Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

NUEVO MÁXIMO EN LA PRIMA DE RIESGO

Acoso sin tregua a la deuda española

  • COLPISA. MADRID
Actualizada 19/06/2012 a las 06:01
El acoso a la deuda de España adquirió tintes dramáticos este lunes tras conocerse la apuesta de Grecia por seguir en el euro. Lo habían anticipado los expertos: la victoria de los europeístas helenos solventaría los riesgos acuciantes, pero los problemas básicos iban a seguir presentes. Los inversores que especulan con bonos no están dispuestos a soltar la presa, y España lo experimentó en propia carne, porque la presión disparó a nuevos máximos la rentabilidad de las obligaciones a diez años, así como la prima de riesgo.

Atrás ha quedado el 7%, tipo de interés del bono considerado hasta ahora crítico, porque a lo largo de la jornada se realizaron operaciones al 7,22%. Al cierre de las bolsas el nivel se situó en el 7,18%, y el diferencial con el bono alemán del mismo plazo se quedó en 574 puntos básicos, tras haber llegado a rozar las 590 unidades. Siguiendo la tendencia española, el tipo de interés de la principal referencia de la deuda italiana aumentó hasta el 6,067%.

Este martes, el Tesoro español se someterá directamente a la prueba de los mercados, porque se propone colocar entre los inversores entre 2.000 y 3.000 millones en letras a 12 y 18 meses. Más difícil todavía lo tendrá el jueves, fecha en la que tiene prevista una subasta de bonos a dos, tres y cinco años, por importe total entre 1.000 y 2.000 millones de euros. Aunque las cuantías son moderadas, y estos plazos suelen contar con demanda abundante, es más que probable una escalada de los intereses exigidos por los inversores.

Que España está en el punto de mira e Italia le va ligeramente a la zaga quedó probado también por la evolución de los mercados de valores. El Ibex-35, indicador de referencia de Madrid, que había abierto en positivo, y hasta llegó a anotarse un optimista aumento del 2%, se desplomó al cierre el 2,96%, la mayor caída en las tres últimas semanas, hasta quedar en 6.519,90 puntos y ya acumula pérdidas anuales del 24%. Pero el principal índice de Milán sufrió un batacazo del 2,9%, mientras el CAC-40 de París retrocedió tan solo el 0,8% y los parqués de Londres y París salieron indemnes con avances del 0,2% y el 0,3% respectivamente.

Los inversores siguen recelando de los títulos bancarios. En la Bolsa española, la nacionalizada Bankia sufrió un derrumbe del 9,02%, Bankinter cedió el 4,97%, Santander retrocedió el 4,57% y BBVA, el 4,21%. En la italiana, Mediolanum cayó el 5,52%, Mediobanca el 5,34%, Unicredit cedió el 4,26% de su valor y Monte dei Paschi di Siena retrocedió el 3,43%. Aunque la desconfianza en las necesidades de capitalización de la banca española sigue pesando en los inversores -la cifra de las consultoras se dará a conocer el jueves, día 21 de junio- los sentimientos negativos se extendieron a la mayoría de los títulos más negociados, porque Telefónica, Repsol o Iberdrola también sufrieron fuertes caídas en la sesión.

SEGUNDO RESCATE

¿Está España al borde de un segundo rescate, tras la operación de salvamento bancario?. Sin otros matices, los números apuntan en esta dirección. Grecia fue rescatada por vez primera el 22 de abril de 2010, con la prima en 579 puntos básicos y la rentabilidad del bono en el 8,83%; cuando se le aplicó el segundo auxilio, el 20 de julio de 2011, el diferencial con Alemania se había disparado a 1.457 puntos básicos y la retribución del título a diez años al 16,76%. El rescate de Irlanda, por sus problemas bancarios, tuvo lugar el 11 de noviembre de 2010, domingo, y al cierre del viernes precedente la prima de riesgo estaba en 542 puntos y el tipo de interés del bono en el 8,17%. El 5 de abril del pasado año, la resistencia de las autoridades lusas se vino abajo y se resignaron a una intervención cuando la prima de riesgo estaba en 538 puntos y la rentabilidad del bono a diez años había trepado al 8,76%.

Pero el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia ha descartado un rescate global. En declaraciones a TV3 el dirigente comunitario afirmó que las puertas de los mercados internacioales siguen abiertas para España, que dispone de suficiente demanda que le permite financiarse. Sugirió al presidente Rajoy prestar atención a las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional -como subir el IVA y bajar el sueldo de los funcionarios públicos- aunque recordó que los consejos «de obligado cumplimiento» son los del Ejecutivo comunitario, fiel reflejo de los acuerdos «adoptados entre todos los países miembros».

LLAMADAS AL BCE

Almunia defendió que el Banco Central Europeo, por su naturaleza independiente- debe actuar en el terreno de sus competencias, y no figura entre ellas la compra directa de deuda soberana de los países miembros. El Ministro de Economía y Hacienda, Cristóbal Montoro, ha vuelto a reclamar del instituto emisor «una respuesta de total firmeza» ante la persistente presión de los mercados.

De momento, el BCE tampoco compra en el mercado secundario como lo hizo en la anterior fase aguda de la crisis de la deuda soberana. Durante la pasada semana, y pese a que los intereses del título español a diez años llegaron a superar por poco el 7%, la entidad que preside Mario Draghi persistió en su postura y no relanzó el programa de adquisición de bonos soberanos que mantiene inactivo desde hace catorce semanas. El importe de las adquisiciones realizadas hasta entonces, restados vencimentos, se sitúa en 210.500 millones de euros.

Según los analistas, la principal causa de la especulación contra España es, junto al interminable proceso del saneamiento bancario, que la 'nueva' estructura institucional de Europa no acaba de salir adelante. Por eso los países más vulnerables -que arrastran problemas estructurales, y que están intentando resolverlos con urgencia en el peor momento- no cuentan con el pararrayos de unas instituciones con amplia capacidad de actuación. La unión bancaria, la unión fiscal, la unión política, son proyectos que avanzan a paso de tortuga y en medio de contradicciones. Mientras tanto, la medicina de caballo de la austeridad ha instalado a los estados más débiles -rescatados o no- en una recesión de largo alcance.

«No se han despejado las condiciones del rescate europeo a la banca española», recordó Federico Steinberg, investigador principal de Economía del Instituto Elcano. Manifestó además que el mercado también está pidiendo «actuaciones, está pidiendo cohesión política, está pidiendo más Europa, más integración en todos los sentidos». «El resultado de las elecciones griegas te permite eliminar el escenario extremo, el escenario de una salida desordenada» de un país de la moneda única, comentó Natalia Aguirre, directora de análisis de la sociedad Renta 4 a la agencia AFP. Las tensiones se agudizan, pero no llegará la sangre al río. «Continuamos defendiendo como desenlace más probable la supervivencia del euro, y que España no incurra en impago ni se vea necesitada de una asistencia global al conjunto de la economía», aseguraron analistas de Bankinter. «Esta crisis no terminará cuando Alemania acceda a corresponsabilizarse de las deudas de sus socios, sino cuando se acuerden las reglas para cerrar la unión política. Eso es lo que está en juego este verano», concluyeron.



Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE