Museo

El Reina Sofía gana espacio para su obra más actual

  • Con esta recuperación el museo ganará alrededor de 3.000 metros cuadrados expositivos

Manuel Borja-Villel, director del Centro de Arte.

Manuel Borja-Villel, director del Centro de Arte.

Efe
0
Actualizada 08/08/2014 a las 19:23
  • Efe. Madrid
Un museo de arte contemporáneo debe estar en contante renovación y así ocurre en el Reina Sofía, que el próximo año tiene previsto iniciar unas obras que le permitirán disponer de nuevas salas en las que se exhibirá el arte más actual de su colección permanente.

Así lo anunció durante una entrevista con Efe Manuel Borja-Villel, director del Centro de Arte, quien destacó que se trata de un gran proyecto que "por fin" unirá definitivamente el clásico edificio de Sabatini con la ampliación diseñada por Jean Nouvel.

En este lugar, en el que se situará la sección contemporánea finalizando así la reordenación de la Colección Permanente, se encontraban hasta ahora los almacenes del museo y otros departamentos como el de oficios.

"Todo esto se va a recolocar. De algún modo es volver a la historia original del Reina Sofía, ya que allí se hacían las primeras exposiciones; es uno de los espacios más bonitos del museo, que con esta recuperación ganará alrededor de 3.000 metros cuadrados expositivos".

Las obras, que el director espera puedan estar a finales de 2015, llevarán consigo el replanteamiento de la plaza de Nouvel, "en cuyo estudio se está trabajando" y que se ha quedado un poco desplazada. "Las conexiones entre un edificio antiguo y otro moderno siempre son complicadas", señala. 

A Borja-Villel también le gustaría intervenir en la plaza de acceso a Sabatini, para la que había un plan de remodelación "pero que con la llegada de la crisis se paró".

El balance de los seis años que lleva al frente del Reina Sofía, puesto en el que puede estar un máximo de 15 años, es positivo y, tras algunos momentos más complicados, el museo "está al alza", como lo muestra la recuperación del número de visitantes.

También en el capítulo de la autofinanciación las cifras son positivas, ya que si se tiene en cuenta las donaciones "que están aumentando en los últimos años", se ha pasado del nueve por ciento en 2011 a casi el cuarenta por ciento. Sin incluir las donaciones, esta cifra se sitúa en el 31 por ciento. 

Frente a estos datos, las transferencias del Estado se han reducido en el periodo 2011-2014 en un 27 por ciento, y el presupuesto de gasto con el que cuentan para exposiciones "se ha reducido a la mitad del que era hace cinco años". A pesar de estos recortes, "para el visitante, tanto por nivel de actividades como por su complejidad, en el Reina no hay crisis".

El presupuesto público del próximo año está ahora en estudio y la voluntad "es que se incremente". Esto ayudaría a enfrentarse al apartado destinado a adquisiciones, en el que el museo "querría crecer" y que es su "asignatura pendiente".

Borja-Villel insistió en que el museo tiene todavía margen de maniobra en lo que respecta al dinero que es "capaz de generar".

Ello no incluirá el aumento del precio de las entradas "que, aunque bastante baratas, se va a mantener", pero si la explotación de la restauración, "estamos trabajando para abrir la antigua cafetería que había en Sabatini", el "merchandising", y el alquiler de espacios.

"A lo anterior se suma el patrocinio privado y los patronos. Ese es un capítulo muy importante, como el de las coproducciones que, aunque no visible, nos permite gastar menos dinero en la organización de exposiciones", dice Borja-Villel.

Desde su llegada al museo, siempre ha defendido el trabajo en redes, una labor que han seguido otros museos. "Este año hemos puesto el énfasis fuera de casa, donde hemos tenido un millón de visitantes. Es muy importante ya que el nombre del Reina y de los artistas españoles llega a muchos lugares", como está ocurriendo con Miró o Dalí.
Este tipo de exposiciones, además, son una fuente de ingresos que este año va a suponer un millón de euros. "El Reina ya no es solo la sede Sabatini, sino que hay muchos "reinas", y en eso es en lo que estamos trabajando".

Fruto de este trabajo será, por ejemplo, la exposición que se organizará en colaboración con México sobre Mathias Goeritz, "poco conocido aquí pero una gran figura en México".
Otro de los objetivos de Borja-Villel desde su llegada al Reina Sofía ha sido la reordenación de la Colección Permanente, un trabajo que tiene prácticamente acabado y en el que únicamente falta la parte contemporánea, que se instalará en los nuevos espacios.

Para el museo "ese periodo es fundamental. Ha pasado tanto tiempo desde que hablamos de lo contemporáneo que yo creo que ya ha dejado de serlo. Es un periodo histórico, con unas fechas clarísimas. Por ello, en el 2016 se hará una gran exposición sobre este tema".

Borja-Villel no descarta organizar exposiciones en Australia, siguiendo el ejemplo del Museo del Prado, "siempre que tuviera sentido que fuéramos allí", aclara, pero si tiene muy claro que la moda no va a entrar en el museo, "la moda como tal se nos escapa".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE