Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

MÚSICA

Muere una de las grandes damas del blues, Etta James

  • Dueña de una poderosa voz tan legendaria como su carácter, la cantante falleció a los 73 años en los Ángeles víctima de una leucemia.

La cantante Etta James
La cantante Etta James
ARCHIVO
  • AGENCIAS. LOS ÁNGELES
Actualizada 20/01/2012 a las 21:11
Etta James, una de las grandes damas del blues y el jazz, dueña de una voz tan poderosa e imprevisible como su carácter, murió este viernes a los 73 años víctima de una leucemia, según confirmó la portavoz y amiga de la cantante estadounidense, Lupe de León. Con la muerte de Etta James se apaga una estrella que ganó en su carrera seis premios Grammy y diecisiete Blues Music Awards. Dueña de un gran talento de múltiples perfiles, la montaña rusa de la vida zarandeó sin misericordia para conducirla varias veces de lo más alto a lo más bajo y que le permitió entrar en la historia de la música con un tema mítico, 'At last'.

"Su música desafiaba todas las categorías. Trabajé con Etta durante más de 30 años. Era mi amiga y la voy a extrañar», dijo Lupe De León, quien confirmó que la cantante, cuyo verdadero nombre era Jamesetta Hawkins, sufría de una leucemia terminal y murió en un hospital de Riverside, al este de Los Ángeles, en el que estaba ingresada desde hacía un mes.

El mal humor de Etta James era tan legendario como su voz. Una leyenda que mantuvo viva mientras su cuerpo se lo permitió. Tuvo que dejar los escenarios y los estudios ante los primeros síntomas del alzheimer y el acoso de la leucemia, que lograría finalmente apartarla de la carretera.

Había nacido en Los Ángeles en 1938. Registrada como Jamesetta Hawkins, nunca conoció a su padre, presumiblemente un hombre blanco, como cab deducir por el color de piel de la cantante. Como tantas chicas de su tiempo, Etta educó su voz y su gusto musical en las iglesias y coros baptistas de góspel. Su talento y su prodigiosa voz, que paseó de niña por las radios, llamaron la atención de Johnny Otis, baterista y cazatalentos que le dio la primera oportunidad con 'Roll with me Henry', una tórrida canción que sería aun hoy políticamente incorrecta y que grabó con el edulcorado título de 'Wallflower' cuando aún era una adolescente.

Su carrera fue ascendiendo peldaños e los cincuenta con su grabaciones en Modern Récords hasta explotar en los sesenta, cuando fichó por el sello que comandaba en Chicago Leonard Chess, un cantante que le hizo grabar todo tipo de temas, desde los más dulzones, comerciales y blandengues, hasta la esencia más auténtica del blues, el jazz y el soul que imperaba en aquella década prodigiosa. El éxito se afianzó con duetos grabados junto a su pareja de entonces, Harvey Fuqua, con quien interpretó temas como 'Trus in me' o 'Etta James rocks the house'. A finales de los setena cosechó sus mayores éxitos de la mano de Lenorad Chess con registros como 'Tel mama' y 'I'd rather go blind'.

Pero las cosas se tuercen para Etta con la muerte de Leonard Chess, un fallido intento de Etta para probar suerte en el rock y en el pop y la caída de la cantante en el infierno de la drogas. Probó muchas pero quedo atrapada en la redes de la heroína, lo que le llevó a encadenar problemas con la justicia, entradas y salidas de la cárcel y tentativas de desintoxicación en los ochenta. Obesa y desnortada, en medio de tanto desastre, aun halló energías para hacer historia con discos como 'Deep in the night', con producción de Jerry Wexler, y confirmarse como la reina del soul con 'Seven Years Itch'.

En los noventa entrega todavía álbumes míticos como 'Mystery Lady' , homenaje a Billie Holiday, o 'Life love and the bues' y se las arregló para rentabilizar la gloria pasada actuando en pequeños escenarios por todo Estados Unidos. Tuvo también ánimos para contar su bajada a los infiernos y su ascenso al purgatorio en la autobiografía 'Rage to survive: The Etta James story' (La rabia de sobrevivir: la historia de Etta James).

Hace tres años volvía a dar cuenta de su incendiario carácter al recriminar públicamente a Barack Obama que reclutara a Beyoncé Knowless para ilustrar musicalmente su toma de posesión. Barack y Michelle Obama bailaron 'At last', el memorable tema de Etta que cantó para ellos Beyoné, la misma que, para gran cabreo de Etta, la había encarnado en la película' Cadillac Record', una revisión de la discográfica Chess que se tomaba muchas licencias sobre la historia de Etta.

James fue incluida en el salón de la fama de rock en 1993 y en 2001 entraba en el del blues. En 2001 publicó el disco 'The dreamer' y aun sería galardonada con un Grammy por toda su trayectoria en 2003.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE