Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CINE

​Julianne Moore: "Estoy en las antípodas de un diva"

  • La actriz suma su quinta nominación al Oscar, que parece más cerca que nunca

​Julianne Moore:

Julianne Moore

AFP
0
Actualizada 15/01/2015 a las 09:15
Etiquetas
  • COLPISA. LOS ANGELES
Pocas actrices disfrutan tanto con su trabajo en el cine y una ronda de entrevistas como Julianne Moore (Fayetteville,Carolina del Norte ,1960). En persona es simpática, con un gran sentido del humor, natural y sencilla. A sus cincuenta y tres años se encuentra en el mejor momento de su carrera. Esta misma semana ha recibido un Globo de Oro y una nueva nominación al Oscar por su papel en 'Siempre Alice', filme dedicado al Alzheimer que estrena esta semana en España.

También estuvo nominada en los Globos de Oro por su personaje en la cinta de Cronenberg 'Mapa de las estrellas'. Su trabajo en el cine es consistente, No tiene miedo a correr riesgos, provocadora y absolutamente bella. Nominada al Oscar en cuatro ocasiones anteriores, este puede ser el año en el que finalmente se lleve la estatuilla.

-¿Cómo creó la interpretación de Alice teniendo en cuenta que nadie realmente sabe lo que es vivir con esta enfermedad?

-Es cierto, nadie lo sabe. El gran reto que nos planteamos el director y yo fue la aproximación al personaje. Este es un proyecto diferente, el primero que interpreto sobre una condición para la que no hay punto de vista. Generalmente estas historias se cuentan desde el prisma de quien cuida al enfermo y para meterme en su piel hablé con tantas personas como pude. Empecé con el director de la asociación de Alzheimer y luego con mujeres que acaban de ser diagnosticadas. No sé lo que es padecer la enfermedad, pero traté de acercarme tanto como pude.

-Ha dicho que 'Siempre Alice' es uno de los proyectos más importantes de su carrera.

-Es excitante vivir este momento. La rodamos en veintitrés días por menos de cuatro millones de dólares. El director terminó de editar en agosto y la llevamos al Festival de Toronto donde debutó. Ahora tiene distribución en todo el mundo y ha sido posible estrenarla este año. Algo increíble. Estoy muy agradecida porque es una historia bellísima sobre el mal de alzhéimer, enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo.

-Es su quinta nominación al Oscar, pero esta vez tiene muchas posibilidades de ganar

-Es fantástico. Estoy tan feliz. Honestamente como actriz nunca sabes si el público irá a ver tus películas, y menos cuando haces una tan pequeña como esta. Créeme; el éxito de 'Siempre Alice' es un pequeño milagro. Me siento orgullosa por el reconocimiento, pero especialmente porque el público tenga oportunidad de ver un filme que se realizó con muchísimo mimo.

-Su papel es realmente exigente

-Tremendo. Tuve que investigar durante meses, pero conté con la ayuda de grandes colaboradores que me prestaron generosamente su tiempo y su información. Hablé con gente que ha sido diagnosticada con alzhéimer.

Extrañamente nuestros directores, que son una pareja casada durante dieciocho años, uno de ellos padece eclerosis lateral amiotrófica. Su vida es un espejo de lo que contamos en el filme. Es una historia que muestra realmente qué significa ser mortal.

-¿No me negará que sus personajes son cuando menos poco convencionales?

-He rodado unas cincuenta películas. Al verlas te darás cuenta que la mayoría no están hechas para el gran público, aunque alguna que otra fue muy comercial. Lo divertido de mi trabajo es que puedes hacer una pila con ellas y encuentras de todo: familiares, políticas, acción, aventura, comedia... A mi edad me siento muy orgullosa de la libertad que tengo como artista.

-En 'Mapa de las estrellas' interpreta a una diva, Havana Segrand. ¿Se parece en algo a su personaje?

-Nada. No puede estar más lejos de mi. Me siento en las antípodas. Este es un filme sobre las personas que trabajan en la industria del cine, pero podría ser un grupo de Wall Street, políticos o incluso periodistas que buscan sentirse validados fuera de sí mismos. Hollywood es la metáfora perfecta porque literalmente nosotros vivimos proyectando imágenes al universo que no son reales y sin embargo el público conecta con esas imágenes como si lo fueran. Lo triste de este filme es que ves mucha gente buscando algo y cuando no lo consiguen estallan.

-Trabaja en una industria que prácticamente obliga a las mujeres a sentirte inseguras

-Mi trabajo no me hace sentirme insegura físicamente. Estaría llena de problemas si así fuera. Cuando uno está contento con su vida, con su edad, con el momento en el que vive, con los personajes que interpreta, no hay espacio para la inseguridad. Otra cosa muy distinta seria si a mis 53 años quisiera interpretar el papel de una jovencita, ya no tengo 25 y por mucho que lo pretenda esos personajes ya no son para mí. Es importante ser realista y en Hollywood por alguna razón hay actrices persiguiendo el papel equivocado.

-Como actriz, trabaja cada vez menos ¿A qué dedica la gran parte de su tiempo?

-A mi familia, a mi casa, a mi jardín, a leer. Me gusta pasar mucho tiempo con mis hijos.

-Lleva casada más de una década ¿cómo se mantiene con vida un matrimonio?

-Nadie lo sabe. Si alguien supiera el secreto seguro que recibiría muchos premios.

Lo mismo sucede con el cine ¿cómo conseguir que una película sea un éxito? Hay cosas que son impredecibles, como conseguir un buen matrimonio o una buena película. Son preguntas sin respuestas. Creo que hay demasiada expectación en cuanto al matrimonio, o al tipo de relación que uno debe tener, lo importante es cuidar el amor que uno siente por el otro cada día, respetarse, admirarse y dar lo mejor de cada uno.

-¿Puede vivir tranquilamente sin que los fotógrafos la molesten por la calle?

-Antes más. De un tiempo a esta parte ha ido cambiando. Ahora me encuentro paparazzis donde menos me lo espero. A veces estoy con mis hijos en algún evento o en una tienda y alguien viene a tomarnos una foto lo que no me divierte nada.

-¿Tomó la decisión de vivir en Nueva York lejos de Hollywood?

-Sí. A mí me gusta Nueva York. Mi marido nació aquí y nosotros queremos vivir en Manhattan. Es una ciudad estupenda.

-Ha escrito un libro de cuentos para niños?

-Sí. Dedicado a todos los pelirrojos. Primero hice un libro ilustrado con fresas y ahora acabo de terminar otro que está a punto de salir. Escribir cuentos para niños ha sido una experiencia reconfortante para mí. Lo he disfrutado muchísimo y como artista me llena porque es cierto que tengo otros intereses más allá de la interpretación. Ver la cara de los niños y su respuesta ante mi trabajo es una gran recompensa. De niña me encantaba leer y esto es una extensión de aquella pasión

-¿Cree que su extraordinario físico ha jugado un papel importante en el éxito de su carrera?

-No lo sé. Cada uno es como es y nace como nace, no se tiene control sobre eso. Yo trato de no pensar en mi físico aunque es cierto que a veces bromeo con otros actores lo poco que nos transformamos para crear nuestros personajes. Uno, a veces, está tan convencido que interpreta a otra persona que hasta que no te ves en pantalla no te das cuenta que sigues siendo tú (se ríe). No puedo descontar el físico pero tampoco le doy tanta importancia

-Le gusta trabajar con directores extranjeros

-Son un mundo nuevo para mí. En el cine ciertas voces emergen de distintos países en diferentes momentos y creo que es muy interesante lo que está ocurriendo con los directores españoles y latinoamericanos. Tienen frescura, actualidad. Desafortunadamente en América la visión es cada vez más angosta, más coloquial, mientras que los directores extranjeros tienen una perspectiva más abierta porque viven en un mundo que no mira hacia dentro. América vive de puertas para dentro, se está encerrando dentro de sí misma.

-Parece que la fama y el éxito no la vuelven loca

-El éxito llegó tarde a mi vida y me lo tomo con madurez. Supongo que de haberlo probado en edad adolescente habría reaccionado de otra manera. Soy una mujer que saborea tarde todo en la vida; conseguí la licencia de conducir a los 27 años, mi papel más importante a los 33 y tuve a mi primer hijo a los 37.
 
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra