Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ARTE

El Thyssen acoge 80 obras de Munch, el pintor de la angustia

  • La exposición se podrá disfrutar desde el 6 de octubre hasta el 17 de enero

Versión en lápiz litográfico y tinta china de 'El grito' (1895).

Versión en lápiz litográfico y tinta china de 'El grito' (1895).

0
Actualizada 04/10/2015 a las 10:31
  • EUROPA PRESS. MADRID
El Museo Thyssen-Bornemisza acoge desde el próximo martes 6 de octubre hasta el 17 de enero la exposición 'Edvard Munch. Arquetipos', la primera retrospectiva que se realiza del pintor noruego en Madrid desde 1984.

Esta muestra, posible gracias a la colaboración del Museo Munch de Oslo, reúne una selección de 80 obras de este artista, considerado uno de los padres del arte moderno junto a Cézanne, Van Gogh y Gauguin, debido a su contribución a la formulación de la sensibilidad artística, además de símbolo universal de la angustia y la alienación del hombre moderno.

Algunas de las obras que se podrán ver en esta exposición son 'Atardecer' (1988), 'Melancolía' (1892), 'Madre e hija' (1897), 'Agonía' (1915), la versión en lápiz litográfico y tinta china de 'El grito' (1895), 'La niña enferma' (1939), 'Mujer' (1925), 'Pubertad' (1914-1916), 'Celos' (1913), 'Asesinato' (1906), 'Mujer vampiro en el bosque' (1916-1918), 'El beso IV' (1902), 'Bajo las estrellas' (1900-1905), 'El artista y su modelo' (1919-1921) o 'Desnudo femenino de rodillas' (1919).

En el arte de Munch confluyen las tradiciones artísticas, corrientes literarias progresistas y especulaciones esotéricas, para crear toda una mitología de los tiempos modernos y con una firme actitud de experimentación.

A través de arquetipos e imágenes primigenias de comportamientos humanos, Munch logró establecer múltiples relaciones entre los signos externos del mundo físico y la dimensión espiritual más oculta.

Obsesiones existenciales como el amor, el deseo, la ansiedad, los celos, la enfermedad o la muerte, y estados de ánimo como melancolía, soledad o sumisión, se muestran en su obra a través de la actitud corporal de los personajes, paralizados en una especie de tensión estática en el momento preciso en que su gesto expresa el sentimiento que deben representar, y determinan también la escenografía y el tratamiento espacial de la composición.

Las formas planas y sinuosas, el color simbólico, la deformación expresiva del cuerpo, o la utilización de texturas y técnicas experimentales del grabado, fueron igualmente elementos básicos de su vocabulario artístico y se podrán contemplar en las obras que ahora acoge el Thyssen.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra