Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
economía

La brecha entre autonomías frena su crecimiento desde el inicio de la crisis

  • El CES advierte de que habría comunidades autónomas cuyo PIB per cápita se está aproximando al 75% de la media comunitaria

0
16/06/2014 a las 06:00
  • colpisa. madrid
La crisis ha agrandado la brecha entre ricos y pobres. También en el caso de las regiones. Pero en el último año, por primera vez desde que se inició la crisis, ese proceso de divergencia ha frenado su ritmo, según el Consejo Económico y Social (CES).

Esto se produce porque regiones con niveles de Producto Interior Bruto (PIB) per cápita inferiores al promedio, como Castilla-La Mancha o la Comunidad Valenciana, han mejorado su tasa media de crecimiento, mientras que otras regiones con elevado nivel de desarrollo, como País Vasco, Navarra o Aragón registran una caída del PIB per cápita superior al promedio. Aunque sigue creciendo la diferencia, el aumento en 2013 del indicador fue de sólo el 0,4% mientras que desde el inicio de la crisis ha subido un 5% acumulado. Aun así, el nivel máximo de PIB per cápita, que es el registrado por el País Vasco, duplica al de Extremadura, que es el más bajo.

En la evolución desde el año 2000 se observa que Madrid tuvo el mayor PIB per cápita hasta 2007, cuando fue desbancada en el ranking por el País Vasco hasta 2009 -con la primera recesión la actividad manufacturera empezó a sufrir con fuerza-. No obstante, en 2010 recuperó la primera posición, en la que se ha mantenido hasta ahora. Entre el año 2000 y el 2013, la renta per cápita máxima ha aumentado un 40% -desde los 21.281 euros hasta los 29.959 euros-, mientras que la mínima ha crecido un 50,8% -de 9.965 euros a 15.026-, lo que demuestra el efecto de las políticas de cohesión.

País Vasco continúa siendo la comunidad autónoma con un mayor nivel de PIB per cápita, 29.959 euros, que supera en un 34,5% la media española. Le siguen Madrid y Navarra, con 28.915 euros y 28.358 euros, respectivamente, y Cataluña, con 26.666 euros. En el extremo opuesto se sitúa Extremadura, con una renta por habitante de 15.026 euros, un 67,4% inferior al promedio, la ciudad autónoma de Melilla, con 16.426 euros y Andalucía, con 16.666 euros.

En términos de tasa de variación anual, únicamente seis comunidades autónomas muestran una evolución de su PIB per cápita más positiva que la media española: Cataluña, Castilla-La Mancha, La Rioja, Galicia, la Comunidad Valenciana y Madrid, mientras que las mayores caídas las registran Melilla, Asturias, Murcia, Extremadura y Cantabria.

MENOS FONDOS EUROPEOS

Ante la reducción de los fondos comunitarios destinados a España, que han sido la principal fuente de recursos para promover el desarrollo de las regiones menos favorecidas, el Consejo Económico y Social reclama en su Memoria anual que se compense con mayores esfuerzos a nivel nacional aunque admite la dificultad de generar recursos públicos adicionales para el desarrollo regional en un contexto de reducción del déficit público y de incipiente recuperación económica.

Sólo Extremadura está dentro del grupo de regiones menos desarrolladas de la UE -que son las que no llegan al 75% de la media comunitaria y son las beneficiarias de los fondos-, pero la crisis económica ha provocado un deterioro continuado de la posición relativa de las regiones españolas respecto del promedio de la Unión Europea, en paridad de poder adquisitivo por habitante, que ha truncado el proceso de convergencia alcanzado durante la última etapa expansiva.

Por ello, el CES advierte de que habría comunidades autónomas cuyo PIB per cápita se está aproximando al 75% de la media comunitaria, e incluso se sitúan ya por debajo, como es el caso de Andalucía, aunque en la nueva política de cohesión dejan de ser consideradas como regiones menos desarrolladas y, en consecuencia, ven reducidas sus asignaciones financieras.

Además, no hay que olvidar que las ayudas de la política de cohesión requieren de cofinanciación, con fondos públicos o privados. Las evaluaciones realizadas por la Comisión Europea muestran un retraso en el ritmo de ejecución de los programas en España debido a la menor demanda de ayudas por parte del tejido empresarial, la menor capacidad de las administraciones para aplicar los fondos por la falta de sus propios recursos y la menor inversión pública, que está dando lugar a aplazamientos e incluso a la cancelación de algunos proyectos.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra