Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CUTURA

Ulises, Gulliver y Tati inspiran 'Un océano de amor', una novela gráfica muda

  • La ausencia de palabras, el hecho de que la pareja protagonista sea francesa, y el tempo de las escenas y de las situaciones que viven los personajes hará recordar a Jacques Tati

  • EFE. BARCELONA
Actualizada 13/12/2015 a las 13:55
Ni una sola palabra, así de radical se presenta la novela gráfica 'Un océano de amor', del Wilfrid Lupano y Gregory Pannacione, una fábula muda de tintes ecologistas donde es fácil encontrar referencias de 'La Odisea' de Homero, 'Los viajes de Gulliver', o el cine silente de Buster Keaton y Jacques Tati.

"Es una divertida, hermosa y poética historia", coinciden el guionista Wilfrid Lupano (Nantes, 1971) y el dibujante Gregory Pannacione (Antony, 1968) a la hora de definir su trabajo en una entrevista con EFE.

'Un océano de amor' (Reservoir Books) narra el periplo de un veterano pescador bretón, perdido en el mar durante una tormenta, y las vicisitudes que rodean su regreso a casa para encontrarse con su mujer, que le espera (o no), un argumento, a priori, simple, clásico, pero al que la pareja de autores franceses imprime un tono romántico y un toque cómico.

"Mi deseo era escribir una historia muda, y una historia de amor, pero no el nacimiento de una historia de amor, más bien, el amor entre dos personas que han vivido juntas durante mucho tiempo", desvela Lupano, que se fijó el objetivo de situar la novela en el océano.

"Para una historia muda, un hombre solo en su barco es ideal. Y además me permitía hablar de ecología, del estado de nuestros océanos", añade el guionista, que con esta fórmula sin palabras ha explorado una nueva forma de escritura "fuera del terreno más trillado".

A juicio de Pannacione, "lo mudo" abre al lector la posibilidad de viajar a otra dimensión, crear su propio ritmo, sus sonidos e incluso, en ocasiones, la "música" de lo que está leyendo.

"El lector se ve obligado a tener una parte creativa, debe imaginar más cosas, y por lo tanto se vuelve más activo que en el cómic tradicional", comenta el dibujante, sobre unas viñetas en las que no aparecen ni las habituales onomatopeyas propias del género.

Algunas referencias literarias de esta novela gráfica, ganadora del premio FNAC Francia 2015, resultan evidentes. "En nuestra historia, la 'madame' (la esposa del pescador extraviado) es una Penélope que hace ganchillo en lugar de tejer", pero también hay un homenaje a Gulliver, cuando el marinero se adentra a lo largo de las páginas en parajes de extraños mundos", descubre el autor del guión.

"Un océano de amor" combina en el interior de sus viñetas dos tiempos históricos: uno moderno y contemporáneo, y otro tradicional, con una iconografía anclada en un pasado indefinido, tanto por las ambientaciones de los dibujos como en el personaje del pescador y su esposa, vestidos como en el siglo XIX.

"Es una manera de liberarse de lo real. Me gustan los mundos de este tipo que se puede encontrar, por ejemplo, en la película 'Delicatessen', Jeunet y Caro. Se desenfocan las pistas para desestabilizar al lector", indica Lupano.

La ausencia de palabras, el hecho de que la pareja protagonista sea francesa, y el tempo de las escenas y de las situaciones que viven los personajes hará recordar al lector casi inevitablemente a los filmes del genial Jacques Tati.

"Nos lo dice un montón de gente, pero en mi caso no hubo una inspiración consciente en el maestro de lo mudo", reconoce Pannacione, mientras que para Lupano resulta difícil no pensar en el cómico francés cuando se tienen en mente escenas mudas, "sobretodo por el lado anacrónico de la novela, por la aparición de lo extraño "y los giros narrativos que se van produciendo en las páginas.

'Un océano de amor' parte de un titulo de corte romántico y la novela combina la historia de amor, el humor y un mensaje ecologista muy claro sobre el estado de los mares y los efectos de un desarrollo descontrolado, ingredientes que argumentalmente no parecerían casar, aunque los autores no compartan esa visión tan canónica.

"La ecología es amor, ¿no?. En serio, no quería tener que elegir entre los diversos temas sobre los que quería hablar. Y creo que es mejor para mantener al público en la historia, no prescindir de herramientas como el humor o la aventura fantástica para lograr un mensaje comprometido, que de otro modo sería demasiado directo, demasiado moralista, demasiado presente...", argumenta el guionista.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE