Mostra de Venecia

Lars von Trier da la nota con el comodín de la llamada

  • El director contestado a preguntas sobre su filme usando el formato del concurso televisivo

Lars von Trier en el Festival de Cannes 2013.

Lars von Trier en el Festival de Cannes 2013.

Rueters
0
Actualizada 01/09/2014 a las 16:37
  • Efe. Venecia
Incluso sin estar presente y sin película en competición, Lars von Trier sabe llamar la atención en un festival de cine. El director danés se ha dejado ver a través de una pantalla y ha transformado la rueda de prensa sobre la versión larga de 'Nymphomaniac II' en una especie de concurso televisivo.

Stellan Skarsgard, protagonista masculino de 'Nymphomaniac', ha asumido el rol de concursante que contaba con tres comodines de la llamada para preguntar telefónicamente al director.

Sin audio en la sala de Von Trier, que estaba en su casa, el propio Skarsgard retransmitía las respuestas, que por otro lado, tampoco es que fueran mucho más serias que la idea del concurso en sí.

"No he aprendido nada porque ya lo sabía todo", ha respondido a la pregunta sobre sus descubrimientos en torno a la sexualidad femenina tras el rodaje de 'Nymphomaniac', que narra las crudas y variadas experiencias sexuales de una mujer que se considera a sí misma una ninfómana.

Charlotte Gainsbourg, la protagonista (Joe), no ha acudido hoy a la rueda de prensa en Venecia, donde sí acompañaban a Skarsgard dos ayudantes de guión -Jenle Hallund y Vinca Wiedemann- y la productora Louise Vesth.

Esta última ha anunciado a bombo y platillo que el próximo proyecto del director de 'Anticristo' será una serie de televisión en inglés.

"Es una gran idea, con un 'casting' monumental, algo que no se ha visto antes y probablemente no se volverá a ver", ha señalado, aunque todo indicaba que la consigna del día seguía siendo la broma.

Skargaard, que en la ficción es el hombre a quien Joe cuenta la historia de su vida, se ha puesto un poquito más serio cuando los periodistas le han preguntado por la mala fama del director en el trato a los actores y en particular a las mujeres.

"La crítica ha interpretado que a Lars no le gustan las mujeres, pero no es verdad, es todo lo contrario", ha explicado. En cuanto a las dificultades en el plató, asegura que "no es difícil trabajar con él, salvo si eres una persona extremadamente controladora, como es el caso de Bjork".

"Como actor sientes que puedes hacer cualquier cosa, te sientes libre y te sientes amado", ha afirmado.

Y entonces llega el tercer comodín de la llamada. ¿Cuánto del propio Lars von Trier hay en 'Nymphomaniac'?

Y la respuesta: "Todo en la película, hasta cierto punto, trata de mí, pero especialmente cada vez que sale algo masoquista. Ahí, decididamente, soy yo".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE