Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Javier Reverte narra su travesía por el Ártico

"Herimos a la naturaleza y se venga", asegura el viajero y escritor al presentar la novela "Los mares salvajes"

  • MIGUEL LORENCI . COLPISA. MADRID .
Publicado el 18/04/2011 a las 01:05
Durante casi cinco siglos navegantes, aventureros y comerciantes buscaron con ahínco el Paso del Noroeste, la ruta que permitiera conectar Europa y el este americano con Asia a través del hielo ártico. Tras infinitud de intentos fallidos que se cobraron muchas vidas y navíos y el descomunal esfuerzo de Roald Amundsen, que tardó tres años en cruzar a trompicones el mar helado a principios del siglo XX, la caprichosa naturaleza reabrió esta mítica e inhóspita ruta hace nada. Ocurrió en 2007 cuando el infierno blanco y helado dejó de ser infranqueable gracias al calentamiento global y el deshielo. El siempre atento Javier Reverte (Madrid, 1944) se subió otra vez a la rueda viajera en la que lleva varias décadas y se marcó un nuevo reto: navegar el Ártico de este a oeste. Fue un viaje de casi dos meses y cerca de 10.000 kilómetros en avionetas trenes y coche y sobre todo en barco que dieron pie a un nuevo libro del periodista y viajero: En mares salvajes(Plaza & Janés). Cuenta Reverte lo bueno y lo malo de este deshielo, que tiene bastante de bendición sin dejar de ser una maldición. Y es que tras una epopeya secular, la apertura del helado Paso del Noroeste ha recrudecido la sorda batalla por la soberanía de unos parajes desolados pero riquísimos en recursos naturales. "Bajo el hielo ártico está el 25% de las reservas de hidrocarburos del planeta." advierte Javier Reverte.
Con el deshielo llegará el turismo de masas que hasta ahora había puesto su atención, sus dólares y euros en la Antártida. "Pronto, como ocurre en el sur, serán cientos de miles de turistas los que lleguen en cruceros a esos parajes virginales, con lo que eso supone de contaminación, masificación y perversión de los escasos asentamientos humanos, los inuit, que de por sí ya tienen una vida muy dura", lamenta Reverte. "Los humanos hemos herido a la naturaleza, y probablemente se vengue. No le faltan recursos, como acabamos de ver con el tsunami de Japón, y lo seguirá haciendo" vaticina el escritor.
volver arriba

Activar Notificaciones