Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cine

'El jugador', la última gran apuesta de Mark Wahlberg

Mark Wahlberg pide perdón por su historial delictivo

Mark Whalberg.

Cedida
0
31/12/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • otr/press. madrid
Tras reventar la taquilla con la última entrega de la saga Transformers, Mark Wahlberg vuelve a los cines con 'El jugador', la cinta dirigida por Rupert Wyatt (El origen del planeta de los simios) que llega a la cartelera española este 1 de enero.

En su nueva película, Wahlberg echa el resto para encarnar a Jim Bennett, un hombre con dos caras: profesor universitario de literatura de día, jugador temerario de noche. Un personaje complejo que no piensa en nada ni en nadie, tan solo en seguir apostando, y cuyas acciones están siempre presididas por un nihilismo crudo y lacerante.

"Es alguien que no tiene reparo en decir lo que piensa, independientemente de las consecuencias. Es un personaje atractivo en muchos sentidos porque consigue decir y hacer cosas que a todos nos gustarían", señala Wyatt que califica su película, una cinta centrada en los personajes, como una "rara avis" en el Hollywood actual. "Es una desinhibida historia sobre alguien en busca de su propia identidad y al que se le ocurre un plan para sacar a la luz quién es él en realidad. Es un auténtico marginado enfrentándose al sistema y buscando su individualidad", sentencia.

Y para dar vida al complejo personaje que en la cinta original encarnó el mítico James Caan (El Padrino, Misery), el polifacético Mark Wahlberg era para Wyatt el actor ideal. "Me di cuenta de la fuerza que podría aportar. Es uno de los pocos actores con unas dotes de comediante asombrosas que además es una estrella de la acción y un gran actor dramático. En esta película hay todo eso", destaca el director.

Estamos ante un personaje de extremos y contradicciones, que "siente pasión por la vida y al mismo tiempo un cierto desdén", apunta el realizador. Un hombre brillante "capaz de hacer observaciones agudas e improvisadas", pero que a la vez puede perder cientos de miles de dólares en una noche e incluso poner su vida en juego.

CÓMO CONVERTIRSE EN JUGADOR
El reto de convertirse en Jim, en El jugador, encandiló rápidamente a Wahlberg, que tuvo que prepararse tanto física como intelectualmente para el papel. "Me encantó la idea de interpretar un papel como este. No siente absolutamente ningún remordimiento. No le importa si vive o no hasta que encuentra un objetivo, algo que le motive para intentar reiniciar su vida desde cero".

Wahlberg decidió perder peso para encarnar a Jim, un nihilista que, si no se preocupaba por su propia vida, tampoco lo iba a hacer por su físico. "Jim es de la clase de personas a las que no les preocupa mucho su apariencia. No es la clase de tipo que hace ejercicio y come bien", sentencia.

Así que el actor, que había lucido todo su poderío físico en cintas como Dolor y dinero, El único superviviente o Transformers: La era de la extinción decidió "intentar adelgazar tanto como fuera posible" y cambió radicalmente su dieta, aunque reconoce en tono de broma que al estudio -que ya le ha confirmado como protagonista de la que será quinta entrega de la saga Transformers- "no le gustó mucho la idea".

El director coincide en que un aspecto desnutrido le venía bien al personaje: "Decidimos que Mark debía perder el tono muscular que ha mostrado en muchos otros papeles. Queríamos construirle un físico como de lobo. Aún sigue siendo la atractiva estrella cinematográfica que siempre ha sido, pero tiene este aspecto increíble y poseído".

EL RETO UNIVERSITARIO
Pero más allá de la estricta dieta a la que se sometió, el gran reto para Wahlberg fue intelectual. "A ese nivel fue sumamente difícil, al ser yo alguien que no acabó el instituto, interpretar a un catedrático de la universidad", dice Wahlberg que reconoce que fue "un gran esfuerzo" que afrontó con enormes ganas por la "ilusión" de asumir un papel diferente.

"No soy alguien que se arrugue ante un desafío. Aprovecho las oportunidades para hacer algo diferente e inesperado, pero me aseguro de estar preparado", afirma el actor que se reunió con el director del departamento de Literatura de la Universidad de Michigan, asistió a conferencias en universidades de California y se leyó dos veces al día el guión de William Monahan, ganador del Oscar por Infiltrados, cinta con la que el actor consiguió su hasta ahora única nominación a la estatuilla.

El tesón de Wahlberg se vio recompensado cuando sorprendió a propios y extraños al rodar su primera escena como catedrático. "De improviso, realizó un monólogo de ocho minutos de duración en una sola toma ante un grupo de unos trescientos estudiantes. Yo les miraba a ellos tanto como a él. Veía en sus caras una expresión de total admiración", recuerda emocionado Wyatt.

En El jugador Wahlberg encabeza un reparto que completan caras conocidas como Brie Larson o Michael K. Williams y secundarios de auténtico lujo como Jessica Lange, John Goodman o George Kennedy.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra