Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Arte

El Miró más libre se desata en el Centro Pompidou Málaga

  • El museo presenta en su primera exposición temporal 46 piezas de la obra tardía del autor catalán

Una joven observa parte de la muestra.
Una joven observa parte de la muestra.
EFE
  • Colpisa. Málaga
Actualizada 16/05/2015 a las 06:00
Se adivina la llegada de un momento en la vida, próximo al final postrero, en el que ya no se rinden cuentas a nadie salvo a uno mismo, en el que, como escribió José Manuel Caballero Bonald, "somos el tiempo que nos queda". A Joan Miró aún le quedaban un par de décadas por delante a principios de los sesenta; pero frisaba los setenta y decidió entregarse, más -si cabe-, a la experimentación con la libertad que le daban la senectud y un lugar privilegiado en la historia del arte.

El fruto de aquellas indagaciones puede verse a partir de este viernes en el Centro Pompidou Málaga, que ha decidido estrenar su primera temporada con el artista catalán. Un montaje inaugural que reúne 46 de las casi noventa piezas que el propio Joan Miró donó al Pompidou parisino en 1979, coincidiendo con su 85 cumpleaños y al hilo de la gran retrospectiva que le dedicó la institución francesa.

El comisario de la muestra, Jonas Storsve, conservador del Gabinete de arte gráfico del Centro Pompidou al que pertenece el conjunto que se expondrá en Málaga hasta el 28 de septiembre, avanzó: "Aunque la exposición se centra en los dibujos realizados por Miró entre 1960 y 1978, hemos preferido alterar el orden cronológico para empezar y terminar el recorrido con obras de gran impacto".

Así, 'Personajes y pájaro' (1962) y 'Personajes delante del Sol' (1963) conviven en los primeros compases con 'Personaje, pájaros' (1976) en un primer y sugerente juego de relaciones que da cuenta de la libertad creadora de Miró en aquellos días. "En los años setenta, Miró no tenía nada que perder. Estaba representado en las colecciones de los mejores museos del mundo y se sentía libre para probar y experimentar, sobre todo en el dibujo y en la obra sobre papel, que le facilitaba esa búsqueda", acotó el comisario.

Porque 'Joan Miró. Obras sobre papel 1960-1978' va en la práctica más allá de su propio título para ofrecer creaciones realizadas sobre diversidad de soportes, lo que da cuenta, según Storsve, de ese afán investigador de Miró en sus últimos años.

Ahí está la composición sin título al principio del paseo, realizada sobre plástico en 1973; obras sobre cartón como 'Mujer, pájaros' o 'Personaje, pájaros' (ambas de 1976); el papel de embalaje empleado como base para realizar 'Personajes' (también del 76); o incluso el reverso de un cartel de una exposición de Tàpies que sirvió a Miró para realizar otra composición de personajes y pájaros aquel mismo año.

"En esos años a Miró ya le resultaba complicado pintar y se volcó en el dibujo, que además le permitía más versatilidad", argumentó el comisario de la muestra malagueña, que puso como ejemplo las huellas dactilares de Miró impregnadas de distintos colores y estampadas en 'Manos y pájaros en el espacio' (1975) o el cartón ribeteado de oro con purpurina plateada sobre los que compone en 1977 'Mujer y pájaro al claro de luna' y 'Pájaros, escala de la evasión'.

Pájaros, personajes y evasiones surcan la primera temporada del Pompidou patrio. Y, a medida que avanza el espectador, los pájaros, los personajes y las evasiones aparecen más radicales y libres. Como si ellos tampoco tuvieran nada que perder.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE