Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

MUESTRA DE CINE DE TUDELA

Mario Casas desata la locura en Tudela

La Muestra de Cine de Tudela tuvo ayer un final apoteósico con "3 metros sobre el cielo"

  • JAVIER UBAGO/ JESÚS MANRIQUE . TUDELA
Actualizado el 20/03/2011 a las 02:48
NERVIOS incontrolables, emoción sin límites, lloros, chillos... Todo es poco para definir lo que se vivió ayer en el cine Moncayo, con motivo de la clausura de la Muestra de Cine de Tudela. Era el día de 3 metros sobre el cielo, la película más taquillera del año pasado en España con 8,4 millones de euros recaudados y más de 1.330.000 espectadores. Pero, sin duda, fue el día de Mario Casas, el protagonista y auténtico ídolo de las quinceañeras españolas, quien llegó acompañado por el director, el navarro Fernando González Molina, y la coprotagonista María Valverde.
La expectación desbordó todas las previsiones. Primero se agotaron los 230 abonos para la muestra, la mayoría para asegurarse la entrada de ayer, y luego fueron las apenas 100 entradas que se sacaron ayer a la venta. Las más osadas hicieron cola desde antes de las 9 de la mañana para poder ver a Mario Casas en carne y hueso.
La llegada del actor estaba prevista para las 19.30 horas, pero desde mucho antes cientos de chicas jóvenes se arremolinaban en los alrededores apoyadas en las vallas y vigiladas por un amplio despliegue policial.
La tensión era máxima. Cada movimiento extraño que se percibía acababa en un griterío ensordecedor hasta que, por fin, llegó Casas con María Valverde y Fernando González. Fue un momento impresionante. La locura se desbordó y el coche fue rodeado por decenas de adolescentes que casi no les dejan salir. Por fin, lograron hacerlo y entraron rápido en el cine, dejando claro en sus rostros el asombro e incluso de cierto respeto ante la avalancha de gente.
Pero eso no fue todo. El momento cumbre llegó cuando, con el cine abarrotado por 350 personas, se abrió la puerta y se intuyó la aparición de Casas. Los decibelios se desataron con los chillos y muchas optaron por ponerse en pie sobre las butacas para verlo mejor. El acto fue escoltado por tres policías municipales por todo el pasillo mientras cientos de cámaras se disparaban a su paso.
El momento más tenso
Fue al llegar a la primera fila y tomar asiento junto a sus compañeros cuando se vivió el momento más crítico. Decenas de jóvenes se arremolinaron a su alrededor a empujones y cercando a Mario Casas, ante el esfuerzo de la policía. Al final, decidieron subir a los tres al escenario para evitar problemas y todo se tranquilizó.
A partir de ahí, comenzó la presentación y el coloquio, en el que las asistentes hicieron muchas preguntas. Incluso, un grupo de chicas de Tafalla le pidieron que firmara una bandera inglesa como la que aparecía en la película, a lo que accedió. También se puso un pañuelo de fiestas de esta localidad con el que abandonó el cine, de nuevo entre vítores, chillos y decenas de flashes.
La salida del cine también fue complicada, ya que todavía aguardaban un centenar de jóvenes. Protegido de nuevo por la policía, pudo llegar al coche, pero las adolescentes lo rodearon y apenas podía avanzar. Cuando lo consiguió, hubo algunas que corrieron tras el vehículo más de cien metros en busca del preciado autógrafo.
11 horas esperando a Mario HASTA 11 horas fueron capaces de esperar las adolescentes a las puertas cerradas del cine Moncayo para ver en primera línea a su ídodo Mario Casas. A las nueve menos cuarto de la mañana tres jóvenes de Fontellas se plantaron delante de la taquilla del cine para conseguir entradas de la sesión de la tarde.
Paula Francés Jiménez, Henar Francés Ochoa y Olaia Castañeda Crespo, de 15 años, querían, ante todo, tener una foto con el actor gallego y hacían de "avanzadilla" de un grupo de nueve amigas. "Ya he visto la película dos veces", destacó Paula Francés. "Está muy bueno y lo que más ilusión nos hace es que nos firme un autógrafo y hacernos una foto", comentaron.
Desde Tafalla
Cristina Fernández Abril, Laura Zabalza Cuesta y Elena Sánchez Romeo se desplazaron desde Tafalla y reservaban su puesto en la fila 15 minutos más tarde. "Somos fans totales de Mario Casas. Es un buen actor y muy guapo. La película la hemos visto dos veces, pero lo queremos conocer de cerca porque nunca lo hemos visto en persona", comentaron.
Las adolescentes tafallesas se habían traído comida. "Hemos venido tres, pero a lo largo del día llegarán las demás y traerán más comida. Nuestras madres nos dicen que estamos locas", dijeron.
La fila engordaba en número y una hora después hicieron acto de presencia las tudelanas Marta Ramos Lasheras, Raquel Benito Ramírez, María Mangado Padilla, Silvia González Sánchez, María Pérez, Marta Pérez Berrueta, Alba Huerta Apestegui y Patricia García Pérez.
"Cuando llegue la gozaremos. Queremos que nos firme, poder tocarlo y si nos podemos hacer una foto lo completamos. Vamos a estar hasta las ocho y cuarto, haremos turnos, unas irán a comer a sus casas y otras comeremos aquí bocadillos", confesaron.
Tampoco tenían entradas, aunque trataron de conseguir abonos, pero cuando fueron ya estaban agotados. "Mi madre me ha dicho que le lleve un autógrafo", afirmó una de las tudelanas.
MARÍA VALVERDE ACTRIZ "Para mí el físico es más importante que la cara" María Valverde Rodríguez cumplirá el próximo jueves 24 años. La actriz madrileña, nacida en Carabanchel, se ha convertido, pese a su juventud, en una artista de renombre.
¿De todas sus películas con qué personaje se quedaría?
Más que personajes me quedo con muchas personas que he tenido alrededor. Podría nombrar a muchos y grandes directores y compañeros porque me considero una privilegiada.
Pero el privilegio hay que ganárselo...
Quería ser actriz desde que tenía 8 años, pero no por el hecho de ser actriz sino porque quería salir en un cartel. Para mí era lo más visual y más llamativo. Me he hecho un hueco con mucho respeto y quiero dar las gracias a toda la profesión.
¿Ha encontrado muchas trabas?
Sí, porque también hay gente muy mala, menos de la que hay buena, pero llama más la atención. Hay envidia como en todas las profesiones, pero aquí estamos más expuestos a la opinión y uno tiene que saber dónde está para que no te afecte.
¿Se ha dejado algo por el camino?
Creo que nada. Todo ha llegado cuando tiene que llegar y he tomado decisiones y responsabilidades que te ayudan a crecer. Me falta todo porque sólo acabo de empezar.
¿Ser guapa ayuda a llegar a la cúspide?
Para mí es más importante el físico que la cara. De físico tienes que estar bien y preparada porque si tienes un desnudo te has de ver guapa tú y que te vea la sociedad. Antes sólo se le exigía a la mujer y ahora al hombre también de alguna manera.
MARIO CASAS ACTOR "En dos años habrá otro chavalito y esto se calmará" Mario Casas (La Coruña, 12 de junio de 1986) parece que no tiene techo. A sus éxitos en televisión, con series como Los hombres de Paco o ahora El Barco, suma triunfos en la gran pantalla. El último el de 3 metros sobre el cielo, que ayer se presentó en Tudela como clausura de la Muestra de Cine de la capital ribera. A pesar de la marabunta en la que se encuentra y del asedio que tuvo que soportar a su entrada en el cine Moncayo, Casas sorprende por su tranquilidad y parsimonia al hablar.
El recibimiento ha sido apoteósico.
Lo de hoy (por ayer) ha superado todo lo que esperaba. Puedes pensar que va a acudir gente, pero no tanta, desde luego.
¿Cómo vive el día a día siendo el icono de las jóvenes?
No es tan loco como hoy, sobre todo cuando estoy en casa con la familia y mis hermanos -bromea-. Es a días, pero lo agradezco porque la gente es la que te sigue, paga por ir al cine y te ve en televisión. Hay momentos que estás en un estado de ánimo que no te apetecen cosas, pero nunca lo enfoco contra la gente que me pide una foto, y más si viene con una sonrisa y con respeto.
¿Puede hacer una vida normal?
No, no al principio, pero te acabas acostumbrando y tu vida empieza a ser otra. Durante este tiempo es así, tienes que tener cuidado con una serie de cosas, a lo mejor salir menos y quedarte en casa. Eso si lo notas, pero si es para bien, bienvenido sea.
¿Da vértigo ser una de las estrellas más importantes del cine español?
Tengo muy claro que ahora me ha tocado a mí esto, y dentro de dos años habrá otro chavalito y se calmará un poco. Yo lo que quiero es que esto me sirva para seguir trabajando haciendo cine y televisión. Es lo que quiero y espero que sea así y que la gente me quiera unos años más. Además, mi familia me machaca para que tenga los pies en la tierra.
Parece que todo lo que toca triunfa. Para usted la crisis en el cine español no existe.
Existe para todos, pero yo he tenido la suerte de que lo que hago funciona. En eso tengo que agradecer mucho a Fernando González, mi director, porque es el que más me conoce y el que más confía en mí. Pero los sueldos de los actores han bajado muchísimo. Muchos los ven en la televisión, pero son "mileuristas". Hay mucho miedo porque el cine y la tele son muy selectivas y tengo amigos muy buenos actores que no están trabajando.
¿Cuál es la clave?
Si la tuviera me pongo a hacer películas mañana. Son muchos factores. Muchos dicen que soy un actor comercial, pero me gusta entretener al público y que vaya al cine. 3 metros sobre el cielo puede ser comercial, pero está muy bien hecha, muy cuidada y hay un trabajo de equipo increíble.
La televisión ha sido vital para usted.
Son el escaparate para muchos actores jóvenes y si tienes la suerte de empezar una serie que se sigue, como me pasó con Los hombres de Paco, mucho más. Cada vez más actores de cine hacen tele, que antes estaba peor visto. Pero la crisis está clara y todos acabaremos haciendo de todo salvo tres que no lo necesiten. No tenía pensado volver tan pronto a la televisión con El barco, pero me presentan un proyecto así, también con Fernando, y no lo podía desaprovechar.
FERNANDO GONZÁLEZ MOLINA DIRECTOR "Ni en Madrid tuvimos un recibimiento mejor" Nacido en Pamplona en 1975, Fernando González Molina se mostró ayer sorprendido por el recibimiento que tuvieron en Tudela y no descarta hacer un preestreno de la segunda parte Tengo ganas de ti en la capital ribera. "Todo se puede estudiar", dijo.
¿Cómo definiría 3 metros sobre el cielo?
El viaje que ha hecho la película desde que se estrenó la ha convertido en una película fenómeno. Ha llegado a un público joven de una manera brutal que la han convertido casi en un talismán. La ven, me escriben decenas de cartas, de correos, ha llegado a mucha gente y la tienen en un lugar especial. Muchos me dicen cuándo sale el DVD, o se estrena la segunda parte.
¿Qué adjetivo le pondría al recibimiento que han tenido en Tudela?
Muy impresionante. Le decía a Mario que esto no lo habíamos vivido ni en el estreno en Madrid. La segunda parte igual venimos a presentarla a Tudela porque lo de hoy ha sido una brutalidad.
¿Haría un preesteno en Tudela?
Todo se puede estudiar, pero un preestreno de Tengo ganas de tino te digo que no lo hagamos porque nos han recibido genial. Luis Alegre es un anfitrión ideal del que estamos muy agradecidos. Todo se andará.
¿El cine comercial es la alternativa a estos tiempos de crisis y catástrofes?
El término comercial no, sino las películas que busquen entretener al público, que se pueda evadir, que pague 7 euros y pase dos horas divertidas fuera de todos los problemas que nos tocan vivir. 3 horas sobre el cielosólo pretende entretener, emocionar y divertir.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE