Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LITERATURA

Lluís Llach:"Empecé a escribir por azar, pero el proceso ha sido maravilloso"

  • Reconoce ser hijo de la posguerra y de haber crecido en contacto con personas que vivieron la Guerra Civil y, aunque fuera de lejos, la Segunda Guerra Mundial o el exilio
  • El descubrimiento de la amistad, del amor, de la política o la guerra son cuestiones centrales en una novela ubicada en la Barceloneta y en la que también tiene su importancia el movimiento anarquista

El músico, y ahora también escritor, Lluís Llach, en una imagen tomada en 2006

El músico, y ahora también escritor, Lluís Llach, en una imagen tomada en 2006

EFE
0
Actualizada 29/01/2012 a las 18:05
Etiquetas
  • EFE.BARCELONA
Lluís Llach dedicó cuatro décadas de su vida a la canción. En 2007, cuando la dejó para siempre, tuvo el placer de reencontrarse con la lectura y se apasionó. Después, apareció el azar y empezó a escribir. Ahora debuta en la narrativa con "Memòria d'un ulls pintats", su primera novela.

El cantautor de Verges abre el año literario en catalán con una historia de amor entre hombres libres, que se inicia en los años veinte del siglo pasado en el barrio de la Barceloneta, donde cuatro amigos, dos chicos y dos chicas, crecen juntos y empiezan a descubrir el mundo.

Sin querer ponerse bajo los focos de los medios de comunicación, Llach ha optado a la hora de explicar su nuevo proyecto por someterse a una única entrevista, a cargo de la editorial Empúries, paseando por las calles y las plazoletas que aparecen en el libro.

El músico revela que a finales de 2008 un amigo le propuso realizar un guión y "medio en coña" dijo que sí. "Un día empiezas a escribir -prosigue- y de golpe te entran muchas ganas de contar cosas. Y empecé así, sin darme cuenta. Una vez explicado el qué, viene la experiencia de intentar refinar el cómo. Y eso ha sido un proceso maravilloso".

Dice ahora estar completamente seducido por este aprendizaje, que le ha llevado más de tres años y que empezó por azar. "De manera totalmente inesperada y con una historia que no tenía en la cabeza, totalmente ficticia, incluso para mi", apostilla.

Reconoce ser hijo de la posguerra y de haber crecido en contacto con personas que vivieron la Guerra Civil y, aunque fuera de lejos, la Segunda Guerra Mundial o el exilio.

El cantante considera que toda esta gente que le precedía lo hizo en "unas circunstancias espantosas. Riquísimas y al mismo tiempo apocalípticas".

La novela, en cierta manera, es "un libro de amor hacia todos ellos" y cree que eso se nota a lo largo de las 344 páginas.

Preguntado por el hecho de ubicar la historia en la Barceloneta -él siempre tan relacionado con Verges y en los últimos años con Porrera- subraya que en este barrio marinero vivió una mujer a la que quiso de forma desmesurada, Presentació Sendra.

En este sentido, da a conocer que en épocas de su vida en las que no comía siempre caliente ella le protegió y como todas las abuelas que me emocionan, le explicaba sus batallitas de adolescente y de juventud, en un barrio, como el de la Barceloneta, que dentro de Barcelona es un mundo especial.

El descubrimiento de la amistad, del amor, de la política o la guerra son cuestiones centrales en una novela en la que también tiene su importancia el movimiento anarquista, "muy creativo en circunstancias muy en el límite, con una fuerza extraordinaria".

También tiene su papel la Escuela del Mar, donde estudian los jóvenes de la "Colla dels Quatre", Germinal, David, Mireia y Joana, hilo conductor de la trama de "Memòria d'uns ulls pintats".

Lluís Llach afirma que este compacto grupo, que empieza a serlo cuando sus respectivas madres los pasean en cochecito por calles como la del Mar, le ha servido para poder verter en tinta vivencias y momentos del pasado.

"Ha sido la manera de poder explicar no sólo una amistad, sino diferentes ámbitos de lo que podría ser ese tiempo. No sé si habré acertado, porque igual gente de la Barceloneta cuando lo lea dirá que lo que cuento nada tiene que ver con lo que allí pasó, pero me iba muy bien para mi historia".

El poeta Joan Salvat-Papasseit, que había vivido en el barrio, tiene, asimismo, su presencia en el relato.

Llach destaca que cuando uno escribe "aunque haga ficción, hace sus agradecimientos y deja señales. Salvat-Papasseit, una persona capital en nuestra cultura, es una de ellas, igual que otros nombres de la novela", que llegará a las librerías el día 2 de febrero.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra