Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ECONOMÍA

La banca española se prepara para su examen más severo

  • Este domingo se conocerán los resultados de las pruebas de solvencia realizadas por el BCE a quince entidades españolas

  • EFE. Madrid
Actualizada 25/10/2014 a las 11:00
Este domingo se conocerán los resultados de las pruebas de solvencia llevadas a cabo por el Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea a las que se han sometido 128 entidades financieras europeas, entre ellas quince españolas, un examen extremadamente exigente que la banca española ha afrontado mejor preparada que nunca. 

Los bancos que han sido examinados son los que, a partir del próximo 4 de noviembre, estarán supervisados directamente por el BCE, aquellos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros o el 20% del PIB del país de origen -BBVA, Sabadell, Popular, Santander, Bankinter, Ibercaja, La Caixa, Grupo Cajamar, Kutxabank y Unicaja, en España

Pero también, aquellos que hayan recibido fondos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que en el caso español son Bankia, Catalunya Banc, BMN, Liberbank y Novacaixagalicia, ahora rebautizada como Abanca. 

Todas las entidades financieras analizadas deben garantizar que serán capaces de mantener siempre un colchón de capital del 8%, que se reduce al 5,5% en el peor de los casos, puesto que son dos los escenarios que plantea el examen: uno base, con las estimaciones económicas de cada país previstas por la Comisión Europea, y otro "estresado", al que denomina adverso. 

Este último supuesto, que en ningún caso se trata de una previsión sino de una hipótesis, supone que el PIB se contraería en España un 0,3% este año, un 1% en 2015, y apenas crecería un 0,1% en 2016. 

En la Unión Europea, la contracción de la economía prevista para la región sería del 0,7% este año y del 1,5% el próximo, más acusada que la de España; mientras que en 2016 el PIB de la región prácticamente estaría estancado. 

También se prevén nuevas turbulencias en el mercado inmobiliario español, en el que los precios de la vivienda caerían un 3,1% este año y un 5% en 2015 y 2016; descensos inferiores a la media de la UE, que sería del 8,7% este año y el 14% en los dos siguientes. 

Una vez delimitado el contexto, lo que el BCE pone a prueba es la solvencia de los bancos, y su capacidad para hacer frente a futuras crisis, pero también la calidad de sus activos (AQR por las siglas en inglés). 

Y para ello, lo que ha hecho el BCE es analizar los créditos concedidos, las carteras comerciales y de inversión, la exposición a deuda soberana y titulizaciones, y la capacidad de generar ingresos y beneficios. 

Los bancos que no pasen la prueba dispondrán de dos semanas a partir de mañana para preparar -y enviar al BCE- un plan de recapitalización en el que deberán figurar su estrategia para alcanzar los niveles de capital exigidos. 

Un optimismo razonable domina al sector y a las instituciones económicas, y tanto el Ministerio de Economía como el Banco de España han mostrado su convicción de que las entidades españolas pasarán la prueba. 

Aunque el sistema financiero español "se juega mucho", indica Domingo Mirón, gerente de Servicios Financieros de Accenture, no se esperan sorpresas negativas: Los bancos españoles han estado a la altura del reto, atendiendo los distintos requerimientos de información, cumpliendo unas planificaciones muy exigentes y comunicando continuamente el grado de avance. 

Y el BCE, prosigue, ha comprometido su credibilidad en estas pruebas sólo unos días antes de empezar a ejercer de supervisor europeo único, y no puede permitirse ningún fallo. 


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE