Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CRÍTICA JOSÉ LUIS MARTÍN NOGALES

Vidas rotas por la violencia

Imagen de la noticia

Fernando Aramburu. ARCHIVO/EFE

Imagen de la noticia

La portada del libro.

0
Actualizada 20/06/2011 a las 01:02

E L vigilante del fiordo es la tercera colección de relatos que ha publica Fernando Aramburu. Está formado por ocho cuentos. Uno de los mejores se titula Carne rota. Evoca a través de varias secuencias cortas el atentado del 11M en la estación de Atocha. Los protagonistas son las personas que cogieron un tren una mañana de marzo, y se salvaron de la muerte de milagro: estudiantes con auriculares, trabajadores, una chica que lee una novela mientras va a trabajar, tan temprano. Al poco tiempo de iniciar el viaje, a su alrededor todo es humo y olor a cuerpos quemados. "Yo podía haber estado entre toda esta pobre gente", dice una de las chicas que cogía cada día el mismo tren.

Un mundo hostil

Este libro enlaza con los mejores relatos de Los peces de la amargura, uno de los más impresionantes de los libros que tratan la barbarie de la violencia. El relato Carne rota mantiene la intensidad de aquel libro. En él sigue los pasos de apenas diez personas, cuya rutina diaria se ve alterada aquella mañana aciaga por un suceso atroz. Entre las varias obras que se han publicado recientemente sobre este tema, este cuento es una de las narraciones que con más eficacia literaria lo han tratado y que merece figurar en una antología de los mejores relatos contemporáneos.

En otros cuentos de este libro el autor busca un cierto distanciamiento, con respecto a la inmediatez de la violencia en la sociedad actual. Se centra en describir sobre todo las consecuencias psicológicas producidas en los personajes que viven en un mundo hostil. Gentes que viven acosadas por sentimientos contradictorios en un entorno inhabitable, que experimentan la inseguridad, el miedo, una obsesiva sensación de culpa y que, a veces, acaban en el abismo de la locura.

El cuento que da título al libro, El vigilante del fiordo cuenta la historia de un hombre que vigila un fiordo en Noruega para que no pase por él ningún terrorista. Eso es lo que él dice, aunque en realidad es un demente. Trabajaba como funcionario de prisiones. Su madre abrió un paquete bomba que iba dirigido a él y murió como consecuencia del atentado. Desde entonces el hombre perdió la cordura y vive extraviado en los vericuetos de su mente.

Para otros personajes del libro, la vida cotidiana en un entorno hostil adquiere perfiles obsesivos. Es lo que le ocurre al matrimonio que protagoniza Chavales con gorra. Vivían amenazados, dijeron a los amigos y parientes que se iban una temporada a Inglaterra y escaparon a una ciudad del Mediterráneo. Nadie podía saber en dónde estaban. Su vida diaria se había convertido en un infierno de temor.

El humor

Uno de los méritos de este libro es la voluntad que transmite Aramburu por utilizar en él métodos variados para contar una historia. En este libro hay relatos introspectivos; utiliza técnicas teatrales y formas epistolares; mezcla fantasía y realidad; emplea la concisión y el simbolismo. Los temas que trata en él son diversos, y el abanico de personajes es también amplio. Mi entierro está contado en primera persona por alguien que acaba de fallecer. Lengua cansada, por un adolescente que experimenta las primeras decepciones. Una mujer melancólica y extraña es el personaje de La mujer que lloraba en Alonso Martínez. Y también hay humor en el libro: en Mártir de la jornada y en Nardos en la cadera, donde se cuenta con bastante chispa cómo los ancianos pueden encontrar pareja a través de Internet. Autor: Fernando Aramburu
Título: El vigilante del fiordo
Editorial: Tusquets, 2011
Páginas: 184
Precio: 16 euros

Fernando Aramburu

Nació en San Sebastián en 1959. Ha publicado tres libros de relatos; el primero, en 1997, se titulaba, No ser no duele. En 2006 editó Los peces de la amargura, libro en el que trató el tema de la violencia y el terrorismo en el País Vasco. Con él obtuvo los premios Mario Vargas Llosa NH de Relatos, Dulce Chacón y de la Real Academia. El vigilante del fiordo sigue en algunos de sus relatos el camino iniciado en ese libro. Fernando Aramburu es autor también de varias novelas, entre otras, Fuegos con limón, Los ojos vacíos, El trompetista del Utopía, Bami sin sombra y Viaje con Clara por Alemania. Vive en Hannover, desde 1985.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra