valladolid

Imanol Arias recibe la Espiga de Honor de Seminci

  • El protagonista de 'Cuéntame' participa ahora en 'Anacleto: Agente Secreto'

Imanol Arias, antes de recibir la Espiga de Honor

Imanol Arias, antes de recibir la Espiga de Honor

EFE
0
22/10/2014 a las 06:00
  • DPA. Valladolid
En tres décadas, Imanol Arias ha pasado de encarnar a un criminal como El Lute -a las órdenes de Vicente Aranda- a interpretar a un agente secreto del cómic llamado Anacleto. La Semana Internacional del Cine de Valladolid le rindió el martes homenaje con una Espiga de Honor que, según él, llega "muy pronto" y que no le hará acomodarse, sino trabajar aún más duro.

"Me voy a negar a disfrutar de algo que esta noche me correspondería: la satisfacción abobada de que te quieren y te dan un homenaje", afirmó Arias.

"La tentación de sentirse realizado es buena para la vida pero no para actuar, para eso hace falta una especie de desasosiego interno", apuntó. Por eso, a sus 58 años, Imanol Arias piensa salir de la gala de Valladolid como cuando le dieron el premio al actor revelación en el Festival de San Sebastián.

"No me voy a marchar con sensación de tranquilidad, sino aceptando el compromiso de que me voy a matar por esto y no me voy a aburrir", prometió Arias, muy popular en los últimos años por su papel de Antonio Alcántara en la serie televisiva 'Cuéntame'.

"Es un premio a toda una época, los años ochenta y noventa, en la que (en la industria del cine) hicimos muchas cosas, también algunas de las que nos arrepentimos, como los amiguismos", afirmó.

De la época de 'El Lute' recuerda a un director, Vicente Aranda, que le puso las cosas muy difíciles. "Me ponía retos y me decía: 'Tú no puedes ser' (El Lute)". Pero lo fue, y ese punto de partida desde la poca experiencia "es importante para hacer películas, para crear", reflexionó el intérprete.

Aranda iba a entregarle la Espiga de Honor, pero se encuentra "enfermo y muy delicado", según explicó el director de la Seminci, Javier Angulo. En su lugar, harán la entrega el actor y director Emilio Aragón y la actriz Irene Visedo.

Arias, nacido en una localidad de León pero criado en el País Vasco, reconoce que llegó al cine "sin ninguna formación". "Me esforcé muchísimo por formarme, intentaba estudiar muchísimo porque siempre me consideré un asilvestrado, he tanteado todos los métodos", contó. Por eso, a los niños y adolescentes actores les recomienda "que dejen de serlo hasta los 19 o 20 años, y que se formen".

Imanol Arias comenzó a triunfar en televisión en 1983 con la serie 'Anillos de Oro', a la que seguiría 'Brigada Central' en 1989. Más de una década después se volvió a colar en las salas de estar de todos los españoles a través de 'Cuéntame', la serie de una familia española que vive la dictadura de Francisco Franco y la Transición.

"En mi generación renegábamos mucho de la televisión, terminabas presentando concursos", contó. "Pero en 2001 di con algo ('Cuéntame') que era la historia inolvidable. Me ha dejado construir un personaje desde unos principios. En la televisión encontré un camino tremendamente rápido para poder hacer cosas".

Según el actor, la televisión ha cambiado mucho, pero a él le sigue pareciendo "lenta". Pero "es muy buen trabajo, y tengo compromiso con 'Cuéntame' hasta que termine", aseguró. "No creo que se eternice mucho más, pero puede ser", agregó sin revelar nada de la próxima temporada de la veterana serie.

Además de recibir la Espiga de Oro de Honor, Imanol Arias participará el viernes en la gala de inauguración de un nuevo ciclo de este festival: 'Cine&Vino', ligado a un mundo del que es conocedor y amante, entre otras cosas a través de su relación con una bodega de la Ribera del Duero vallisoletana. Su personaje en 'Cuéntame' se convirtió además en bodeguero hace un par de temporadas, en un paso que llegó casi por casualidad.

"En una escena con mi hermano (de la ficción) metí una frase que se me ocurrió y ni consulté: 'Hermano, todas esas tierras pueden ser nuestro futuro'". Y a partir de ahí se planteó la fundación de una bodega y la creación de un vino que más de un disgusto le ha costado en la ficción.

Más allá del vino y la Espiga, Arias hace un balance no tan negativo del cine español, a pesar de los apuros económicos que pasa el sector, sobre todo desde la subida del IVA.

"El cine español es muy bueno", afirmó, aunque reconoció que hoy "hay muchos problemas" y que hasta Martin Scorsese lo tendría difícil. "A veces hemos sido actores, políticos, activistas, hemos hecho demasiadas cosas, y en un país tan convulso con cambios de todo tipo eso tiene un precio", apuntó por un lado. Por otra parte consideró que "haciendo guerra de nombres, circunstancias y siglas no vamos a ninguna parte".

De su proyecto más reciente, 'Anacleto: Agente secreto', de Javier Ruiz Caldera, aseguró que es como poner a "James Bond en 'Resacón en Las Vegas'". "Ha sido una maravillosa experiencia", afirmó. "Hay cosas de mi vida que me han cambiado, como mi relación con la salud actuando", contó. Para los jóvenes directores, como Ruiz Caldera, no tiene más que buenas palabras: "Son mucho más razonables, intensos y precisos. Pese al caos económico hay mucho talento".

También con el cine latinoamericano se deshace en elogios. "El cine hispano como tal ha mejorado muchísimo por influencia de las dos orillas entre sí", concluyó. 
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE