Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Literatura

Recuperan una de las mayores hazañas de Leigh Fermor

  • 'Secuestrar a un general', de Leigh Fermor, no vio la luz en el Reino Unido hasta el año pasado

Portada del libro 'Secuestrar a un general', de Leigh Fermor.
Portada del libro 'Secuestrar a un general', de Leigh Fermor.
CEDIDA
  • efe. sevilla
Actualizada 22/11/2015 a las 16:28
Patrick Leigh Fermor, uno de los mejores autores de libros de viajes de todos los tiempos, protagonizó una de las mayores hazañas de la Segunda Guerra Mundial, el secuestro del general Karl Kreipe en la isla de Creta, tomada por los nazis, una aventura que el mismo narró y que ahora se ha traducido al español.

'Secuestrar a un general' es el título con el que la editorial cordobesa Berenice ha publicado en España esta obra póstuma de Leigh Fermor que hasta el año pasado no vio la luz en el Reino Unido por haber permanecido olvidada entre los papeles del autor de 'El tiempo de los regalos', fallecido en el 2011.

La hazaña de Leigh Fermor secuestrando, el 26 de abril de 1944, al comandante en jefe de las fuerzas alemanas en Creta -al mando de casi 50.000 hombres- fue llevada al cine en una cinta protagonizada por Dick Bogarde, si bien el relato del escritor británico concentra mucha más tensión, dramatismo y sentido del humor que el filme.

El libro describe con el pulso narrativo propio de un maestro su salto en paracaídas, sus escondrijos en las cuevas y los meses que pasó en la isla con la cobertura de guerrilleros cretenses, hasta sacar con vida al general en un buque británico rumbo a El Cairo, con el consiguiente golpe a la moral germana.

Del relato de Fermor, traducido por Inés Beláustegui, se trasluce la relación casi amistosa que fue trabando con Kreipe durante su constante huida por las montañas, así como en los permanentes cambios de refugio, calados hasta los huesos por la lluvia o soportando nevadas, al ir comprobando que el militar no era ni un nazi convencido ni un entusiasta de Hitler.

De hecho, el álbum fotográfico incluido en la edición española incluye una imagen de ambos, casi treinta años después del secuestro, brindando en Atenas, con el Partenón al fondo, en una cita conmemorativa que reunió a algunos de los comandos británicos y guerrilleros cretenses que intervinieron en la operación.

La noche del secuestro, Fermor, que entonces tenía 29 años, y el también escritor y oficial británico William Stanley Moss, que contaba con 22 años y que intervino como voluntario, ataviados con uniformes alemanes pararon en un recodo de una carretera el coche del general Kreipe.

Con la ayuda de un puñado de guerrilleros cretenses y comandos británicos, tras reducir al conductor del general, que trató de abrir fuego contra ellos -fue el propio Fermor quien inmovilizó a Kreipe apoyando en su pecho el cañón de una pistola-, el grupo huyó con su presa en el propio coche del general, con Moss al volante y Fermor de copiloto tocado con la gorra de Kreipe.

De esa guisa y con los conocimientos de alemán de Fermor, el coche, con el general tumbado junto al asiento de atrás y un puñal sujeto junto a su garganta, llegó a atravesar hasta 22 controles militares, ya que cuando trataban de detenerlo Fermor gritaba por la ventanilla "¡General wagen!" ("¡Coche del general!") y Moss aceleraba.

Uno de los momentos más deslumbrantes es el que evoca un momento de descanso, tumbados entre las rocas y fumando, el general Kreipe, mirando una cumbre nevada que tenían enfrente, recitó en latín los dos primeros versos de una oda de Horacio que Fermor se sabía de memoria, de modo que siguió recitando los versos latinos hasta concluirla.

"¡Caramba, comandante!", exclamó el general, mientras que Fermor recuerda ese instante con estas palabras: "Y durante cinco minutos la guerra se esfumó sin dejar rastro".

La edición española de 'Secuestrar a un general' lleva el subtítulo de "La Operación Kreipe y el Servicio Británico de Operaciones Especiales en Creta" ya que, además del relato de Fermor, incluye como anexos sus informes de guerra sobre la operación del secuestro y de sus misiones previas en Creta, donde también estuvo operando en 1942 y 1943.

Igualmente lleva un prefacio del historiador británico Roderick Bailey, gracias al cual esta obra se publicó el año pasado en inglés, y de mapas que detallan la ruta de cientos de kilómetros que el grupo de secuestradores y Kreipe cubrieron a pie antes de abandonar la isla, subiendo y bajando montañas.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE