Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
RAMÓN IRIGOYEN

Una violación en el "Romancero"

0
Actualizada 21/11/2011 a las 02:04
  • WWW.RAMONIRIGOYEN.COM

N IENTRAS leo en la prensa la noticia del homicidio de Avellaneda Núñez, una menor de 17 años, supuestamente perpetrado por Joaquín Emilio Zapata Barilla, un hombre, confeso del crimen, de 22 años ex novio de la víctima, leo también, preparando una conferencia sobre el fascinante Romancero, el romance viejo Seducción de La Cava. El tema de la conferencia - Diez claves para leer el Romancero- me lo propone el profesor y excelente helenista Horacio Silvestre Landrobe, director del madrileño instituto de enseñanza secundaria San Mateo, que imparte el denominado "Bachillerato de Excelencia" y agrupa a alumnos seleccionados por sus brillantes expedientes. El Bachillerato de Excelencia es el hijo predilecto de la prolífica familia política de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y, a la vez, blanco de indignación del profesorado que no es partidario de segregar a los alumnos bajo ningún concepto, incluido el concepto de nivel intelectual.

Han corrido en la prensa madrileña ríos de tinta sobre este asunto y yo que escribo este artículo el domingo electoral, unas horas antes de ir a depositar mi voto, recuerdo al profesor Francisco Sanmartí de la Universidad de Navarra, de quien fui el más humilde de los ayudantes, que me daba este excelente consejo para impartir mis clases: "Usted, Irigoyen, cíñase al texto". ¡Qué buen consejo me dio aquel latinista tan sabio pero es muy probable que tan magnífico consejo no lo haya cumplido ni una sola vez en mis clases, en mis conferencias y en mis artículos, donde, por un designio inescrutable de la naturaleza, siempre tiendo a irme por los cerros de Úbeda, por los que he sentido una atracción irresistible, exactamente, desde el segundo mes de mi concepción en el vientre de mi adorada madre!

Esta atracción por los cerros de Úbeda acabo de demostrar hasta qué punto es en mí profunda porque, pudiendo haber presentado mi último libro, Poesía reunida(1979-2011) en Madrid, en mi natal y queridísima Pamplona, en Orihuela, en Zaragoza y en otras ciudades a las que me invitan los libreros, elegí precisamente Úbeda para la primera presentación de mi libro porque, además de contar con la librería Venyaprende Libros, que dirige Viky Almuni, cuenta con un instituto de enseñanza secundaria llamado Los Cerros, un nombre, para mí, como generador de emociones, que sólo admite la comparación con Osasuna. Haber leído mis poemas en Los Cerros - escrito con mayúsculas - de Úbeda, y presentado por la fantástica profesora María José Leiva, es una experiencia equiparable a haberlos leído en el Reyno de Navarra, una experiencia que de ningún modo anhelo porque coincido con Rubalcaba en ser hombre de aula - él fue profesor de química y yo, en tiempos, de latín, y ahora de literatura clásica - y el mitin de estadio me viene muy grande porque no lo he practicado nunca. Rubalcaba, a fuerza de practicar, es ya también hombre de estadios.

¿Hay algún vínculo entre Avellaneda Núñez, esta menor, que presuntamente ha muerto a manos de su ex novio porque, según él ha declarado, tuvo un "calentón" al comprobar que ella no quería continuar con la relación que había habido entre ellos, hay algún vínculo, digo, entre esta menor y La Cava, la hija del conde don Julián, de la que se encaprichó el rey don Rodrigo? Indudablemente, lo hay. El presunto homicida de nacionalidad colombiana y don Rodrigo, nuestro último rey godo, coinciden en que hay que satisfacer el deseo sexual independientemente de que la mujer de la que se han encaprichado lo desee o no. Si la mujer no lo desea, existe un recurso para satisfacer el deseo sexual al que un hombre violento puede recurrir con un éxito seguro: y es el recurso de la violación. En la ficción, el rey don Rodrigo está febrilmente encaprichado de La Cava, que, contra su voluntad, acaba yaciendo con el rey y sufre una violación. En las pozas que hay entre Alpedrete y Collado Mediano, dos municipios madrileños, tras una discusión, según el agresor, él golpeó a su ex novia con una piedra y luego la arrastró a la poza. ¿Cuántos crímenes contra las mujeres se perpetran a diario en el mundo por hombres que, por un error genético, nacieron con el cerebro cosido a la entrepierna? Es una pregunta que nos hacemos mientras pensamos que el romance Seducción de La Cava que leo en El Romancero viejo, en excelente edición publicada en Cátedra por Mercedes Díaz Roig, debería renunciar a un título tan atractivo - seducción es una palabra con más connotaciones positivas que negativas - y sustituirlo por el título Violación de La Cava. Probablemente por ser el violador un rey - don Rodrigo - en el título se ha encubierto su gravísimo delito disfrazando de seducción lo que, en esta ficción, es una violación en toda regla.

Leeremos en el IES San Mateo, entre otros, el romance Seducción de La Cava invitando a alumnos y alumnas al máximo respeto en sus relaciones y a la eliminación de toda violencia. La violación de La Cava en el Romancero y el crimen de la menor Avellaneda Núñez pertenecen a la misma familia de salvajes delitos que son la vergüenza de la raza humana.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra