Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
literatura

"El mundo para Ulises", para ver el universo como niños

  • Juan Carlos Ortega quiere volver a despertar la curiosidad científica que todos llevamos dentro

0
15/07/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • efe. barcelona
Con los años, los adultos perdemos la capacidad de sorprendernos por detalles aparentemente inexplicables, como que la luna no se caiga o que la luz parezca moverse casi instantáneamente.

Con el libro de divulgación "El mundo para Ulises" (Ed. Aguilar), Juan Carlos Ortega quiere volver a despertar la curiosidad científica que todos llevamos dentro, logrando que nos sorprendamos como niños con los misterios del universo.

Ulises es el hijo de cinco años de Ortega y, por eso, esta explicación del universo está escrita con la ternura y la paciencia de un padre que quiere transmitir a su hijo la emoción que le despierta cada descubrimiento científico, por tonto que parezca desde el presente.

El libro se divide en dos partes. En la primera, "el universo intuitivo" podemos leer como el ser humano llegó por observación a las conclusiones que todos conocemos: que la tierra es esférica, que nuestro planeta está en un sistema solar dentro de una galaxia o que la materia está formada por átomos muy pequeños.

Sin embargo, la segunda parte "el universo incomprensible" se embarca en la aventura de explicar a un lector sin conocimientos científicos las últimas ideas que el hombre ha tenido para explicar el cosmos: la teoría de cuerdas, el Big Bang o la existencia de múltiples universos.

En "El universo para Ulises" acompañamos a Demócrito, Aristóteles o Copérnico, pero no los conoceremos sólo como "genios" sino también como personas, con sus vicios, sus aficiones y sus manías.

Galileo Galilei, por ejemplo, fue uno de los científicos más prolíficos y brillantes de su época, pero también, al parecer, uno de los mejores clientes de las tabernas y burdeles italianos.

Henry Cavendish, un químico que nació en Niza en el 1731, fue la antítesis de Galileo, ya que era tan tímido que era incapaz de mirar a los ojos a nadie.

Sin embargo, Cavendish también fue la primer persona en darse cuenta de que el agua era un compuesto formado por oxígeno e hidrógeno y no un elemento esencial, como se creía desde los tiempos de Aristóteles.

En "El mundo para Ulises", Ortega no esconde su simpatía por algunos de los científicos, ni deja de criticar a algunos sólo porque fueran genios.

La admiración por las grandes mentes de la Humanidad y sus descubrimientos se mezcla con el humor para crear un libro que se lee fácil y que es el texto ideal para leer junto a esos niños que empiezan a hacer demasiadas preguntas.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra