Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

arqueología

El alba de los pasatiempos

  • Hallan en Turquía 49 piezas de juego de mesa de hace cinco milenios, el más antiguo de la humanidad.
  • De origen mesopotámico, se basa en el número cuatro y se anticipa en tres mil años a la aparición del ajedrez

  • colpisa. madrid
Actualizada 20/08/2013 a las 06:01
Hace miles de años los humanos medían ya su inteligencia y su pericia mediante juegos que hoy llamamos de mesa. Tres milenios antes de la aparición del ajedrez y cinco antes de los tableros digitales en los que hacen furor los pájaros cabreados del 'Angry birds', o las golosinas del adictivo 'Candy crush' los habitantes de la ribera oriental del mediterráneo curtían el intelecto y se entretenían con un juego de fichas recién descubierto y que podría ser el más antiguo en la historia de la humanidad.

Los juegos de tablero más remotos datados hasta ahora eran el Senet, que se jugaba en el Antiguo Egipto, y el Juego Real de Ur, entretenimiento cuyas primeras referencias se remontan a 2.600 años antes de la era cristiana. Ambos son accesibles hoy, como el ajedrez, en aplicaciones digitales. 

Las 49 enigmática figuras del complejo y misterioso juego se han hallado en un yacimiento funerario de asentamiento Basur Höyük, cerca de la ciudad turca de de Siirt. Las figuras están labradas en piedra de colores blanco, rojo, azul y verde, y tienen formas variadas. En series de cuatro, las más simples son esféricas, piramidales y oblongas. Las más elaboradas evocan perros y jabalíes.

En Irak y Siria se hallaron antes figuras similares aisladas y dispersas, pero nunca un conjunto tan rico y variado como el localizado por los arqueólogos turcos que excavan las tumbas de la Edad de Bronce. Las enigmáticas piezas halladas en un enterramiento cercano a Siirt, en el sudeste de Turquía, sorprendieron a los investigadores que se preguntaron si se trataba de figuras de juegos diferentes o de un único pasatiempo.

"También hay dados y tres fichas circulares hechas de concha blanca y rematadas con una piedra redonda negra" ha explicado a 'Discovery News' el arqueólogo Haluk Saglamtimur. "Las piezas de nuestro juego aparecieron juntas y en el mismo yacimiento. Es un hallazgo único, un conjunto bastante completo que podría asemejarse al juego del ajedrez" dice este especialista de la universidad de Esmirna, empeñado en desentrañar las claves del juego.

Saglamtimur espera desvelar las reglas y la lógica del juego y anticipa que "según la distribución, forma y número de las figuras de piedra, parece ser que el juego se basa en el número cuatro".

El hallazgo confirma que los juegos de mesa se originaron y extendieron desde las regiones más fértiles de Egipto y Mesopotamia, con registros arqueológicos que indican que los pasatiempos fueron muy variados y habituales hace más de 5.000 años.

El Senet del Egipto predinástico se consideraba hasta ahora el juego de tablero más antiguo del mundo, aunque las fichas y piezas de madera halladas estaban en penoso estado.

El arqueólogo británico Leonard Wooley halló en 1920 varios tableros bellamente decorados en el cementerio Real de Ur, la antigua villa sumeria cercana a la hoy iraní Nasiriya. Los tableros que dató entre los años 2550 y 2400 antes de Cristo y que exhibe hoy el British Museum, se asociaron con el 'juego de los veinte cuadrados', pasatiempo practicado por los sumerios alrededor de 3000 años antes de nuestra era.

Suntuosas fichas relacionadas con el juego fueron halladas alineadas por colores alternos en otra tumba de Ur. Son siete medallones de concha con incrustaciones de cinco puntos de lapislázuli y siete medallones de pizarra negra con cinco incrustaciones de concha blanca.

Mucho más sofisticadas, las piedras recién descubiertas se recuperaron de una de las nueve tumbas de Basur Höyük. Los primeros habitantes del emplazamiento se establecieron allí en torno al año 7.000 antes de nuestra era, en lo que fue un enclave crucial en la ruta comercial entre Mesopotamia y Anatolia oriental.

En las tumbas se localizó también un tesoro de cerámica policroma y sin decorar, puntas de lanza de bronce, diversos artefactos rituales, sellos con motivos geométricos y unos 300 objetos de bronce bien conservados.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE