Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CONCHA VELASCO ACTRIZ

"No he sido feliz en el amor, ¿pero para qué hablar mal?"

  • "Aunque no haya tenido la suerte de llegar a Hollywood, creo que mi carrera artística es de las más importantes del país"

Imagen de la noticia
Concha Velasco actuará en el Teatro Gayarre hasta el domingo.
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA .
Actualizada 07/10/2011 a las 01:02

La duquesa de Alba regalaba el miércoles instantáneas suyas marcándose una rumba en su tercera boda. Incombustible a los 85 años. La actriz Concha Velasco tiene unos cuantos menos (casi 72) pero tampoco reposa en su nuevo espectáculo Concha (Yo lo que quiero es bailar) que hoy recala a las 20 horas en el Teatro Gayarre hasta el domingo. La vallisoletana, que lo mismo triunfa en un musical, en una obra de teatro o en la televisión, llega al Gayarre para repasar su carrera bajo la dirección del dramaturgo Josep María Pou.

¿Cómo están sus pies con tanto bailoteo?

Bastante bien porque tengo una salud estupenda, hace seis años que dejé de fumar... Tengo que tener más cuidado con la voz porque canto mucho, aunque no creo que la gente me exija que cante como la Callas.

¿Con este espectáculo comparte sus reflexiones con el público?

Exactamente, es algo que se suele hacer cuando se llega a un momento crítico de la vida del artista. El que canta suele hacer un repaso a sus canciones, como Raphael, Julio Iglesias, o si eres un actor recuerdas tus obras. Pero, sin falsa modestia, mi carrera es tan variada que tengo de todo: musicales, dramas... Aunque no haya tenido la suerte de llegar a Hollywood, creo que es una de las carreras artísticas más importantes del país.

Así que se siente profeta en su tierra.

Sí, es que empecé muy joven, me tuve que poner a trabajar de muy niña, casi como una delincuente. Con 17 hice mi primera película de protagonista, y de ahí vino Las chicas de la Cruz Roja a los 18 años.

En el musical habla de los éxitos, pero también de sus fracasos...

Sí, por supuesto. Sólo le puse condición sine qua nona Josep María Pou que iba a hablar con sinceridad de los hombres. El daño más grande de mi vida me lo han hecho los hombres, me he enamorado de ellos sin condiciones, les he dado mucho y me han devuelto poco. Esto lo digo a través de los personajes que interpreto.

¿Este homenaje a toda una carrera huele a despedida o continuará en la brecha?

No lo sé...Hubo un momento en mi vida en que quería dejar todo: estaba triste, deprimida y abandonada, no es lo mismo dejar a que te dejen. Pero me ofrecieron La vida por delantey dije que estaba bien para despedirme. Y luego vino la crisis y vi que no me podía retirar.

¿Se verán en las estanterías las memorias de Concha Velasco?

No me gusta la gente que habla mal de los otros, no quiero hacer lo mismo.

Pues hable de su vida.

Pero es que mi vida es de otros. No he sido feliz en el amor, ¿pero para qué hablar mal si vamos a morir todos? O contar lo que has hecho en la cama, con quién te has acostado... eso son picardías de viejo. Yo sólo quiero dejar un buen recuerdo como actriz y como buena persona a mis hijos. Soy creyente y quiero que me entierren con mis padres, y que mis hijos me vayan a ver.

El otro día se casaba la duquesa de Alba...

Es extraordinaria.

¿La conoce mucho?

Sí, me ha ido a ver a todas las funciones que he hecho en el teatro. Yo le he regalado un ramo de flores y ella me ha regalado su amistad. Es una señora muy inteligente y divertida. Hace tiempo presenté un programa que se llamaba Tiempo al tiempo, se hacían entrevistas y le hice una a la duquesa, me recibió en su palacio de Sevilla. Pero nada más terminar la entrevista salió un actor caricaturizándola. Pedí que no se emitiera, me dijeron que no y cuando lo vio, Cayetana me llamó y me dijo "Nunca volveré a dirigirte la palabra, me has defraudado". Me puse a llorar, le mandé unas flores con una tarjeta explicándole lo que había ocurrido, pero las rechazó. Dejé el programa por dignidad, y al cabo del tiempo, cuando estaba representando Inés desabrochadaen el teatro, entró en mi camerino. Le dije "Cayetana, perdona otra vez", y me respondió: "No, perdóname a mí, nobleza obliga". Así que le deseo toda la felicidad del mundo.

¿No le hace recuperar la esperanza en el amor?

No, fíjate lo que te digo. Sólo echo de menos a un hombre para ver un cuadro juntos y poderlo compartir. Ahora dormir con mi nieto de tres años es lo mejor. Cuando me dice "Abuela, guapa" ya soy feliz.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE