Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El periodismo "decente" de Gabilondo

  • El periodista ofreció ayer la primera charla de la temporada de actividades del Foro Gogoa. Ante un auditorio abarrotado, el donostiarra reflexionó sobre la necesidad de que los medios de comunicación se rijan por unos principios éticos sólidos

Imagen de la noticia
Iñaki Gabilondo compartió mesa con Javier Pagola, del Foro Gogoa, en un Salón de Actos del Instituto Plaza de la Cruz abarrotado, con gente sentada en el suelo. J.A.GOÑI
  • AINHOA PIUDO . PAMPLONA
Actualizada 06/10/2011 a las 01:00

IÑAKI Gabilondo llegó ayer a las ocho de la tarde al Salón de Actos del Instituto Plaza de la Cruz. Después de sortear el reguero de personas que se habían apoderado del pasillo central, logró alcanzar su sitio en el escenario. Se llevó la mano al bolsillo, sonrió, sacó su iPhone y tomó un par de fotos del público, como si por un momento el centro de atención hubiera dejado de ser él. Los asistentes abarrotaban el aforo (de unas 600 personas) y aún se desperdigaban por las inmediaciones de la sala, esperando captar al vuelo las palabras del periodista. "Estoy realmente impresionado. Si no fuera porque estoy entre amigos, casi me daría miedo", bromeó.

Gabilondo (San Sebastián, 1942) vino ayer a Pamplona a hablar, cómo no, de periodismo. Pero de no de modelos de empresa, de nuevas tecnologías o del blog diario que tiene en las ediciones on line de El País y de la Cadena Ser. No. Quiso hablar de lo que él considera que todos, tanto medios de comunicación como sociedad civil, hemos olvidado absortos en las batallas diarias. "Los periodistas solamente somos administradores del derecho a la información que tienen los ciudadanos. No somos dueños de nada", advirtió en el marco de actividades del Foro Gogoa, asociación civil que busca crear espacios de encuentro para el pensamiento crítico social y religioso. "No importa si es un medio público o privado, de derechas o de izquierdas. Antes que todo eso, está el compromiso que tenemos con la sociedad, y la sociedad tiene derecho a reclamarlo", insistió. "Que no os hipnoticen, que no os mareen, que no os quieran engañar", advirtió.

Ese compromiso, que es "muy difícil" de plasmar, se pierde, por ejemplo, cuando se intercambian papeles, y en vez de "vigilar al poder en nombre de los ciudadanos, se vigila a los ciudadanos en nombre del poder", dijo. También se pierde cuando se olvida que las personas son las protagonistas. "La materia prima de nuestro trabajo es la gente. Si no te importa lo que les ocurra, te has equivocado de profesión", aseguró mencionando al también periodista Ryszard Kakapuscinski.

Se desvirtúa igualmente la función de los medios cuando estos esgrimen la bandera de la libertad de expresión para publicar aquello que "que está más allá del terreno de la civilidad". "Las fotos de Marta Chávarri sin ropa interior se publicaron en nombre de la libertad de expresión, cuando era indefendible", recordó. "No estoy hablando de traspasar el código civil o el código penal, porque creo que hay que parar antes", expuso. "Por fin he entendido lo que me quería decir mi madre cuando de pequeño me decía que teníamos que ser decentes. De eso estoy hablando, de decencia, de honradez, de juego limpio, de ética".

Debe haber principios tan sólidos que supongan una barrera frente a presiones o intromisiones, tanto internas como externas. "Un cirujano se pone siempre los guantes, sea la empresa que sea, tenga o no tenga prisa, gane o pierda dinero con ello. A los periodistas nos falta eso, crearnos esa barrera", insistió.

Un mundo que se marcha

El mundo que conocemos está desapareciendo porque la tecnología lo está poniendo patas arriba. Y del que vendrá, no podemos hacernos a la idea. "Tampoco los romanos sabían que vivían en la era antes de Cristo", ejemplificó. Por ello, porque es imposible entender la vida "en perspectiva", deberíamos "relajarnos" y volver "a la esencia". "No tengo ni idea de cuál será el modelo periodístico que se sostenga en el futuro, pero sí sé que siempre será necesario el periodismo para entender el mundo", auguró.

Gabilondo solo le puso un pero a esta creencia férrea que tiene sobre la supervivencia de la profesión : "Si llega el día en que a la gente le dejen de interesar los demás, lo común, entonces el periodismo morirá. Ese es mi gran miedo", admitió.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE