Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CUMBRE EUROPEA

Grecia y los eurobonos calientan las horas previas a la cumbre

  • Las políticas de ajuste y la crisis de confianza generalizada han hecho enlazar trimestres sin crecimiento a un buen número de Estados miembros, incluidas grandes economías que llevan tiempo en dificultades, como España e Italia
  • La intención del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, es permitir un debate abierto y escuchar todas las ideas de los líderes, con vistas a preparar decisiones de cara a la cumbre de junio

Operarios preparan la sala de prensa del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica
Operarios preparan la sala de prensa del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica
EFE
  • EUROPA PRESS. BRUSELAS
Actualizada 23/05/2012 a las 10:23
Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete celebran este miércoles una nueva cumbre extraordinaria consagrada a discutir medidas para impulsar el crecimiento a la que acuden enfrentados sobre el papel de los eurobonos. De la reunión, que se limitará a una cena de trabajo, no se esperan decisiones pese al agravamiento de la crisis, según ha anunciado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Francia, Italia y la Comisión sostienen que la perspectiva de una emisión conjunta de deuda estabilizaría la eurozona, mientras que Alemania, Austria y Países Bajos rechazan esta idea por considerar que aumentaría sus costes de financiación y disminuiría la presión sobre los países con problemas para hacer reformas. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha alineado con las tesis de la canciller, Angela Merkel.

El debate sobre el crecimiento corre el riesgo de quedar eclipsado por las discusiones sobre la posible salida de Grecia del euro si en las elecciones del 17 de junio obtienen mayoría los partidos que rechazan el plan de ajuste pactado con la UE. Los líderes europeos reafirmarán que quieren que Atenas se quede en el euro pero sólo si acepta proseguir con los recortes.

La cumbre se celebra además en un momento de máxima preocupación en Bruselas por los problemas de la banca española y el descontrol en las cuentas de las comunidades autónomas.

El debate sobre los eurobonos ha vuelto a cobrar actualidad tras la llegada a la presidencia francesa del socialista François Hollande, que quiere complementar el Tratado para reforzar la disciplina fiscal con más medidas para impulsar el crecimiento. El nuevo ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, confirmó este lunes en Berlín que Hollande llevará la emisión conjunta de deuda al Consejo Europeo pese a la oposición de Alemania.

Pero Berlín se mantiene firme en su veto y no cambiará de posición en junio, cuando se celebra el Consejo Europeo en el que deben adoptarse las decisiones, según ha dicho este martes un alto funcionario alemán. El número dos del ministerio de Finanzas, Steffen Kampeter, ha dicho que la creación de eurobonos "daría la señal equivocada de tipos de interés bajos, y eliminaría la presión para que las economías europeas se ajusten".

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que la emisión conjunta de deuda necesitaría "un debate" y "un tiempo" porque habría que ver "qué tipo de eurobono" se pone en marcha. A su juicio "lo más urgente es garantizar la estabilidad financiera" a través de la intervención del Banco Central Europeo (BCE).


El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha adoptado este martes una posición intermedia entre Francia y Alemania y, aunque ha admitido que los eurobonos no son una "solución inmediata" para la crisis, ha pedido una "hoja de ruta a medio y largo plazo" que permita su introducción y la creación al mismo tiempo de una auténtica unión económica y política en la eurozona.

EXAMEN SOBRE EL DÉFICIT


Alemania rechaza además que en la cumbre se discuta el uso del fondo de rescate para inyectar capital directamente en los bancos con problemas, sin necesidad de imponer un plan de ajuste a los Estados que los albergan, algo que en la actualidad no permite la legislación de la UE. Berlín tampoco ve necesario hablar de una relajación de los objetivos de déficit para países como España, que están haciendo las reformas exigidas.

Sin embargo, en la agenda del Consejo Europeo está previsto que el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, avance a los líderes europeos las propuestas que presentará el 30 de mayo para los Estados expedientados por déficit excesivo. El Ejecutivo comunitario debe decidir entonces si da un año más a España (hasta 2014 en lugar de 2013) para situar su déficit por debajo del 3% del PIB atendiendo al empeoramiento de la situación económica.


El vicepresidente Rehn ha vuelto a repetir este martes en la Eurocámara que aplicará el Pacto de Estabilidad "de manera favorable al crecimiento". No obstante, ha insistido en que no hay alternativa a los ajustes y los recortes para sanear la economía.

AMPLIACIÓN DEL CAPITAL DEL BEI


Sobre el resto de medidas propuestas por Bruselas para aumentar la inversión e impulsar el crecimiento se perfila ya un consenso entre los líderes europeos. Se trata en primer lugar de aumentar en 10.000 millones de euros el capital del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para financiar la recuperación.

Este incremento permitiría al BEI prestar aproximadamente 60.000 millones, lo que, a su vez, atraería otras fuentes de financiación de hasta 180.000 millones para nuevos proyectos de infraestructuras, según los cálculos de la Comisión. España es el Estado miembro que recibe más préstamos del BEI.


Además, la Eurocámara y la presidencia danesa ya se han puesto de acuerdo para utilizar 230 millones de euros del presupuesto de la UE con el fin avalar la emisión de bonos para financiar infraestructuras. El objetivo de esta iniciativa es atraer hasta 4.600 millones de euros en 2012 y 2013 para grandes proyectos de transporte, energía y banda ancha.


Durante la fase piloto que se ha aprobado, la financiación se concentrará en entre 5 y 10 proyectos de transporte, energía o banda ancha, que se seleccionarán entre aquellos cuya fase de licitación y financiación se encuentra relativamente avanzada o que necesitan refinanciación tras la fase de construcción.

Las infraestructuras beneficiarias deben formar parte de la red transeuropea, que incluye proyectos españoles como el corredor mediterráneo o el atlántico.


En todo caso, no se espera ninguna decisión final hasta el Consejo Europeo que se celebrará el 28 y 29 de junio.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE