Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ANTE LA REUNIÓN DEL BCE DE ESTE JUEVES

El Gobierno urge al BCE a poner fin a las dudas sobre el futuro del euro

  • COLPISA. MADRID
Actualizada 04/09/2012 a las 06:01
El Gobierno quiere que el Banco Central Europeo (BCE) ponga fin cuanto antes a la actual incertidumbre sobre el futuro del euro, que pasa una elevada factura a las economías más débiles del continente, entre ellas la española y la italiana. Con la prima de riesgo en 549 puntos básicos, el Ejecutivo espera que la institución que preside Mario Draghi reconozca los esfuerzos realizados por España y alivie su suplicio con una compra bonos en el mercado secundario sin que ello acarree más sufrimientos a los españoles. Para ello, pone en valor las reformas ya realizadas.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró este lunes que le corresponde al BCE «trabajar para que la moneda única lo sea de verdad» y pidió al instituto emisor que sea «consciente de que los problemas por los que atraviesan muchos estados son consecuencia de la incertidumbre». Por su parte, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró que el BCE sabe muy bien lo que está ocurriendo en los países más azotados por la crisis y cuáles son sus opciones para ayudarles a superar las actuales dificultades.

Preguntada por lo que puede esperar España del BCE, la 'número dos' del Ejecutivo se remitió a unas palabras de Draghi, quien admitió -dijo la vicepresidenta- «que buena parte de lo que están padeciendo algunos estados se deriva de la inestabilidad del euro y de la desconfianza sobre su futuro». De ello, Sáenz de Santamaría deduce que corresponde a la autoridad monetaria europea «trabajar para que la moneda única lo sea de verdad". Eso sí, respetando siempre que el organismo emisor es «una institución independiente» y por tanto los gobiernos «poco tienen que decirle sobre lo que puede hacer», puntualizó durante su participación en un seminario de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, fue un poco más allá y declaró que el BCE «sabe perfectamente cuáles son los problemas del euro y actuará en consecuencia». De Guindos también recordó unas palabras pronunciadas por Draghi a finales de julio, cuando señaló que intervendría en el mercado de deuda soberana si las circunstancias lo hacían necesario. El Gobierno -dejó claro en declaraciones a Onda Cero- seguirá cumpliendo su parte y ajustará el déficit en la medida pactada con Bruselas.

De Guindos recordó que el BCE «ha intervenido ya en otras ocasiones, casi un año en el mercado secundario, y la crítica fundamental es que después de una compra de deuda los Gobiernos han relajado sus esfuerzos en materia de reducción de déficit público y de reformas». «Eso es lo que estamos tratando de evitar en estos momentos», reconoció.

El Gobierno se resiste a desvelar si cree necesario pedir a sus socios de la UE un rescate integral de la economía española. Quiere esperar a que el BCE detalle el próximo jueves sus planes de actuación. «Hasta ahora no están definidos ni el tipo de intervención por parte del BCE, que depende de su independencia, ni las condiciones», resaltó el ministro de Economía.

RIQUEZA Y BIENESTAR

Soraya Sáenz de Santamaría apeló al mantenimiento del modelo europeo de bienestar. Explicó que «en el ánimo de todos» está «la voluntad firme que debemos tener todos los que tenemos responsabilidades políticas de trabajar para que la zona euro vuelva a crecer y a generar riqueza y bienestar». «Porque nos estamos jugando la calidad de vida de muchos europeos y un sistema de bienestar del que estamos orgullosos y que no podemos perder de ninguna manera», zanjó.

A falta de conocer con detalle las intenciones del BCE, las bolsas europeas cerraron la sesión con alzas. También el Ibex-35, que registró un avance del 0,18%, hasta los 7.434,20 puntos, a pesar de que la economía española siguió lanzando señales de alarma. La sesión estuvo marcada por la llamada de socorro de Andalucía -que pidió al Gobierno central un anticipo de 1.000 millones a cuenta de su participación en los ingresos impositivos del Estado mientras estudia si acogerse o no al Fondo de Liquidez Autonómico- y por la incertidumbre en torno a la banca.

De hecho, el selectivo español se mantuvo durante casi toda la jornada en números rojos, pero abandonó las pérdidas tras conocerse la intención del presidente del BCE, Mario Draghi, de intervenir en el mercado de la deuda soberana para alejar el riesgo de ruptura de la zona euro. Las ganancias se repitieron en las principales plazas del continente. En Alemania, el índice Dax de Fráncfort ganó un 0,63%. El selectivo Cac-40 de París avanzó un 1,19% y el FTSE 100 de Londres marcó una subida del 0,82%.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE