Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cine

Álex de la Iglesia presenta 'Las brujas de Zugarramurdi'

  • El cineasta presentará la comedia negra en el festival donostiarra

0
23/09/2013 a las 06:01
  • colpisa
Lo tiene todo para reventar la taquilla el próximo viernes. ‘Las brujas de Zugarramurdi’ es la película más redonda de Álex de la Iglesia en mucho tiempo, una frenética comedia negra protagonizada por dos pringados (Hugo Silva y Mario Casas), que roban 25.000 alianzas de boda en la Puerta del Sol y en su huida acaban en Zugarramurdi a merced de un trío de brujas (Carolina Bang, Terele Pávez y Carmen Maura, flamante Premio Donostia). Un aquelarre con inesperadas referencias a la cultura vasca -del Gargantúa a la música de Mikel Laboa y Fermín Muguruza-, que el Zinemaldia ha programado fuera de concurso.

- Retrata a las mujeres como seres posesivos, manipuladores. Le ha salido una película un poco misógina.

- No, qué va. Misantropía es lo que hay. Ganas de hacer reír y de disfrutar con la guerra de sexos. Estoy bastante de acuerdo con el discurso del personaje de Carmen Maura en el aquelarre: ‘Somos brujas’. Estoy con ellas. Y estoy convencido de que si Dios existe es una mujer.

- Carmen Maura sostiene que esta es la película de un hombre que se está divorciando. Cualquiera que vea ‘Las brujas…’ puede pensar: vaya divorcio el de Álex de la Iglesia.

- No, joder, es una exageración, una locura. La cosa es convertir mi vida y lo que tengo alrededor en una farsa para reírme de ella. Creo que ni los hombres somos tan inútiles ni las mujeres tan terribles. Lo divertido es exagerarlo y convertirlo en una tragicomedia absurda.

- Vivimos tiempos de corrección política. ¿No teme que algún colectivo feminista ponga el grito en el cielo?

- Tengo mucho respeto a los grupos feministas. Son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de que no hay nada serio en todo esto.

- Cualquiera que vaya a casarse se lo puede pensar dos veces tras ver la película.

- Sí. Los protagonistas roban 25.000 anillos de boda en un Compro Oro. Miles de promesas perdidas, infidelidades, engaños, mentiras. Todo el que vende su alianza obviamente ha tenido un problema, je, je. En ese sentido, no es universalizable. Creo que hay oportunidades de tener un matrimonio feliz. De hecho, me encanta el matrimonio, no lo descarto.

- Aparece el auténtico Gargantúa, esa figura que da tanto miedo a los chavales vascos.

- Era perfecto para explicar la muerte y resurrección del elegido y todo el aquelarre final. Es parte de nuestra infancia.

- ¿Usted se ha montado en él?

- Sí, en ese concretamente. Los que somos de Bilbao pensamos que lo nuestro es universal. De niño pensaba que en todo el mundo existía el Gargantúa, que había uno en todos los pueblos de España. Pero no. Descubrí que solo había uno en Bilbao y en otro en Vitoria. Construirlo era imposible, no había presupuesto. Fuimos al Ayuntamiento de Bilbao y había dos Gargantúas, uno moderno y el mío, en el que me monté de pequeño en las fiestas de los años 70. ¡Me hizo una ilusión! Lo acondicionamos y nos lo llevamos a Navarra. Es una especie de regreso a los infiernos y explica muy bien la mezcla de miedo y fascinación de la peli. Quiero que me coman.

- Las mujeres.

- Sí, eso. Mi pensamiento está en muchos diálogos. Soy muy Hugo, pero también muy Mario. Cuando Mario dice que adora a las mujeres. Y te das cuenta de que lo dominan absolutamente.

- ¿Es atrevido poner a un ídolo masculino como Mario Casas en un papel de medio lelo?

- No, es una operación muy calculada. Mario es un actor extraordinario. La razón por la que es un ídolo de masas es porque tiene una capacidad de atracción acojonante. Hay 10.000 tíos tan guapos como él, pero no generan esa fascinación.

- ¿Por qué utiliza el ‘Baga biga higa’ de Mikel Laboa?

- Usar su música era esencial. En Euskadi la mujer es importantísima, la sociedad matriarcal. La diosa madre y la mujer como elemento esencial. Y era una manera de contar la historia. Son unos tipos de Madrid que pasan por Euskadi y se encuentran con una sociedad cerrada, dominada por la mujer, fascinante y entroncada con un pasado maravilloso. Hay admiración, locura, miedo. Todo lo que para mí representa la mujer y la sociedad vasca.

- Santiago Segura y Carlos Areces encarnan a dos señoronas vascas.

- Miren y Kontxi, ja, ja. Le vi posiblidades cómicas al tema y no me pude negar. Estos dos haciendo de señoras….No podía dejar de reírme de mí mismo y de mi infancia.

- ¿Mantiene una relación fuerte con su ama?

- Mi madre es esencial en mi vida, sigue siendo la imagen de Bilbao. Y la casa de mi madre continúa como ese lugar fascinante y siniestro que he tenido. Un lugar maravilloso y también preocupante.

- ¿Por qué preocupante?

- Porque los recuerdos infantiles siempre son buenos y terroríficos, como el Gargantúa.

- Pero Bilbao es ahora muy diferente.

- Sí, ahora es un parque temático, felicidad absoluta. Cuando yo era pequeño era gris, teñida de rojo con los Altos Hornos.

«No hay que temer a Internet»

- ¿Qué le aporta Telere Pávez?

- Ganas de vivir. Ilusión. Una fuerza y una energía sin igual. Me parece una de las mujeres más apasionantes que conozco.

- ¿Alguna actriz extranjera se le parece?

- Muy pocas, francamente. ¿Angelica Houston? Es más potente Terele. ¿Meryl Streep dentro de unos años?

- Acaba de rodar un anuncio de Vodafone, hará el de la Lotería de Navidad y la FIFA le ha encargado un documental sobre Messi. Es el director más ocupado del cine español.

- Hombre, no diría tanto. Hay un montón de gente que está trabajando y que no tiene la cobertura mediática que tengo yo. Pero no puedo parar, tengo que trabajar.

- ¿Eso es un estado de ánimo en usted?

- No, es pagar las facturas. Te lo aseguro, ja, ja.

- Será que gasta mucho.

- Bueno, hablas con un padre divorciado. Hay bastantes gastos.. Es verdad que vitalmente me encuentro en un momento muy activo, con muchas ganas de hacer cosas, me apetece rodar. Deben ser cosas de la edad: tengo que trabajar.

- Ha rodado ‘Las brujas…’ en el sistema de sonido Atmos, diseñado para cines con casi medio centenar de altavoces. No puede ser igual que verla en una tablet o en un móvil.

- La peli es cine espéctaculo, y me apetecía un sonido espectacular. Al margen de la puesta en escena, también es una cinta de diálogos y de personajes. Ahora, todas las secuencias de acción, como el atraco en la Puerta del Sol, son una gozada con un buen sonido.

- Ama Sol, incluso vive al lado.

- Sol es parte de mi vida, representa Madrid. Jorge (Guerricaechebarria) y yo hemos hablado de hacer una película que solo se desarrolle en Sol. Y se llamaría así: ‘Sol’. Es un símbolo de la sociedad actual, de lo que es España entre comillas: Mickey, Donald, Bob Esponja, los Compro Oro, la desesperación de no tener dinero, los profetas. Es el lugar donde la gente dice lo que piensa, y no solo por el 15-M.

- Spielberg y Lucas profetizan que en el futuro las entradas de cine para los filmes espectáculo serán más caras, como ver un musical. Ahí el cine español poco tendría que hacer.

- Eso ya lo advertí, de eso trataba mi discurso como presidente de la Academia. Que todo esto de Internet cambia la industria. Va a haber un enorme tanto por ciento de películas ‘low cost’ y luego cinco o diez de estudio a estrenar en grandes cines. Era el momento de organizarnos para que el cine medio, que es la mayoría del español, no desaparezca. ¿Cuál era el plan? Apropiarnos o entrar en Internet lo antes posible de manera legal para conseguir una estructura y generar una industria nacional en Internet. Perdimos la oportunidad. Ahora lo dice Spielberg y todo el mundo está de acuerdo en que va a ocurrir.

- El cine será, pues, algo elitista.

- No, al contrario. Se democratizará de manera terrible a través de Internet. Y van a desparecer un tipo de películas a las que estamos acostrumbrados.

- El 90% del cine español.

- Pues habrá que hacer algo.

- ¿Qué?

- No tener miedo a Internet. Abrir puertas. Cambiar las ventanas.

- Eso está al caer.

- Sí, pues cuando yo lo decía no estaba todo el mundo de acuerdo.

- Francia acaba de bajar el IVA cultural al 5%.

- Francia da envidia en general. La manera de entender la cultura es muy diferente a la de aquí, un ejemplo a seguir. Podríamos equipararnos también a Inglaterra, que usa un sistema de financiación a través de la Lotería. Aunque también creo que no deberíamos pensar en qué puede hacer el Gobierno, sino en qué deberíamos hacer nosotros. Cambiar el modelo de financiación y buscar dinero privado. Y explicarles a esos inversores que el cine puede ser rentable.

- ¿Wert o Sinde?

- Ja, ja. Depende para hacer qué.

- Para explicar ese nuevo modelo de financiación del cine.

- Ya no juego a eso. Tuve mi momento. Hice lo que tenía que hacer y ahora soy un director más. No doy lecciones a nadie.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra