música

Pitingo retorna a su raíz flamenca con 'Cambio de tercio'

  • Su nuevo disco, a la venta desde el 3 de junio, rinde homanje al arte jondo

El cantante Pitingo

El cantante Pitingo

cedida
0
16/06/2014 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Con Pitingo cada nuevo disco es una sorpresa. El innovador artista flamenco hizo de la experimentación su sello y, pese a las críticas de los puristas, logró mantenerse firme en su apuesta por la libertad creativa. Y ganó. Pertenece con orgullo a la nueva generación del flamenco, un selecto grupo de artistas que carga sobre sus espaldas el reto de mantener vivo un arte ya universal. Más aún tras las recientes pérdidas de referentes como Enrique Morente o Paco de Lucía. Como le advirtiera Carmen Linares tras tamaño episodio de orfandad artística: "Vosotros tenéis ahora la batuta".

Consciente de la responsabilidad, Pitingo rinde homenaje al arte jondo con 'Cambio de tercio', un disco a la venta desde el 3 de junio y en el que vuelve a la raíz flamenca acompañado por ilustres como la propia Carmen Linares, Dorantes, Miguel Poveda, Soleá Morente, José Enrique Morente, Sara Baras, y las guitarras de Alfredo Lago, Rafael Riqueni y Juan Carmona. "A veces es mejor dar un paso atrás para mirar hacia el futuro, y eso es lo que hemos hecho en este disco", explica el cantaor onubense (Ayamonte, 1980), un artista acostumbrado a mirar hacia adelante y nunca al propio ombligo -"En mi casa no hay un solo disco mío"-.

Su nuevo trabajo refleja a un creador más maduro en lo profesional, pero también en lo personal desde el nacimiento de su hijo Manuel, un pequeño de dos años que le enseñó a componer con un biberón en la mano y a compartir estudio con decenas de cachivaches infantiles. "Le gusta mucho la música; con ocho meses ni hablaba todavía, pero ya tarareaba imitando las melodías", relata un padre orgulloso. No es para menos. Con catorce meses, el crío participó en la grabación de uno de los temas del disco 'Y llegó Manuel'. "Tiene buen oído, pero prefiero que estudie", zanja el cantaor.

Entretanto, asume el reto de garantizar el avance del flamenco y que cruce fronteras . "Da vértigo pensar que nos han dejado todos esos genios en tan poco tiempo, porque tocar y cantar como ellos es imposible; ellos vivieron otra vida en la que se cantaba de otra manera, en la que había más flamenco, más tablaos, más artistas. Ahora tenemos Spotify e iTunes, pero no es lo mismo. Lo único que nos queda es defenderlo lo mejor posible", concluye.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE