MÚSICA

Carmen Díez Martín sigue "haciendo ruido" a los 102 años

  • Esta catedrática de piano toca todos los días para sus compañeros de residencia

0
04/08/2014 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
La música de un piano resuena melodiosa por la sexta planta de la Casasolar Santo Duque de Gandía, una agradable residencia de mayores situada a orillas del madrileño río Manzanares. Pero solo los muy entendidos identifican las notas del 2º movimiento de la Sonata Patética de Beethoven. El sonido lleva a una sala en la que un grupo de personas escucha en riguroso silencio. A la derecha de la estancia, un piano de pared acariciado por una figura menuda y esbelta, de dedos añosos y ágiles, firmes y precisos, que van desvelando pentagrama a pentagrama la composición del gran maestro alemán.

Los presentes en el auditorio superan con facilidad los 70 años de edad. Sin embargo, la concertista les gana a todos en veteranía. De hecho, es la más longeva de toda la residencia. Por su mente lúcida y despierta, las notas fluyen ante tan exigente público. Puntualmente, y a diario, Carmen se sienta frente al piano, y a las siete de la tarde comienza a tocar. "Se forma aquí un corrillo y todos son muy respetuosos, porque como hablen. ¡corto!", afirma tajante. Tras Beethoven llegan Schubert, Bach, Mozart, Debussy. Casi una hora que pasa lenta y rauda a la vez. Y no se puede prolongar. A las ocho en punto la cena espera a todos los residentes.

Carmen es una mujer de voz curtida, palabras precisas, menuda de aspecto, despierta, irónica, decidida. Nacida en La Coruña "un día de 1912" (en julio, tres meses después de que se hundiera el Titanic), se apresura a decir que ha conocido "la guerra de Cuba, la guerra de África, la guerra nuestra y la que va a haber. Cogí todas las guerras". "Pero no acertaron. No tenían puntería", bromea. Comenzó a tocar el piano con tres años, y dio su primer concierto con seis. Aprendió con una tía suya, su madrina, que falleció víctima de la epidemia de gripe que asoló Europa en 1918. "Yo tenía seis años. Por eso no me he vacunado nunca contra la gripe. Ya lo estoy", dice entre sonrisas.

Hija de un padre militar, pasó su infancia y juventud yendo y viniendo por la geografía española. Mientras tanto, seguía estudiando con distintos profesores, aunque ella se considera "más bien autodidacta". En 1935 recibió clases de perfeccionamiento con el catedrático de piano, Enrique Aroca. Conoció a su marido durante la guerra civil, y ambos compartieron vida y música durante 64 años. "Se me murió aquí", refiriéndose a la residencia. José Fernández era violinista. Fue uno de los fundadores de la Orquesta Nacional de España y primer violín del cuarteto clásico de RTVE.

Llegados de La Coruña, fijaron su residencia en Madrid, y tras unos años como profesora auxiliar, Carmen ganó en 1962 y por oposición una cátedra en el Real Conservatorio, de donde se jubiló con 70 años. Ninguno de sus dos hijos, Lourdes y Enrique, han heredado la tradición musical que vivieron en casa desde siempre.

CON LOS MEJORES

Durante su carrera, ha sido alumna de Joaquín Turina, para el que hizo algunas composiciones, pero también ha colaborado con Victoria de los Ángeles o Miguel Fleta, y ha actuado bajo la dirección de Rafael Frühbeck de Burgos o Ataúlfo Argenta. Cuando se le pregunta por su autor preferido, afirma, muy seria, que "eso no se puede decir, porque tengo muchos".

Carmen se siente algo dolida con los homenajes. "Me han hecho muchos, ¡pero por mi centenario, no por mi carrera, que fue brillante!". Precisamente, al cumplir los 100 años, el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid le rindió uno en reconocimiento a su labor dedicada a la docencia, y le fue concedida la Medalla de Oro de esta Institución, distinción que también ostenta la Reina Doña Sofía.

Carmen quiere seguir entreteniendo a sus compañeros de residencia. Al fin y al cabo es la única pianista allí. "Vienen con mucha ilusión, así que toco el piano para ellos y para mí", comenta con un brillo especial en los ojos. ¿Todos los días? "Pues de momento, sí, mientras que no dÉ un bajón y acabe de una vez, sigo haciendo ruido".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE