Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cine

Keira Knightley, con los aliados en 'The Imitation Game'

  • Se convierte en matemática y amiga de Turing, jefe del equipo que descifró el código nazi

Keira Knightley

Keira Knightley

CEDIDA
0
03/01/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. MAdrid
Un verde y cuidado jardín. Unos frondosos árboles. Una casa -más bien mansión- de estilo victoriano en el centro de Inglaterra que invita a pasear, a leer un libro en sus instalaciones si la lluvia inglesa lo permite, fue cualquier cosa menos todo lo anterior.

Bletchley Park sí fue una mansión ahora convertida en un museo, pero no sirvió para que sus ricos moradores habitarán a finales de los años 30 y comienzos de los 40. Fue el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, en sus siglas en inglés), el organismo británico encargado de descifrar todas las comunicaciones de la Alemania nazi, de intentar estar un paso por delante del enemigo para intentar ganar. Allí, se reunieron algunas de las mentes más brillantes del lado aliado para intentar descifrar Enigma, un sistema de comunicación cifrado usados por los germanos para enviar sus órdenes.

En ese equipo estaba un matemático peculiar, un auténtico genio incomprendido. Era Alan Turing, una de las mentes más privilegiadas del siglo XX, padre de la informática moderna y responsable del equipo que descifró la caja misteriosa de comunicaciones. "Era un ser humano extraordinario, amable, bueno, algo cohibido pero muy determinado y tenaz. Tenía unos extraordinarios talento y habilidad.

La tragedia de su vida no es que acabara pronto, sino que fuera perseguido en una época de intolerancia por su sexualidad", resume Benedict Cumberbatch, que se ha convertido en Turing en 'The Imitation Game (Descifrando Enigma)', el último acercamiento a la figura del genio y a su papel clave en la Segunda Guerra Mundial estrenado este jueves. Una actuación que el mundo no conoció porque era alto secreto. Hasta que no se desclasificaron los ficheros no se supo qué papel tuvo Turing, fallecido el 7 de junio de 1954 tras morder una manzana con cianuro en un trágico accidente, según su madre, o un suicidio, según la versión oficial. Tampoco se supo nada del papel de Joan Clarke, la gran amiga del matemático, dispuesta a casarse con él a pesar de que era homosexual. O quizás, por eso mismo. "Hubo un momento en el que él creyó que podría casarse con una mujer y ser normal, sea lo que sea eso. Era una gran amiga y quizá hubiera funcionado.Estas son algunas de las personas que ayudaron a ganar la Segunda Guerra Mundial", explica Keira Knightley.

La actriz londinense, de 29 años, se ha convertido en este siglo XXI en una promesa del fútbol femenino ('Quiero ser como Beckham'), en damisela en apuros aunque con mucho carácter en los mares caribeños (saga de 'Los piratas del Caribe'), en protagonista de las novelas de Jane Austin ('Orgullo y Prejuicio'), películas de acción ('Domino' o 'London Boulevard') o comedias musicales como 'Begin Again'. Había rozado la Segunda Guerra Mundial gracias a 'Expiación', pero en la película dirigida por el noruego Morten Tyldum entra en el mundo de los espías y de la ciencia. "Todavía cuento usando los dedos, así que cada vez que intentaba leer sobre las matemáticas que involucra todo esto, me pasaba tres semanas intentando hacerme a la idea y fallaba por completo. Soy actriz, no matemática", explica.

SECRETOS

'The Imitation Game' recorre la vida de Turing en tres etapas: su adolescencia en Dorset, la época de la contienda mundial en Bletchley Park y la posguerra. Esa época durante la Segunda Guerra Mundial está llena de secretos y de injusticias. Por ejemplo, que Joane Clarke cobraba menos que el resto de sus compañeros del proyecto Enigma; o que su elección, tras ganar un concurso matemático propulsado por Turing, tuviera el rechazo del resto de sus compañeros masculinos.

A pesar de que la gran parte de los 9.000 trabajadores que tuvo a tener este centro era femenino -casi ocho de cada diez-, eran pocas las mujeres encargadas para las labores más complicadas. "¿Cómo se puede sobrevivir en un mundo dominado por los hombres? Si eras amable, nadie se daba cuenta porque era lo normal", se preguntaba la interprete londinense en una entrevista en el Daily Mail.

Pero lo más sorprendente de la lucha de espías es que ninguno de los componentes de Bletchley Park -donde también se trabajaron con cifrados italianos, japoneses e incluso soviéticos- dijera absolutamente nada a lo largo de los años. Incluso Clarke, cinco décadas del fin de la contienda, no comentaba nada sobre su trabajo. "Es extraordinario que puedas pasar seis años de tu vida haciendo algo como eso y nunca más volver a hablar de eso. No se les permitía hablar de ello, ni siquiera entre ellos", señala Knightley.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra