Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
concierto

Sabina concluye precipitadamente el concierto de Madrid

  • El artista sufrió lo que denominó "un Pastora Soler" y terminó su actuación a los 60 minutos

Sabina en su concierto de Madrid

Sabina en su concierto de Madrid

efe
0
Actualizada 14/12/2014 a las 22:15
  • efe. madrid
Cinco años hacía que Joaquín Sabina no se encontraba en solitario con su expectante público de Madrid, que agotó en una hora las más de 10.000 entradas disponibles para celebrar el sábado el aniversario de uno de sus discos más exitosos, '19 días y 500 noches', en una cita que pudo costarle un susto.

"Hoy, por exceso de ganas de estar bien delante de mi gente de Madrid, me acaba de pasar -llegando a cosas feas- un Pastora Soler", dijo, en alusión a los "vahídos por pánico escénico" que recientemente llevaron a la cantante sevillana a retirarse temporalmente de la música.

Lo advertía al inicio de la velada, con el público en pie para recibirlo con respeto reverencial. "A mí Madrid me rejuvenece. Lo digo por los nervios que he pasado antes de juntarme con ustedes", comentaba tras abrir fuego con 'Ahora qué' y, en homenaje a la ciudad, 'Me bajo en Atocha'.

Parece que la presión le jugó una mala pasada al músico, que no había dado muestras explícitas de fatiga y que presumía de hecho de un buen estado de ánimo hasta que, tras un receso en el que sus músicos tomaron el relevo, regresó al escenario y compartió lo sucedido.

"Lo lamento mucho", subrayó, visiblemente emocionado ante la reacción del aforo del Barclaycard Center (antiguo Palacio de Deportes de Madrid), que volvió a ponerse en pie para mostrarle su apoyo.

Sabina intentó entonces reemprender el concierto y llegó a cumplimentar el bloque principal, con el clásico -que arrancó él solo a la guitarra- 'Cerrado por derribo', al que siguieron 'Pero qué hermosas eran', 'De purísima y oro', 'Más de cien mentiras' y las festivas 'Y nos dieron las diez' y 'Noches de boda'.

"Lo siento mucho, pero realmente no me encuentro muy bien", se disculpó, anticipando el final del concierto tras una hora de música, media hora antes de lo que estaba estipulado, y sin acometer éxitos como 'Princesa', 'Contigo' o 'La canción de los (buenos) borrachos'.

A pesar de ello, prácticamente nadie en el pabellón le recriminó el abrupto cierre, y eso que la expectación ante el concierto había empujado la reventa de las entradas hasta los 150 euros.

El próximo 16 de diciembre debe regresar de nuevo al recinto para ofrecer otro concierto con el aforo completo y tiene pendientes dos "shows" más en Barcelona este mismo mes.

Al menos cumplió con el propósito inicial, el de celebrar los quince años de la publicación de '19 días y 500 noches', con una gira en la que desgrana este disco canción por canción y que surgió como un "regalo" al público de Latinoamérica, donde actuó en países como Argentina, Uruguay y Chile.

"Apareció un amigo argentino que quería convencerme de hacer una gira por allá. Empecé a oír el disco con cierto resquemor. Me tomé un whisky y luego otros, y empezó a no darme demasiada vergüenza escucharlo. Incluso empecé a pensar que el noventa y tantos por ciento de esas canciones habían envejecido razonablemente bien", comentó sobre la génesis del "tour".

En palabras de su discográfica, aquel fue su álbum de mayor éxito, y, en la suyas, también el más personal. "Solo hay que oír el disco para saber que es el más íntimo de mi carrera, y es que una de mis normas al hacer canciones es no hablar del amor, aunque siempre lo hago, ni del corazón, esa víscera tan horrible, de la que también termino hablando", comentó en una entrevista en 1999.

El sábado recordó que "fueron canciones hechas en noches insomnes una detrás de otra", en lo que dio en llamar "el último verano" de su "juventud", antes también, como recalcó, del ictus que sufrió en 2001 y del que se recuperó aparentemente sin secuelas.

Aun así, varios son los compromisos profesionales que el andaluz ha tenido que cancelar en los últimos años por problemas de salud, por ejemplo un concierto en México en 2013 por una contractura muscular, según informó la prensa del país.

Sea como fuere, con sustos, imprevistos y todo lo que venga, su romance con el público sigue consiguiendo que, como canta en el tema que cerró la velada del sábado, "todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra