Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

MÚSICA | SANTI ECHEVERRÍA

Ser humano Dani

Imagen de la noticia
Dani Martín, en su concierto del viernes en el Baluarte. JAVIER SESMA
Actualizada 07/11/2011 a las 01:05

L O del pasado viernes en Baluarte fue un auténtico baño de guapos. Pero no se piensen que al madrileño Dani Martín semejantes y continuos piropos sólo se los dedicaban las mozas menores de dieciocho -a unas de unos catorce que estaban justo a mi lado casi les deban hasta convulsiones y fueron realmente las primeras en dedicarle el primero en un mínimo silencio después de la primera canción-. Los ojos se les hacían chiribitas a las veinteañeras y a las treintañeras. Delante, un mocico de unos diez pertrechado con la camiseta de Osasuna también las cantaba todas y de qué manera. No le gritaba con el "guapo, guapo". Pero su madre que estaba al lado lo hacía por él y por ella misma. Con semejante ambiente y panorama de rendición total es complicado no llevarse la plaza para tu casa y sin remisión. Y Dani lo hizo, por supuesto, recordando públicamente que no había estado en Pamplona desde el 2008 o 2009, no lo tenía claro. Semejante baño de masas femeninas le hacen ser mas que un autor, cantautor o intérprete, uno de los mas claros fenómenos de masas femeninas de este país. Y en esas circunstancias es igual que haga lo que haga, que le van a perdonar todo para que termine por salir por la puerta grande. En este nuevo formato musical del madrileño todo se ha sacrificado para que brille su estrella por encima de todo. Parece que todo se mueve con cierta humildad, porque ,por no haber, no hubo ni iluminación espectacular -fue digna y correcta para crear ciertos ambientes- ni pantallas de videoproyecciones, ni músicos que le quitaran protagonismo -salvo el tema a dúo Contigo que interpretó con la rubia Cris y cuatro solos de guitarra de Matías- ni apenas elementos originales de atrezzo. Cuatro lamparitas intentaban dar un ambiente más íntimo a este concierto en el que Dani ha dado un golpe de timón alejándose de los mensajes de El canto del loco para ofrecer una figura autobiográfica en la que apela al mundo íntimo del ser humano.

El problema es que no ha variado el registro respecto a lo que hacía en El Canto del loco y apela a los tics del pop-rock en un formato que pide otras opciones expresivas. Lo hace en las maneras escénicas pero también en el registro vocal. Y eso, en versiones como las de Aquellas pequeñas cosas de Serrat o Aunque tú no lo sepas de Quique González pero lanzada a la fama por Enrique Urquijo, es un problema muy serio porque no terminan de cuajar. Les hace falta otra sensibilidad para ser cantadas. pero qué más daba si el pescado ya estaba vendido.

Abrió el concierto con Mi lamento, para dejar claro que sonarían casi todas las de su primer álbum en solitario que se titula Pequeño. Pero no dudó, al margen de las versiones antes mencionadas, de apelar a los momentos más intensos, al menos en lo rítmico, usando algunos temas de El canto del Loco, entre ellos medios tiempos como su conocido Peter Pan, en los que ahora realmente se ha especializado y otros también igual de conocidos como Nada volverá a ser como antes, La suerte de mi vida, o Cruce de caminos. De los de Pequeño los más reseñables fueron El cielo de los perros, La línea, y ese Eres en el que reconoce "no se si me merezco tanto cariño".

En el frenesí general muchas iban y venían levantándose de los asientos y aventurándose hasta la primera línea de escenario para intentar robar alguno de los saludos del cantante. Y así fue todo el tiempo salvo momentos construidos desde la emoción como el de la canción que dedicó a su hermana fallecida repentinamente en 2009, titulada Mi ritmo cardiaco y que todavía no ha grabado. Tras la despedida llegó la tanda de bises que cerró con el conocido 16 añitos. Le dio tiempo para recoger papelitos con mensajes, para lanzar algún piropo sobre todo a su gente y a hacer el pasamanos con las fans.

DANI MARTÍN

Concierto de Dani Martín celebrado el viernes 4 a las 20.30 horas en Baluarte de Pamplona. Lleno. Casi una hora y cincuenta minutos de concierto con tres bises incluidos y una prolongada ovación final con el público puesto en pie mientras Dani saludaba a los que estaban a pies de escenario junto a la primera fila de butacas. Dani Martín, voz y guitarra acústica en algún tema. Acompañado por Cristina Méndez en los coros y guitarra acústica; Iñaki García, piano y teclados; Matías Eisen, guitarras; Manolo Mejías, bajo y Carlos Gamón, batería y percusión.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE