Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ECONOMÍA

Almunia urge al Gobierno a aclararse con la petición de rescate

  • AGENCIAS. Madrid.
Publicado el 17/09/2012 a las 21:39
El comisario de Competencia, Joaquín Almunia, envió ayer al Gobierno el mensaje más claro desde que la zona euro y el BCE diseñaron a principios de mes un rescate parcial a la medida de España. El también vicepresidente de la Comisión apremió a Mariano Rajoy a decidirse cuanto antes sobre la petición del salvavidas porque "la incertidumbre es un riesgo". A su juicio, las tensiones en los mercados pueden rebrotar en cualquier momento, una predicción que se materializó casi de inmediato con un notable incremento en la prima de riesgo. Esta subida coincidió con una intervención de Angela Merkel en la que advirtió de que la unión bancaria, un proyecto vital para España, se retrasa.

El exlíder socialista, que hasta 2010 ejerció como comisario de Economía, admitió que Rajoy se enfrenta a una decisión "muy complicada". "Toda alternativa tiene sus pros y sus contra sobre los cuales hay que medir muy bien, pero mantener la incertidumbre es un riesgo", subrayó durante un congreso de registradores de la propiedad en Ámsterdam. En el marco de esta cita, en la que ofreció un discurso, Almunia insistió en que la indefinición del Gobierno "no ayuda" porque puede contribuir a disparar la "volatilidad". Siguiendo su argumento, la desconfianza de los inversores puede volver a descontrolarse ante la falta de "señales e información" sobre una hipotética petición de rescate.

Almunia no se pronunció sobre el camino que debería tomar el Gobierno, pero le urgió a no perder ni un segundo. Convencido de que cualquier factor puede volver a colocar a España contra las cuerdas, abogó por un pronunciamiento rápido de Rajoy en el que explique pormenorizadamente las razones de su decisión. El comisario de Competencia también ofreció su punto de vista en otra espinosa cuestión que afronta el Ejecutivo. Pese a que el ministro de Economía ha reiterado que se cumplirá con el objetivo de déficit, el responsable comunitario se mostró mucho más escéptico. "Las cifras que se han difundido de ejecución presupuestaria indican un riesgo de desviación", apuntó.
'Transfusión' de emergencia
La claridad de Almunia contrasta con la cautela mostrada el pasado fin de semana por los líderes del Eurogrupo y el comisario de Economía, el finlandés Olli Rehn. Aunque en muchos sectores se da por hecho que España tendrá que solicitar auxilio por segunda vez, los responsables comunitarios dejaron en manos de Rajoy la decisión final. Rehn remarcó que las condiciones del salvavidas ya se conocen y solo resta que el Gobierno aclare su posición. Los analistas, mientras tanto, empiezan a exteriorizar su impaciencia. En su edición de esta semana, 'The Economist' llama al Ejecutivo a pedir auxilio porque hasta que las reformas funcionen "el paciente necesita una transfusión de emergencia".

La postura de Merkel resulta decisiva para el segundo rescate español. Algunas fuentes sostienen que junto a Francia ya ha presionado para que Rajoy diga 'sí', pero otros analistas consideran que la canciller prefiere que la petición se demore. A un año de las elecciones, la líder conservadora confía en no tener que acudir ahora al Bundestag para aprobar el salvavidas. Bajo esta hipótesis, probablemente necesitaría el respaldo de la oposición ante las resistencias dentro de su propio partido. La ayuda a España implicaría la reactivación del programa de compra de deuda del BCE, una decisión muy criticada en el país. Debido a esta reacción, el propio presidente de la entidad, Mario Draghi, se ofreció a acudir en persona al Parlamento germano.

El plan del BCE ha provocado tanto revuelo que la canciller sigue dando explicaciones dos semanas después de su aprobación. Ayer, en una extensa comparencencia en Berlín, volvió a contestar un aluvión de preguntas sobre esta cuestión. Merkel respaldó a Draghi porque su apuesta no desborda el mandato del banco central, pero también insistió en que el Bundesbank tiene todo el derecho a quejarse y airear su férrea oposición. Según agregó, los políticos no deben "fijar los límites" de una entidad concebida como independiente y que ha optado por actuar para poner fin a "perturbaciones sistémicas" en los mercados. Falsas promesas
Merkel también dedicó buena parte de su comparecencia a la unión bancaria, una cuestión con mucho impacto en los parqués que empieza a enquistarse. La canciller apuntó que es "relativamente improbable" que el supervisor único del sector financiero pueda estar operativo en enero como la UE se había propuesto. En un intento por no "decepcionar" a los inversores con falsas promesas, se mostró partidaria de avanzar "un poco más despacio" para que el vigilante común sea de auténtica "calidad". La ralentización, a la que se opone Francia, supone un importante peligro para España, que no podrá aprovechar la recapitalización directa de las entidades hasta que el nuevo organismo empiece a funcionar.

Alemania, que cuenta con el respaldo de casi todos los países de fuera del euro, ha parado la unión bancaria porque no comparte la propuesta de la Comisión. Bruselas pretende que el supervisor vigile todas las entidades, mientras que Berlín reclama que se ciña a las de carácter sistémico. En cuanto a la estrategia contra la crisis, Merkel no se movió ni un milímetro. En su opinión, los ajustes y las reformas son fundamentales para que Europa pueda "competir" a nivel global. Por ello, aplaudió los esfuerzos de España y Portugal y les animó a seguir trabajando para estimular el crecimiento mediante la reducción de rigideces en sus economías. 
volver arriba

Activar Notificaciones