Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Gasolina

El precio de la gasolina ha caído la mitad que el del petróleo

  • El barril de Brent se ha desplomado un 30% desde el 30 de junio, y el del carburante antes de impuestos sólo un 15%
  • Los operadores dicen que la gasolina ha bajado los mismos céntimos en que lo ha hecho la cotización internacional del producto, que es la referencia a la hora de aplicar los descuentos

Gasolinera de Tudela
Gasolinera
B. Aldanondo
  • Colpisa. Madrid
Actualizada 18/11/2014 a las 22:31
El precio del petróleo cotiza en mínimos de los últimos cuatro años. En cuatro meses y medio el barril de Brent -el de referencia para países como España- ha caído un 30%.

El 30 de junio se pagaba a 111 dólares, muy cerca de los máximos anuales, mientras que desde hace una semana cotiza ligeramente por encima de los 77. Sin embargo, llenar un depósito de gasolina apenas es un 10% más barato ahora que entonces (un 7% en el del gasóleo). ¿A qué se debe esa divergencia en la evolución de los precios de ambos productos?

En primer lugar porque la referencia a la hora de establecer los precios del combustible no es la cotización del Brent, sino la de la gasolina y el gasóleo en los mercados al por mayor (en el caso de España son los de Mediterráneo y Norte de Europa), que ya incluyen costes como el del refino.

Según datos de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), la cotización de la gasolina ha caído 12 céntimos por litro desde el 30 de junio hasta el pasado jueves. Es decir, un 20% (de 0,59 euros a 0,47). En el caso del gasóleo la bajada ha sido de tan sólo un 12% (de 0,59 euros por litro a 0,52). En este punto entra en juego otro factor clave para entender la evolución de los precios de los combustibles: la depreciación del euro frente al dólar, que es la moneda en la que se intercambian estos bienes.

Luego está el precio del producto antes de la aplicación de los impuestos. En este paso, a la cotización internacional los operadores suman el conocido como 'margen bruto de distribución', que según la Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) en España suele ser superior a la media europea. Así, en su informe de supervisión correspondiente a julio y agosto, el superregulador detectó subidas acumuladas de hasta el 9% en esos dos meses, cuando ya el precio de los combustibles empezaba a bajar después de haber tocado máximos anuales. La referida a los márgenes ha sido siempre una crítica recurrente de la CNMC, a lo que las petroleras siempre responden con el mismo argumento: que margen no es igual a ganancia. Que en esa diferencia entre la cotización internacional del producto y el precio de los carburantes antes de impuestos se incluyen diferentes costes como los de logística, comercialización, financieros, remuneraciones a mayoristas y minoristas, etc.

Por eso, la bajada de precio en cualquier derivado siempre será menor a la de la materia prima. Algo que se puede apreciar en el caso tanto de la gasolina como del gasoil antes de la aplicación de los tributos: en el primer caso el descenso ha sido de 11 céntimos, prácticamente lo mismo que en la cotización internacional. Pero al efectuarse sobre una base superior, el porcentaje de abaratamiento es al mismo tiempo inferior: del 15%. Es decir, la mitad que la caída del barril Brent. En cuanto al gasoil, el descenso es del 10%.

MENOS IMPUESTOS EN ESPAÑA

A este precio se le suma el de los impuestos, que en España representan aproximadamente un 50% de lo que pagan finalmente los consumidores en el surtidor (ligeramente mayor en la gasolina, y algo menor en el gasóleo). Pese a que pueden parecer altos, estos porcentajes son inferiores a la media de la Unión Europea. Pues bien, una vez aplicados los diversos gravámenes (Impuesto Especial, tanto el estatal como el tramo autonómico e IVA), la caída de la gasolina se ha situado en 13 céntimos, lo que representa un 10% sobre el precio final, 9 céntimos en el caso del gasoil (-7%).

Cuestión distinta es si las bajadas en las materias primas o en la cotización internacional del producto ya refinado se trasladan al precio final con la misma rapidez que las subidas. La respuesta, según los informes de los organismo supervisores, es que no. Un fenómeno que la antigua Comisión Nacional de la Energía (CNE) bautizó como 'efecto pluma'.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE