Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LITERATURA

Carmen y Gervasio Posadas destapan con humor la vida diplomática en 'Hoy caviar, mañana sardinas'

Carmen Posadas compara la vida diplomática con un

Carmen Posadas compara la vida diplomática con un "suflé" que sube y baja

ARCHIVO
0
Actualizada 13/11/2011 a las 15:50
Etiquetas
  • E.PRESS.MADRID
Los hermanos Carmen Posadas y Gervasio Posadas desvelan con humor la vida diplomática en la novela 'Hoy caviar, mañana sardinas' (Planeta), un guiño a su propia experiencia, que los llevó a vivir en ciudades como Moscú, Buenos Aires y Londres, donde su padre desempeñó cargos diplomáticos.

Carmen Posadas compara este modo de vida con un "suflé" que sube y baja: "Un día está uno tomando caviar en una recepción del Kremlin o el té con la reina de Inglaterra y al siguiente comiendo un bocadillo de sardinas mientras pega sellos en una oficinucha minúscula de un oscuro ministerio", describe.

Con todo el humor que la ocasión permite, los hermanos se sirven de situaciones imposibles y todo tipo de recetas para recorrer la vida de una familia de diplomáticos, a través de los recuerdos de su infancia y de los diarios de su madre, Bimba.

Sin embargo, el hilo conductor de esta historia es la gastronomía: un buen número de recetas que Bimba Posadas recopiló a lo largo de sus viajes y de su labor como mujer de embajador, anfitriona constante y maga de la cocina en situaciones a veces imposibles.

Estas aventuras servirán además para recorrer un pedazo de los 30 años de historia en los que se enmarca este relato: desde los rancios salones de la clase alta madrileña de finales del franquismo, hasta la surrealista y burocratizada sociedad soviética de Kruschev o las inamovibles costumbres británicas, sacudidas por la llegada de lady Di.

MADRID, PUNTO DE PARTIDA


El relato tiene su punto de partida en Madrid, adonde llega la familia de Carmen y Gervasio Posadas cuando su padre es nombrado embajador de Uruguay en España. La capital es entonces una ciudad provinciana que sufre los efectos de un tardofranquismo anquilosado y aburrido, por lo que los diarios de Bimba Posadas ofrecen una mirada de extrañamiento de los usos y costumbres de la época.

"Por no hablar de algunos platos españoles que yo no me atrevería a probar ni aunque estuviera muriéndome de hambre en mitad del desierto, como esos chipirones en su tinta que parecen sumergidos en grasa de automóvil, o unos gusanos que, según ellos, son muy ricos y se llaman angulas", señala en su diario.

Entre las anécdotas a las que hace referencia, destaca la del mayordomo que pide un cigarrillo a uno de los comensales a los que está sirviendo la cena. La clase alta madrileña era tan "fiestera" y su presupuesto no llegaba para emular al de sus invitados, por lo que Bimba tiene que ingeniárselas para conseguir fiestas y comidas donde haya foie sin hígado y sin pato o langosta sin langosta.

Los duques y condesas, los nuevos ricos, sus adulterios institucionalizados, sus videntes, sus militares, Franco, las primeras fiestas marbellíes y sus primeros famosos se convierten en objeto de análisis para Bimba Posadas, quien, a partir de sus escritos llevará a cabo, sin quererlo, un auténtico estudio sociológico sobre la alta sociedad española.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra