Club de Lectura DN

Víctor del Árbol: "Busco el lado oscuro que llevamos dentro"

  • Pasó de chico de barrio a seminarista, y de ahí a mosso d’ esquadra, pero su pasión siempre ha sido la escritura
  • El autor catalán Víctor del Árbol protagonizó el fin de curso del Club de Lectura de Diario de Navarra con su última novela, ‘Un millón de gotas’

Victor del Árbol

Victor del Árbol

José Antonio Goñi
0
Actualizada 27/06/2014 a las 12:02
Etiquetas
  • NEREA ALEJOS. PAMPLONA
No nos traicionan los ideales, nos traicionan las personas”. Así se podría definir el leit motiv de Un millón de gotas, la cuarta novela del autor catalán Víctor del Árbol (Barcelona, 1968), con la que ayer se cerró el presente curso del Club Virtual de Lectura de Diario de Navarra, por el que han pasado 14 escritores desde enero, entre ellos Dolores Redondo, Juan José Millás, Bernardo Atxaga o Ángela Vallvey.

Unas cincuenta personas asistieron al encuentro con Víctor del Árbol, cuya propia biografía podría alimentar una novela: una niñez conflictiva en un barrio marginal de Barcelona, la entrada en el seminario hasta colgar los hábitos por amor, para ingresar posteriormente en el entonces novedoso cuerpo de los mossos d'esquadra. Y, finalmente, escritor a sus 46 años.

“Siempre distingo entre las circunstancias y la vocación”, decía en Pamplona. “Siempre he escrito, desde que era un crío”. Aunque no dejaba de resultar chocante que un chico de barrio tan 'malote' se recluyera durante horas en una biblioteca para leer cuentos sobre la Odisea o ponerse a escribir relatos. “Luego, cuando salía a la calle, era el más gamberro para hacerme perdonar el que escribiera”, decía.

Tal como resumió el periodista José Ignacio Roldán, Un millón de gotas consiste en dos historias, la de un padre y un hijo, que se van entrelazando hasta componer un puzzle compuesto de muchos personajes, géneros-desde el thriller a la novela histórica-, y sentimientos: amor, venganza, falsedad, miedo...

Todo ello con el telón de fondo de las grandes ideologías del siglo XX y escenarios tan diversos como la Revolución obrera de 1937, los campos de concentración de españoles en Francia o las atrocidades cometidas en la isla de Názino (Siberia). “El tema principal de la novela son las contradicciones que tenemos: los que somos, lo que nos gustaría ser y lo que la vida nos obliga a ser”, resumió Víctor del Árbol. “También habla de cómo se construyen mitos, porque la sociedad necesita tener sus héroes”.

En la entrevista que le realizó ante los lectores, José Ignacio Roldán le preguntó cómo le había condicionado su bagaje como mosso de d'esquadra, en el sentido de que le había hecho acercarse al “lado oscuro” de la sociedad. “Sí, claro que me ha marcado, pero yo no escribo novela policíaca”, resaltó el también autor de El peso de los muertos (2006). Y aunque ha ganado premios de novela negra, también quiso remarcar que no se identifica con ese género.

“Yo escribo novela negra en el sentido de que me interesa explorar la parte más oscura que cada uno llevamos dentro. Me interesa lo que somos capaces de hacer por salvar a nuestro hijo, por ambición, para sobrevivir... Me interesan las historias de personas normales y corrientes que son capaces de hacer cosas extraordinarias”, explicó el autor catalán.

Decepción y regreso

“Cuando ganas y no te lo esperas, te vas de la realidad”, admitió Víctor del Árbol al recordar su repentino éxito literario con El peso de los muertos. “Tuve muy buenas críticas, una serie de escritores que me arroparon mucho... Entonces creí que ya había llegado. Craso error”. Sufrió una gran decepción y decidió no volver a publicar nada más. Pero, como si de otra novela se tratara, narró su “involuntario” regreso al mundo editorial. “Mi mujer me quitó el manuscrito de la novela que había escrito y se la mandó a un amigo común que tiene una biblioteca. Todo esto, sin yo saberlo. Y este amigo se la mandó a una editorial...”. Y así fue cómo Víctor del Árbol colgó el uniforme de mosso d' esquadra “para poder vivir de mi sueño en lugar de continuar en esa seguridad en la que vas muriendo poco a poco”, señaló. “Pero no tomé la decisión hasta que me convertí en un best-seller en Francia”, aseguró. “Entonces sí vi un colchón real”.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE