economía durante los años de recesión. Y es que su aportación al PIB volvió a ser negativo en 2014. A falta de saber los datos desagregados del cuarto trimestre, en el tercero la demanda exterior se situó en el -0,9, mientras que la demanda nacional alcanzó los 2,5 puntos. Sin embargo, García-Legaz defendió este miércoles que las exportaciones en España crecieron más del doble que la media de la UE (1,3 por ciento) y que aumentaron más que las italianas (2 por ciento), francesas (-0,2 por ciento) o británicas (-11,1 por ciento). De hecho, solo fueron superadas por el incremento un 3,9 por ciento de las alemanas.

En cualquier caso, el propio García-Legaz reconoció que las exportaciones empezaron a "regular" el año con un crecimiento de las compras "sustancialmente" mayor que las ventas que se corrigió algo a final del ejercicio. Asimismo, se mostró confiado en que la mejora de la productividad de las empresas, la moderación salarial y la depreciación del euro por las medidas del BCE ayudarán al sector exterior. Sin embargo, los cambios en la moneda única no afectan a las operaciones en el mercado comunitario. Precisamente, el principal destino de las exportaciones fue la UE (63,4 por ciento) con un incremento del 3,9 por ciento.

SIN DIVERSIFICACIÓN

En concreto, aumentaron considerablemente las ventas a los principales socios comerciales de España: Alemania (5,7 por ciento), Italia (5,1 por ciento), Portugal (3 por ciento) y en menor medida Francia (0,1 por ciento). Por el contrario, las exportaciones fuera del mercado común se estancaron en el 36,6 por ciento, dos décimas más que el año anterior. "Lamentablemente no ha sido posible aumentar la diversificación de las exportaciones", aseguró el secretario de Estado, quien justificó esta incapacidad a los "problemas económicos" que atraviesan los países emergentes. Sin embargo, insistió en la necesidad de ampliar los destinos de las ventas. "No nos podemos conformar con una cuota del 37 por ciento. Nuestro esfuerzo está dirigido a eso", aseguró.

Así, las ventas en América Latina -que representan un 5,8 por ciento del total- descendieron un 6,7 por ciento, con especial virulencia en Venezuela (-40,9 por ciento), Brasil (-13,3 por ciento) y Chile (-11,1 por ciento). También retrocedieron las exportaciones en Oriente Medio (-3,5 por ciento), sobre todo en Emiratos Árabes Unidos (-17,9 por ciento) y Arabia Saudí (-4,2 por ciento).

Desde el Ministerio de Economía achacaron esta caída a que el año anterior estos países realizaron importantes compras de aeronaves. En África (6,8 por ciento del total) los resultados también fueron negativos con un descenso del menos uno por ciento y retrocesos en Sudáfrica (-12,1 por ciento) o Nigeria (-11,7 por ciento).

Sin embargo, no todo fueron malas noticias. Las ventas en América del Norte crecieron un 22 por ciento gracias al empuje de EE UU y Canadá, con incrementos del 22,6 por ciento y 18,6 por ciento, respectivamente. En Asia también aumentaron las exportaciones en Corea del Sur (83 por ciento), Japón (18,4 por ciento) y China (3,5 por ciento).

Por sectores, destacó el comportamiento del automóvil, cuyas ventas aumentaron un 6,2 por ciento y supusieron el 14,8 por ciento del total. También crecieron las manufacturas de consumo (7,8 por ciento), la alimentación, bebidas y tabaco, (4,4 por ciento) y el sector de productos energéticos (7,1 por ciento). En cuanto a las importaciones, el fortalecimiento de la demanda interna se escenificó en el aumento de las compras de bienes de equipo (9,5 por ciento), sobre todo las de maquinaria para la industria (13,5 por ciento) y equipos de oficina y telecomunicaciones (ocho por ciento). También repuntaron los bienes de consumo duradero (trece por ciento) y las manufacturas de consumo (13,2 por ciento).

 
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra