Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SALUD

J. M. Mulet: "Las medicinas alternativas son geniales para las enfermedades imaginarias"

  • El profesor de la Universidad de Valencia reniega de los beneficios de la homeopatía o la frutoterapia en su nuevo libro

  • COLPISA. MADRID
Actualizada 23/02/2015 a las 09:20
Hace dos años, 'Comer sin miedo' sirvió a J. M. Mulet (Denia, 1973) para desmontar muchos mitos de los alimentos que las empresas denominan ecológicos. Ahora, vuelve con 'Medicina sin engaños' (Destino) para arremeter contra los supuestos efectos milagro de los tratamientos alternativos.

¿Qué se va a encontrar el lector en 'Medicina sin engaños'?

El libro está estructurado en tres partes. La primera es una historia de la medicina que puede entender cualquiera y que explica a la gente que hay detrás cuando tú vas al médico y te receta un tratamiento. Cómo llega el médico a ese conocimiento que es una historia fascinante. La segunda parte es la pseudomedicina, por qué una tiene una base científica y la otra no; la tercera trata sobre las pseudomedicinas más famosas como puede ser la homeopatía , la acupuntura o la naturorepia, los riegos que tienen y cuáles son sus orígenes.

¿Qué siente cuando ve un anuncio de medicamentos homeopáticos o una asociación?

Recuerdo una película de Woody Allen, 'Maridos y mujeres', donde se decía: 'Divorcio civilizado es contradictorio por definición'. Aquí me pasa lo mismo. La medicina homeopática no es medicina porque nunca ha pasado un ensayo clínico. Hay algo en esa frase que no cuadra.

Pero se ve mucho y está en boga.

Allá ellos. Lo que tienen que hacer para que se les considere una medicina es que se les autorice de la misma manera que el ibuprofeno o el paracetamol. El problema es que no poseen ninguna autorización. Valen lo mismo que los chicles que venden en la farmacia.

¿Tienen consecuencias?

Ya está pasando porque la gente no se toma el tratamiento de verdad. Estas terapias alternativas juegan a un juego muy divertido. Si tu vas con el método convencional y el alternativo a la vez, te curas por el segundo; pero en cambio si no te tomas el convencional y te tomas solo el alternativo, dicen que los convencionales también fallan. En un convencional tú sabes el porcentaje que tiene de éxito y en un alternativo no hay ningún estudio y además tienes que creer de que va a funcionar.

¿A qué cree que se debe este grado de aceptación?

En primer lugar es que todo es negocio. La homeopatía, las terapias alternativas o la acupuntura mueven millones de euros y es un pastel muy suculento. Por otra parte, está que la gente quiere creer que hay terapias milagrosas y se mueven por la propia desesperación. Nadie se conforma con que le digan que está desahuciado cuando está enfermo. Es lógico. Si te metes en YouTube y ves un vídeo donde un hombre te dice que cura el cáncer con plantas o el ébola con una infusión, te lo crees. El problema es que luego te quedas con la enfermedad y la cuenta corriente vacía.

¿La desesperación es la principal arma?

La desesperación en unos casos, el postureo de estar en contra de la medicina tradicional, en otros. Y a veces la ignorancia, porque piensan que es igual de válida una u otra. De ahí el peligro de hacerlas complementarias porque mandas el mensaje de que las dos valen igual. Hay gente que se dedica a estas medicinas porque se piensa que son medicinas de verdad.

Su éxito no reside en el precio. Usted asegura que son muy caras.

Ese es un truco. Si te lo dan más caro, parece que es mejor. El efecto placebo que se usa en todos los ensayos se ve que un placebo caro funciona mejor que uno barato. Y después te crea una dependencia psicológica porque es un tratamiento muy caro y muy largo. Y a medio tratamiento quieres dejarlo le dicen ahora que tanto te has gastado lo vas a dejar. Tienen más caradura y ellos mismos te diagnostican una enfermedad que se inventan. Estos casos hemos tenido. Las medicinas alternativas son geniales para las enfermedades imaginarias. El problema es cuando tienes una enfermedad real y te quieres tratar con esto. Seguramente cuando vayas al médico sea demasiado tarde.

¿Tiene algo de culpa la excesiva medicalización de la sociedad?

La medicina es siempre mejorable. A veces medicamos sin más, pero una cosa no justifica a la otra. No justifica que haya gente que venda píldoras de azúcar por un pastón y te digan que curan algo cuando no es así. Que se critique a la medicina cuando lo haga mal, está bien. Pero decir que la medicina alternativa se justifica por su fallo, no lo veo.

La fe en estas terapias no tiene que ver con el extracto social. Ahí está el ejemplo de Steve Jobs.

Apostó por la frutoterapia para curar su cáncer. La homeopatía es una cuestión de modas. Pero en los años veinte y treinta estuvo a punto desaparecer y renace en la Alemania nazi gracias a que fue una disciplina inventada por un médico alemán. Hitler la consideró una medicina germánica auténtica y por eso volvió a resurgir cuando en esa época habían cerrado la mayoría de las escuelas.

¿Se ha acabado con esta práctica en algunos sitios?

Se ha puesto coto en muchos países eliminándose del sistema sanitario. En Inglaterra se hizo un estudio a gran escala para ver si se incluía y se ha visto que no. En Estados Unidos están poniendo demandas a las empresas homeopáticas por decir que tienen propiedades terapéuticas que es falso. Y se amparan en un limbo legal porque para lo que quieren son medicinas y para lo que no, no.

¿Cuál es la última moda en la psudomedicina?

No vacunarse. Es una pseudo creencia peligrosa. Ahora en los barrios ricos de Los Ángeles, el porcentaje de vacunación es el mismo que en Sudán del Sur.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE