Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

La vida digital se queda sin Steve Jobs

  • De su cabeza salieron el ordenador iMac, el reproductor de música iPod, el teléfono iPhone y el "tablet" iPad

Imagen de la noticia
Steve Jobs, gurú de Apple, impartiendo una conferencia bajo el icónico logotipo de la manzana. ARCHIVO
Imagen de la noticia
Steve Jobs muestra el iPad, que presentó en 2010. ARCHIVO
  • FERNANDO MORENO . EFE. REDACCIÓN INTERNACIONAL
Actualizada 07/10/2011 a las 01:02

Si algo caracterizó durante toda su vida al fallecido Steve Jobs fue ser capaz de imaginar lo que nadie sabía cómo fabricar y después fabricarlo y hacerlo humano. Jobs soñó allá por 1974 con hacer una máquina amiga; una máquina para cuyo manejo no fuesen necesarios conocimientos de informática, ni haber oído nunca hablar de lenguajes de programación.

Su unión con Steve Wozniak, la otra mitad de la primitiva Apple, redondeó el proyecto. Jobs imaginaba cosas imposibles y Wozniak conseguía hacer que funcionasen.

En 1976 en un garaje -¿qué hubiera sido de la innovación americana si no hubiesen existido los garajes?- nació Apple I, que no era más que un teclado con un procesador conectados a un monitor.

Y soñó que ese aparato no necesitase libro de instrucciones y, poco a poco, en cada nuevo paso, fue simplificando el funcionamiento, haciéndolo más próximo al usuario, más humano. Parecía esconder la tecnología, a base de crear nueva tecnología. Era de esas personas que creen que todo lo que se imagina puede hacerse, lo difícil es imaginarlo.

Cuando los Steves consiguieron convertir en sueño en un negocio, comenzaron los problemas. En 1983 Apple Computer facturaba 2.000 millones de dólares y los tiburones financieros vieron que la locura de aquellos dos muchachos era un negocio.

La salida del Macintosh aumentó el negocio y multiplicó las ventas. Un nuevo artilugio era la base del invento, el ratón, instrumento que ya habían probado en el 81 en el Apple Lisa, pero que ahora se convertía en una herramienta mágica, capaz de traducir las órdenes del usuario a partir de un movimiento con el dedo.

Pero los sueños se ahogaban en el negocio y Jobs salió de la compañía para soñar con nuevas aventuras. Le compró a George Lucas la división de animación y sobre ella creo los estudios Pixar, que revolucionarían las películas de "dibujos".

El mundo del arte le reconoció el mérito y el 1989 el cortometraje de Pixar Tin Toyse llevó el Oscar al mejor corto de animación y en 1996 llegó el segundo con Toy Story. Pero su "hijo" era Apple y a finales de 1996 volvió a la empresa y a partir de ahí se produjo la explosión.

Un dólar de sueldo

Se convirtió en el presidente peor pagado del mundo. Su sueldo era de un dólar y su oficio, nuevamente, imaginar. De su cabeza salió el iMac, donde además de tecnología y sencillez nació otra de las que habían de ser la seña de identidad de la compañía: el diseño, lo bonito.

Apple empezó a hacer las cosas bonitas, deseables, y comenzó la leyenda. Nacieron los "maqueros" caracterizados por pertenecer a una secta que estaba reñida con los "peceros" y con todo lo que sonase a "ventanas".

Pero la leyenda no había hecho más que empezar. En el 2001 apareció una pequeña cajita blanca con una rueda como todo accesorio y que solamente servía para escuchar música. La llamaron iPod y no se parecía a nada de lo existente. No tenía botones. No se sabía cómo podía funcionar aquello. Solo los miembros de la secta podían hacer la magia de que sonase.

Pero la magia sólo requería un dedo y una vez revelado el secreto todos accedían a ella. A la música le siguió la imagen y el iPod se convirtió en un signo: llevar unos auriculares blancos era la señal que distinguía a los seguidores.

Pero la "secta" se hizo masiva. En menos de nueve años más de 220 millones de aparatos blancos estaban en el mercado. Al blanco se unió el negro; la caja original varió de tamaño; las pantallas se llenaron de color y era hora de pensar en el siguiente escalón. A todo ello se le unió un teléfono: nació el Iphone, el teléfono más sorprendente en su momento y más deseado.

Una característica fundamental descolocó a los competidores: se manejaba con un dedo y la pantalla cobró vida, se hizo táctil.

Y su último sueño fue convertir el teléfono en un ordenador sin teclado, sin ratón, que no pesa y que está en conexión permanente a Internet en cualquier lugar. Había nacido el iPad. En tres meses vendió más de tres millones de aparatos y nuevamente todos los competidores a correr detrás.

Pero el páncreas venció a la imaginación y desde enero del 2009 la salud de Steve Jobs se quebró. Volvió al trabajo, pero dos años después tuvo que volver a despedirse. Ayer se despidió del todo, pero su visión permanecerá para siempre en Apple... y en todos sus competidores.

La web de Apple, de despedida

La propia compañía de Steve Jobs decidió cambiar su página web para despedir a su fundador y exdirector ejecutivo, poco después de anunciar su muertes a través de un comunicado. Apple llevó a su portada una gran fotografía en blanco y negro de Jobs, en la que aparece mirando al frente y atusándose el mentón, junto a las fechas que marcan su biografía: 1955-2011. En la páginase podía leer además el siguiente texto de despedida: "Apple ha perdido a un visionario y aun genio creativo, pero el mundo ha perdido a un increíble ser humano. Aquellos que han tenido la suficiente suerte de conocerle y trabajar con él han perdido a un querido amigo y a un mentor inspirador".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE