Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ECONOMÍA

Seremos morosos tres años más

  • La tasa de mora bancaria empezará a bajar este año pero hará falta un trienio para volver a la normalidad
  • Las entidades financieras se preparan para nuevos récords de impagos, que puede llegar hasta el 15%, pero ven la luz al final del tunel
  •  

0
26/01/2014 a las 06:01
  • COLPISA. MADRID
Nunca como hasta ahora se había visto tanta morosidad bancaria en España Lo que deben particulares y empresas a las entidades financieras lleva una escalada imparable desde que empezó la crisis y ya ha superado la tasa del 13%, la más alta en los últimos cincuenta años, pero no se quedará ahí. Los bancos se preparan para seguir soportando un aumento de la mora y las consiguientes dotaciones para provisionarla. ¿Hasta dónde? Las previsiones internas de varias entidades financieras sitúan el punto final de esta dura ascensión entre el 14% y el 15%, que se alcanzará hacia mitad de año para después empezar a bajar. Sí, por fin, la morosidad iniciará su descenso en los últimos meses del año, vaticinan con optimismo desde las entidades financieras. Sin embargo, no se alcanzarán niveles normales de morosidad -entendiendo por tales entre el 3% y el 5%- hasta dentro de, como pronto, tres años.

La morosidad bancaria es lo que se llama un indicador retrasado, es decir, que reacciona con retraso a la evolución del PIB (Producto Interior Bruto). Desde que el PIB empieza a crecer pasan entre ocho o nueve meses hasta que el nivel de morosidad empieza a caer. No obstante, las entidades financieras ya están viendo en los últimos trimestres cómo se han ralentizado las nuevas entradas de morosos en sus balances.

La rápida escalada de la mora hizo que los bancos cerrarán de golpe el grifo del crédito, poniendo en peligro la supervivencia de muchas empresas, sobre todo pequeñas. Con la paradoja, además, de que las entidades financieras estuvieron refinanciando créditos que sabían que nunca iban a cobrar -ampliando el plazo de amortización o aumentando la cantidad prestada- para no tener que apuntárselos como morosos, lo que les obligaría a provisionarlos. Hasta que el año pasado, el Banco de España decidió acabar con esa situación ilusoria y obligó a revisar todas las refinanciaciones. Tras la revisión la morosidad se incrementó en 20.564 millones de euros y se comprobó que, efectivamente, había morosidad encubierta en los préstamos al ladrillo refinanciados.

Y es que, como dice la sabiduría popular, cuando debes poco dinero a un banco tienes un problema, si le debes mucho, el problema lo tiene el banco.

Los últimos datos publicados por el Banco de España -correspondientes al mes de noviembre de 2013- cifran en 192.504 millones de euros los préstamos impagados que acumulan bancos, cajas y establecimientos financieros. Un volumen superior incluso a la que había antes de que las entidades nacionalizadas y las que habían recibido ayudas públicas traspasaran sus activos tóxicos al 'banco malo' y limpiaran sus balances. Aquello tuvo un efecto contable muy positivo para la tasa de morosidad, ya que de no haberlo traspasado a la Sareb, que no contabiliza en el nivel de mora, este sería del 14,5%, un punto y medio mayor. Cualquier cambio normativo tiene también su efecto en la tasa de morosidad. Sin la revisión de las refinanciaciones,la mora estaría ahora en el 12%.

En cualquier caso, el descenso de la morosidad será un camino largo y complicado. En la anterior crisis, el récord de mora superó el 9% y se redujo rápidamente porque el crédito creció mucho y porque la recuperación temprana del sector inmobiliario permitió 'limpiar' de mora los balances. Cuanto más crédito se concede, menor es la tasa de mora porque los impagados representan un porcentaje más pequeño si el total es más grande.

Ese dinamismo no se va a producir ahora. Los bancos miran con lupa a quién le dan un crédito, aunque la mayoría de las entidades declaran que este año van a centrarse en impulsar los préstamos a empresas. El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, anunció esta semana que se han marcado como objetivo incrementar un 20% el nuevo crédito a empresas. También se está estimulando el mercado hipotecario, donde Bankinter y Banco Santander han irrumpido con fuerza.

¿Quiénes son los más morosos? Sin duda, las promotoras inmobiliarias y constructoras, después las empresas y, por último, las familias. En España, lo último que se deja de pagar es la vivienda. Sin embargo, donde más rápidamente caerá la morosidad es en las promotoras y constructoras porque a ese tipo de empresas ya no se les dan créditos y los que se han concedido están provisionados, por lo que pueden pasarse a fallidos y quitarse del balance. Mientras, las entidades financieras no le quitan ojo a la evolución del paro; de él dependen sus balances.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra