Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CONCIERTOS

La Oreja de Van Gogh más bailable

  • El grupo donostiarra, con Leire Martínez al frente, ofreció dos horas de concierto y puso en pie al auditorio

Imagen de la noticia
La cantante Leire Martínez, ante el público del Baluarte. La sala estaba prácticamente llena. JAVIER SESMA
Imagen de la noticia
Leire Martínez, durante los primeros minutos del concierto, cantando Día Cero. JAVIER SESMA
  • NEREA ALEJOS/S. ECHEVERRÍA . PAMPLONA
Actualizada 07/11/2011 a las 01:05

La Oreja de Van Gogh, con la puentesina Leire Martínez al frente, estrenó ayer nueva etapa musical en Pamplona convirtiendo al Baluarte en una estruendosa discoteca que prácticamente lucía llena la "pista de baile", es decir, la sala del auditorio.

Segundos antes de que comenzara el concierto, desde las butacas apenas se podía distinguir a los cinco componentes de la banda donostiarra, envueltos como estaban una cegadora descarga de luces que enfatizaba toda la potencia de la música electrónica que iba "in crescendo".

El público, contagiado, empezó a aplaudir al ritmo de la música y entre el atronador chaparrón de decibelios se abrió paso Día Cero, uno de los temas de su nuevo disco, Cometas por el cielo."Y vivo sin vivir en mí, y muero cada hora que se escapa sin saber de ti", cantaba Leire. Muy informal y totalmente vestida de negro, la cantante no dejó de llevarse piropos con un ceñido conjunto de chaqueta de cuero, minivestido, leggins y botas hasta la rodilla.

Con el pie del micrófono decorado con una boa de plumas, Leire Martínez continuó con Esta vez no digas nada, otro tema que sonó por primera vez en Pamplona. Mientras, sobre una pantalla se proyectaban imágenes a gran velocidad. Con esa segunda canción ya empezaron a desatarse las ganas de bailar. Rompió el hielo un grupo de cuatro mujeres que se levantó de sus butacas para moverse al ritmo de la música, sin dejar de aplaudir con los brazos en alto.

En la tercera canción, el grupo retrocedió a la época de Amaia Montero con Cuídate, más conocida por su estribillo ("Cierra la puerta, ven y siéntate cerca, que tus ojos me cuentan que te han visto llorar"). Lo cierto es que, escuchando la canción con los ojos cerrados, resultaría difícil distinguir quién de las dos estaba cantando, ¿Leire o su predecesora? "¡Guapa, guapa!", se oía de vez en cuando desde las butacas, en un espontáneo coro de voces masculinas. El grupo donostiarra siguió alternando los temas que sonaban en la voz de Amaia Montero con los de su nuevo disco, como Las noches que no mueren. Media sala se puso en pie con el estribillo. "¡Muy grande, Pamplona!", exclamó Leire al terminar la canción. Entonces dio paso a Cometas por el cielo, ambientada con imágenes de la Tierra vista desde el espacio. "¡Córtate la melena, Xabi!", le soltaron al teclista, Xabi San Martín, antes de que sonara Rosas. Leire Martínez alargó la canción cantando el estribillo a medias con el público, y lo hizo "a capella".

Vibrante recta final

Entre la veintena de canciones que ofrecieron durante casi dos horas de concierto, no faltaron temas como Oh soledady Tardes de invierno por Madrid. Prácticamente cantaron entero su nuevo disco, incluyendo La niña que llora en tus fiestas, que hasta ahora ha bía servido de tarjeta de presentación. Entre los sonidos electrónicos se intercalaron baladas como Paloma blanca, que cantaron en acústico. En la última parte del concierto, parte del público empezó a acercarse al escenario, hasta formar un grupo de un centenar de personas. En su despedida de Pamplona, La Oreja de Van Gogh se volcó con cuatro bises. Todo el Baluarte se puso en pie con Once de marzo, El último vals, Cometas por el cieloy La reina del pop. Justo al terminar el concierto, el grupo se quedó a saludar a los seguidores que sehabían congregado a pie de escenario. Y con todo el público puesto en pie, los cinco componentes de La Oreja se fundieron en un emotivo abrazo.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE