Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura

Miguel Delibes se sintió un poeta frustrado

  • Así lo confesó al crítico Gonzalo Sobejano en varias cartas que ahora se publican

El escritor Miguel Delibes, en 2002.

El escritor Miguel Delibes, en 2002

DN. ARCHIVO
0
Actualizada 17/12/2014 a las 17:38
Etiquetas
  • EFE. Valladolid
Un escritor seducido por la poesía pero incapaz de acotarla en verso se sintió alguna vez el novelista Miguel Delibes, frustrado por la imposibilidad de acometer ese género, también como lector, según reconoció en alguna de las cartas que dirigió al crítico Gonzalo Sobejano y que ahora ven la luz.

"Tu editor me envía un atractivo libro tuyo sobre poesía. Quiero leerlo despacio y con la devoción que me inspiras para tratar de llegar a la esencia poética, género por el que siento admiración pero que no domino. Empiezo por no saber leer poesía y esto es lamentable", escribió Delibes a Sobejano el 15 de noviembre de 2003.

Fue una de las pocas piezas que se le escapó a este cazador avezado, narrador, ensayista, autor de libros de viaje, de cuentos y relatos breves, así como de numerosos textos traducidos al lenguaje escénico y cinematográfico con sus correspondientes adaptaciones.

Sobejano, de 86 años, poeta, crítico literario y profesor de literatura española en varias universidades de Estados Unidos, trabó amistad con Delibes a raíz de un encuentro en Alemania, germen de un vínculo personal y profesional del que ahora dan cuenta las 188 misivas inéditas recopiladas y anotadas en el libro 'Miguel Delibes/Gonzalo Sobejano. Correspondencia, 1960-2009'.

En su respuesta, un mes más tarde desde Nueva York, el crítico tranquilizó al novelista al hacerle ver que la lírica también anida entre los párrafos de un relato, se enreda en las descripciones de los paisajes y late en el tratamiento compasivo de los personajes.

"Tu prosa es poética desde el principio y alcanza la cumbre en 'Los santos inocentes', todo un poema", elogió entonces el profesor, a lo que el narrador contestó dos semanas más tarde desde Valladolid: "Tienes razón. Es el verso lo que me puede. Pero, como dices, no es necesario a la poesía".

La vida cotidiana, el proceso creativo, las corrientes literarias y la situación política y social de cada época no escapan a las sagaces observaciones y análisis de ambos corresponsales en estas cartas que han editado la Fundación Miguel Delibes y la Universidad de Valladolid, al cuidado de la filóloga Amparo Medina-Bocos.

"Mantuvieron una correspondencia de largo recorrido, casi de cincuenta años, porque lo que empezó como una relación meramente profesional acabó por convertirse en algo personal y afectivo", explicó este miércoles Medina-Bocoa acerca de unas cartas que ofrecen "datos muy jugosos para la historia de la literatura".

Se profesaron una "gran admiración mutua", acrecentada por el paso de los años y reflejada en esas misivas a través de confidencias familiares, estados anímicos y problemas de salud, entre otras cuestiones.

Una de las partes más atractivas de este epistolario, en su opinión, reside en el juicio crítico, "rápido y espontáneo", con que Gonzalo Sobejano analizaba en unas pocas líneas las novelas que le enviaba Delibes cuando este publicaba.

"Como decía Pedro Salinas, no se conoce bien a la gente hasta que la lee a través de la cartas, algunas con un valor humano impresionante, breves y austeras pero tremendas en las que Delibes toma conciencia del final", añadió.

El 31 de diciembre de 2007, dos años y medio antes de su muerte, el novelista confesó a su interlocutor: "Esto lo doy por liquidado. He vivido mi vida y ya está. Recuerdo a tanta gente que me espera, que este mundo me parece vacío. Vacío y hosco, no me gusta".

Esta correspondencia fue presentada este miércoles por la tarde en la Biblioteca Nacional durante un acto al que asistieron el presidente de la Academia de la Lengua, Darío Villanueva; y la presidenta de la Fundación Miguel Delibes, Elisa Delibes; además del vicerrector de la Universidad de Valladolid, José Ramón González.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra